Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Se jugó con fuego

alfredo despaigne beisbol cuba santiago de cubaNada encaja mejor que la popular frase del colega Rodolfo García: “Se sufre, pero se goza”, con lo hecho por Cuba hasta el momento en el IV Clásico Mundial de Béisbol.
La selección dirigida por el manager Carlos Martí jugó con fuego y se lo apostó todo al duelo ante los australianos, y a punto estuvo de pagarlo caro. Por suerte, la fortuna estuvo del lado de los caribeños, porque el control del partido nunca lo tuvieron.


Pero como ya les he dicho en esta misma columna, soy de los que cree que la diferencia entre la gloria y el fracaso se define por pulgadas, y esa línea tan fina la sostuvo con un solo swing Alfredo Despaigne, quién si no, el bateador “distinto” de los cubanos.
El Caballo de los Caballos le botó la pelota con bases llenas al zurdo Lachlan Wells en el cierre del quinto episodio y el equipo de las cuatro letras venció a Australia (4x3) en partido de vida o muerte.
Fue un choque dramático desde el principio. El abridor antillano, Lázaro Blanco, se presentó inefectivo, descontrolado, a punto de tener que irse a las duchas sin apenas completar tres innings de trabajo.
Martí había decidido guardar a su as para el juego contra Australia y dio por perdido de antemano el encuentro inaugural contra Japón; algo que algunos llamaron “derrota planificada”, pero que provocó más de una polémica entre la fanaticada de la isla.
Por fortuna para nosotros, el director australiano Jon Deeble manejó mal su bullpen, y sacó de la lomita a un casi intransitable Warwick Saupold, aun cuando este solamente tenía 50 envíos (primer error) y lo sustituyó por el jovencito Wells, lanzador de Ligas Menores con los Minnesota Twins y con 20 años acabaditos de cumplir.
El muchacho ponchó a los dos primeros bateadores, pero aceptó par de imparables seguidos y transfirió al veterano Frederich Cepeda (segundo error).
Aquí se le fue medio partido a Australia, pues nada justifica el boleto a Cepeda, quien ha demostrado estar muy lejos de aquel estelar bateador que fue y, en honor a la verdad, ya no tiene mucho qué hacer en el plato.
El tiempo no pasa por gusto y Cepeda ya no tiene la velocidad en su swing para descifrar incluso el pitcheo chino, posiblemente el peor de los 16 equipos participantes. De no ser por la buena cantidad de bases por bolas que ha negociado, se podría decir que Cuba ha tenido un hombre de menos en la alineación.
Con Despaigne en turno, el director “aussie” mantuvo su apuesta por Wells (tercer error), a pesar de tener listo en el bullpen al derecho Peter Moylan, de incómodos envíos laterales y con mucha más experiencia, incluso en las “Mayores”. ¿El resultado? Todos lo saben.
Al final, Australia presionó y logró descontar hasta pegarse en el marcado, pero el cerrador Miguel Lahera retiró el noveno a paso de conga. Curiosamente, el único inning en que el pitcheo caribeño contuvo a sus rivales.
Ahora Cuba tendrá que enfrentar en segunda ronda al sorprendente Israel (mañana sábado a las 10:00 p.m. hora local), nuevamente a Japón y a Holanda, estos dos últimos los verdugos de las ediciones anteriores, pues no olviden que en el Clásico del 2013 los “tulipanes” nos despacharon; y los japoneses nos hicieron lo mismo en 2006 y 2009.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version