Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Dos gigantes por senderos opuestos

brasil argentina futbol santiago de cubaSe fue otra doble fecha de eliminatorias mundialistas y en Sudamérica, la zona más complicada para hacerse de un boleto a una Copa Mundial de la Fifa, Argentina y Brasil se mantienen por senderos muy diferentes.

Hace ya varios meses el “Scratch” sabe qué es lo que hará en junio y julio del próximo año, y por eso ya preparan su viaje al país más grande del planeta, Rusia.

Se dice que la “canarinha” piensa establecer su cuartel general en la ciudad de Sochi, aunque restan dos jornadas de las Eliminatorias y el conjunto que dirige Tite viene de empatar (1-1) en Barranquilla. Ese es el premio de hacer bien las cosas sobre la cancha.

El cuerpo técnico de la selección brasileña ya discute los amistosos que serán disputados después de la conclusión de las Eliminatorias suramericanas, el venidero 10 de octubre.

Según informaciones llegadas desde la Confederación de Fútbol del gigante sudamericano, la idea es que sean al menos siete partidos, de los cuales hasta ahora sólo está confirmado uno, para el día 27 de marzo del 2018 en Berlín, frente al actual campeón, Alemania.

Por otra parte, Argentina sigue en zona de repechaje. La “albiceleste” solo pudo empatar dos veces (0-0 ante Uruguay y 1-1 con Venezuela) y si el mal no fue mayor es por una serie de resultados beneficiosos de los rivales directos camino a Rusia 2018.

Pese a la evidente falta de ambición que mostró la selección argentina en el tramo final de su visita a Uruguay, la sensación era de tranquilidad. Claro, se daba por descontada la victoria frente a Venezuela en el Monumental. Gran error.

Ahí radica la miopía que envuelve hoy por hoy al conjunto de Jorge Sampaoli. No es casual que Argentina haya pasado 11 de las 16 fechas fuera de la zona de clasificación directa. Tampoco que cuente con la menor cantidad de goles a favor de las últimas seis Eliminatorias. No por gusto ha tenido tres técnicos distintos en un mismo torneo.

En el primer tiempo contra Venezuela, Messi y compañía dejaron un buen sabor. Buscaron por todos los medios, generaron muchas chances, pero faltó el gol.

En el complemento sucedió totalmente lo contrario. Se apagó la intensidad, dejaron crecer al rival y hasta tuvieron que salir a levantarse del mazazo que significó el 0-1 de la “vinotinto”. Según admitió el propio Sampaoli, “después del gol prevaleció la confusión”.

Preocupa la imagen final que dio Argentina. Volvió el bloqueo, la inseguridad. Reaparecieron los fantasmas. El aspecto anímico y psicológico no puede despegarse de este grupo de notables futbolistas.

Difícil no confundirse cuando se mezcla la urgencia con la obligación. Imposible no fallar cuando se tiene tan poco trabajo con una idea tan distinta a la anterior y cuando los intérpretes tienen tan poco roce con la “albiceleste”.

En el segundo tiempo se volvió a ver al Messi solitario. El único capaz de juntar cinco marcas y salir airoso. El que pese a los cambios sigue sin encontrar a sus socios futbolísticos.

Salvo por el arquero Sergio Romero y Leo, titulares indiscutidos hace rato, Argentina está en una época de cambio. Sigue sin consolidar un defensor central ni a sus acompañantes. No tiene un caudillo en mitad de cancha. Rota entre los delanteros que rompen redes en Europa y ahora suma al goleador del fútbol local, sin lograr contundencia.

Los que parecían partidos fáciles, ya no lo son. Perdieron en casa ante Ecuador y Paraguay. Empataron en Asunción, y en Mérida. Los rivales humildes dejan la vida contra Argentina y últimamente salen victoriosos. Futbolistas e hinchas comparten sentimientos y la suma de todos los miedos. Argentina tiene el pasaje a Rusia en el aire.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@cip.enet.cu / Directora: Lic. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version