Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Avispas Sub-23, campeonas de la región oriental

Semi Final Stgo v s holguin Sub 23 Santiago de Cuba 110
En un emocionante partido de béisbol, decidido en once entradas, las avispas santiagueras derrotaron por segundo día consecutivo a los cachorros holguineros y se clasificaron para la finalísima de la IV Serie Nacional Sub-23, como monarcas de la región oriental.


Lo vivido en el estadio Guillermón Moncada, en la tarde de este martes, fue una auténtica montaña rusa de emociones, pues cuando todo indicaba que un equipo caminaba firme hacia la victoria, el otro le daba un vuelco inesperado al desafío ante los ojos atónitos de los presentes y de quienes por televisión seguían las incidencias del juego.
El primer tercio del encuentro, transcurrió sin muchos sobresaltos, en gran medida por el buen duelo de lanzadores que sostuvieron el indómito Adrián Segarra y el nororiental Meracles Oris. Aunque, los holguineros lograron adelantarse 1x0 en la parte baja del tercero, al combinar un indiscutible del receptor Nelson Batista y un intento de toque que también se convirtió en hit del tercera base Ernesto Torres, con un sacrificio del jardinero izquierdo Edward Magaña y un elevado a los jardines del camarero Noel González.
El segundo tercio fue más de lo mismo, con un Santiago de Cuba que a ratos amenazaba, pero no encontraba el batazo oportuno y un Holguín eficaz que a cuenta gotas anotaba y sin hacer mucho ruido lograba distanciarse en la pizarra 3x0, situándose cada vez más cerca de una victoria que les daría la igualdad en la semifinal.
No obstante, pese a la diferencia de tres anotaciones, el contacto permanente con la bola y la solidez de las conexiones que salían de los bates santiagueros, daban la sensación que en cualquier momento podía despertar la ofensiva de los montañeses y cambiar la decoración del partido. Y en efecto, así mismo ocurrió.
En el séptimo, ese inning que muchos tildan como el de la suerte o el del maleficio, un cuadrangular del emergente Marlon Serrano activó la sed bateadora de las avispas, que no cesó hasta que estas fabricaron un amplio racimo de seis carreras. Solo Jesús Enrique Pérez, pudo detener un ataque rojinegro que envió a las duchas al abridor Meracles y al relevista Rafael Sánchez, este último, incapaz de sacar siquiera un out.
El golpe emocional para los sabuesos fue fuerte, pero ellos no querían despedirse de la serie, aun enfrentando al mismísimo Santiago, actual titular nacional y su victimario en siete de nueve choques particulares en el campeonato. Primero llenaron las bases en el octavo y aunque no pudieron recortar diferencia por el buen relevo de Florencio Maletá, volvieron a la carga en el noveno, cuando todo pintaba para un cómodo triunfo del equipo de casa.
Ernesto Torres abrió con imparable. Magaña cedió el primer out de la entrada y Noel González le ganó la primera por boleto a Maletá, quien explotó un turno más tarde con el jit impulsor de Jorge Peña.
Con el marcador 6x4, todavía a favor de los indómitos, entró José Carlos Barbosa, un relevista que siempre entra a salvar el partido pero que de una forma u otra termina por ganarlo para su equipo; y esta vez no fue la excepción.
Fue recibido con un indiscutible del inicialista Iván Prieto que congestionó las almohadillas y acto seguido, con nervios de acero, ponchó al torpedero Luis Chacón y obligó al designado Leandro Aguilera a sacar un globito detrás de primera con el que debió concluir el desafío; sin embargo, al ser pifiado por el jardinero derecho Yery Martínez, significó la paridad en el pizarrón.
Los presentes en la instalación no lo podían creer. Los jugadores y el cuerpo técnico en la banca tampoco. Pero ese mazazo, contrario a lo que pudiera pensarse no hizo más que revolver nuevamente el avispero.
Barbosa mató el noveno con ponche a Yasiel González y retiró de uno, dos y tres, las entradas 10 y 11, a la vez que los santiagueros hacían de las suyas con el madero en ristre.
En la parte alta de la décima, amagaron seriamente con metrallazos consecutivos de Ricardo Ramos y Lionard Kindelán, pero Luis Veranes, perfecto hasta ese momento de 4-4, y Yery Martínez, no pudieron conectar el batazo que les pusiera delante otra vez en el juego.
Ya en el onceno, y luego de dos out, llegó la definición del choque en favor de los actuales campeones. Juan Estrada encendió la chispa con cañonazo y Santiago Torres se embazó por error. Cumpliendo con ese axioma beisbolero que después del error viene el jit, Dasiel Sevila sopló un lineazo al jardín izquierdo que trajo la séptima para los indómitos y acto seguido, ante el delirio del público presente en el Guillermón, Ricardo Ramos conectó su cuarto indiscutible de la tarde para clavar la auténtica puntilla con dos anotaciones que sentenciaron de forma definitiva el duelo 9x6.
De esa forma, las avispas se consagraron campeonas de la región oriental por segundo año consecutivo y buscarán refrendar, a partir del viernes venidero, su corona nacional ante unos villaclareños que también barrieron 2x0 a sus rivales matanceros en la semifinal occidental.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@cip.enet.cu / Directora: Lic. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version