Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

26 de Julio

26 de julio de 1953: Ideas de un grupo convertidas en ideas de todo el pueblo

victoria 26 de julioEste 26 de julio, se cumplieron 67 años del asalto a los cuarteles Moncada, de Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo. Aunque en distintos puntos de la geografía oriental cubana, las dos acciones estaban fundidas en una, dirigida por el entonces joven revolucionario Fidel Castro Ruz.


Aquella no fue solo una arremetida contra dos cuarteles de la tiranía batistiana. Lo fue contra el sistema social del cual se alimentaba esa tiranía. En un artículo publicado en ocasión del VIII aniversario de ese hecho glorioso, el hoy General de Ejército Raúl Castro definiría con mayor
precisión y alcance ese concepto.
“Aquel no era el asalto a una fortaleza para alcanzar el poder con la acción de un centenar de hombres: era el primer paso de un grupo decidido para armar al pueblo de Cuba e iniciar la Revolución”. Y afirmaría Raúl en el artículo citado:
“No era una acción para quitar simplemente a Batista y sus cómplices del poder; era el inicio de una acción para transformar todo el régimen político y económico-social de Cuba y acabar con la opresión extranjera, con la miseria, con el desempleo, con la insalubridad y la incultura que pesaban sobre la patria y el pueblo”.
Como se sabe, la acción militar no fue coronada con el éxito. Y la tiranía trató de engañar a la opinión pública, calumniando a los asaltantes, al
tiempo que cometía contra ellos las más atroces torturas y horripilantes asesinatos. Pero la verdad se fue abriendo paso de una forma incontenible.
En el propio juicio, los asaltantes expresaron no solo las razones que los condujeron a combatir a la tiranía, sino que también denunciaron con
valentía los crímenes cometidos contra sus compañeros.
Un momento cumbre de ese proceso, tuvo lugar el 16 de octubre de 1953, cuando el máximo jefe del asalto, Fidel Castro, ejerció su propia defensa ante el tribunal que los juzgaba. “Los revolucionarios-advirtió - han de proclamar sus ideas valientemente, definir sus principios y expresar sus intenciones para que nadie se engañe, ni amigos ni enemigos”.
Fustigó también los graves problemas políticos, económicos y sociales que hundían a la nación cubana en la corrupción de los gobernantes, la miseria, la explotación, la insalubridad, el analfabetismo, el subdesarrollo, el abandono de los pobladores rurales y la desesperanza del pueblo ante las maniobras politiqueras que mucho prometían y nada hacían contra las injusticias imperantes.
El problema de la tierra, el problema de la salud, el problema de la educación, el problema de la vivienda, el problema del empleo, el problema
de la industrialización. Sobre el dramatismo que vivía el pueblo en esos seis aspectos, mientras que los ricos engordaban cada vez más sus arcas,
hizo el joven combatiente las más profundas reflexiones.
Así, su discurso de auto defensa fue, a la vez, denuncia y programa de lucha. Desde ese punto de vista, los hechos del 26 de julio de 1953
representaron un éxito para los revolucionarios bajo el mando de Fidel.
La dimensión histórica de aquel asalto la describiría también Raúl, al plantear que esa acción inició un período de lucha armada que no terminó
hasta la derrota de la tiranía; creó, además, una nueva dirección y una nueva organización que repudiaban el quietismo y el reformismo, que eran
combatientes y decididas (...) rechazaban el plattismo de los viejos dirigentes que fueron quedando atrás, perdiendo influencia entre las masas;
destacó a Fidel Castro como el dirigente y organizador de la lucha armada y la acción política radical del pueblo de Cuba. Y sirvió de antecedente y experiencia para la organización de la expedición del Granma y la acción guerrillera de la Sierra Maestra.
Del Moncada nació un programa para erradicar los graves males de la nación cubana y construir una patria nueva, con el pueblo como protagonista principal. Y fue trazado el camino para alcanzar ese objetivo.
El ataque del 26 de Julio de 1953, fue seguido por la prisión, el exilio, el desembarco del Granma para reiniciar la lucha armada, la acción guerrillera en las montañas y el rigor del combate clandestino en los llanos y ciudades.
Las ideas defendidas por un pequeño grupo en el Moncada, se convirtieron, poco a poco, en ideas de todo el pueblo. Hasta el 1ro. de enero de 1959, fecha en que muy cerca del entonces Cuartel Moncada, exactamente a los cinco años, cinco meses y cinco días de haberse producido el ataque, fue proclamado por Fidel el triunfo revolucionario.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version