Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Labio y paladar hendido: un problema de salud actual

dr. paultre

El rostro cumple una función muy importante a nivel emocional, psicológico y social; es una de las mayores señas de identidad, la parte más visible del cuerpo, y uno de los elementos más importantes en la comunicación con los demás; por tanto, toda deformidad facial constituye problema de salud.


En este sentido, la fisura del labio y paladar se encuentran entre las 10 malformaciones congénitas más frecuentes en Cuba; se dice incluso que es la segunda después de las malformaciones de los talipes (extremidades); y es la más frecuente de la cabeza y el cuello en Santiago de Cuba.
Esta afección se conoce popularmente como labio leporino, término que procede del latino 'leporem' que significa liebre. En la actualidad, esta expresión no es la más acertada ni afortunada, por lo que se prefiere llamarla labio y paladar fisurado, o labio y paladar hendido.
Sobre esta malformación el Dr. Sergio Paultre Rivas, cirujano maxilofacial especialista de segundo grado del Hospital Infantil Sur “Antonio María Béguez Cesar”, y profesor consultante de la Facultad de Estomatología, explicó:
“Apenas el niño nace somos llamados a los maternos para clasificar y definir la patología. Esta se forma en entre la séptima y décima semana del embarazo, y en ocasiones se asocia con otras malformaciones en estructuras importantes como el aparato cardiovascular, los riñones, las articulaciones, síndromes craneofaciales que tienen que ver con la intelectualidad del niño, por lo que nos orienta a realizar un estudio genético, clínico y cardiológico.
“Estas fisuras pueden ser de labio y/o palatinas, ya que a veces se afecta solo el labio, otras el paladar, y en los casos más complejos, ambos. Es a partir de las 21 semanas, cuándo a través del ultrasonido nos percatamos de que embriológicamente el bebé presenta la hendidura.
“Antes se hablaba de interrumpir el embarazo; pero realmente no tiene criterio de interrupción pues la malformación no pone en riesgo la vida del paciente y se puede corregir quirúrgicamente. Además, los tratamientos actuales desde el punto de vista ortopédico- funcional de los maxilares, así como logofoniátricos y psicológicos, llevan a los niños a una vida normal”.
Al decir del especialista el 95% de estas malformaciones tiene causa multifactorial; es decir, agentes externos que actúan con el embrión durante la formación de estas estructuras, ya sea la exposición a yerbicidas, el hábito de fumar, el estrés, las infecciones ginecológicas en las que se utilizan antimicóticos, la drogadicción, el alcoholismo, entre otras.
No obstante, existe también un componente hereditario importante, ya que según estudios realizados en la provincia, el 30% de los pacientes con labio y paladar hendido presentan algún antecedente familiar de esta malformación o de otro tipo de hendidura; de ahí que resulte imprescindible el diagnóstico prenatal para preparar a la familia, y más que nada, el estudio genético.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@cip.enet.cu / Directora: Lic. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version