Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Para Aprender a vivir con diabetes

dra DANIA CARDONAMutilaciones, ceguera, deterioro de la salud bucal, úlceras y estragos en el funcionamiento de órganos como el corazón o los riñones, son algunas de las consecuencias de la diabetes mellitus cuando no es bien manejada. Sobre el control de esta enfermedad, Sierra Maestra dialogó con la doctora M.Sc. Dania Lidia Cardona Garbey, especialista de Segundo Grado en Endocrinología, jefa del Grupo provincial de Endocrinología, del servicio de Endocrinología del Hospital Clínico Quirúrgico Dr. Juan Bruno Zayas Alfonso y de la Comisión provincial de Diabetes; además es Directora del Centro de Atención al Diabético.

¿Doctora, qué es la diabetes mellitus?

La diabetes es una enfermedad que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza de forma eficaz la insulina que produce. Esta es una hormona segregada por las células beta de los islotes de Langerhans del  páncreas, que se encarga de que la glucosa presente en la sangre entre en las células y estas puedan obtener energía. Pero en un organismo con diabetes la glucosa se acumula en el torrente sanguíneo hasta alcanzar niveles perjudiciales.”

¿Cuáles son las complicaciones que puede generar?

“Si el paciente no se mantiene compensado, pueden presentarse complicaciones. Esta afección es la segunda causa de enfermedad renal crónica terminal y la tercera causa de ceguera entre 20 y 74 años. El 50% de las amputaciones no traumáticas ocurren en personas con diabetes; y las enfermedades cardiovasculares en sus formas coronaria y cerebrovascular también son más frecuentes. La única manera de evitar las complicaciones es lograr un control metabólico adecuado.

“Por otra parte, genera altos costos sanitarios directos (hospitalización, consultas médicas, utilización de múltiples especialidades médicas, etc.) e indirectos (necesidad de transporte, de cuidadores, y más). Esta enfermedad ocasiona pérdida de años de trabajo por jubilación precoz, pérdida de días laborales y muerte prematura, por lo que tiene un impacto familiar, social y económico; además tiene costos intangibles que son el sufrimiento y dolor de los pacientes.

¿Cómo puede prevenirse esta enfermedad, o controlarla una vez que se diagnostica?

“Del total de personas diagnosticadas, el 95% padece diabetes tipo 2, una patología que es prevenible en el 70% de los casos y, al igual que la diabetes mellitus tipo 1 es controlable con estilos de vida adecuados.

“Lo primero es disminuir la ingestión de azúcar; según la Organización Mundial de la Salud, la cantidad que debe consumirse diariamente por individuo debe ser menos que el 10% del valor calórico total de su alimentación y si puede ser menos de un 5%, mucho mejor. Recomendamos beber té, yogur, café, leche y jugos… Con muy poca azúcar. Y tomar más agua potable.

“Hay que comer más frutas y vegetales como col, espinaca, acelga, berro, ají, berenjena, pepino, etc. También deben ingerirse productos enteros o integrales como pan, galletas, pastas y arroz.

“Recomendamos disminuir el consumo de alcohol; las personas con diabetes deben tener un consumo moderado, que consiste en dos bebidas en 24 horas para los hombres y una para las mujeres. Por ejemplo: las féminas pueden beber una cerveza de 360 ml, o una copa de vino preferentemente tinto de 150 ml, y si es bebida destilada 45 ml. Para los hombres puede ser el doble; pero aclaro, que el diabético no puede beber con frecuencia y cuando beba debe tener una actitud responsable, no debe tomar licores ni mezclar bebidas y nunca exceder estas cantidades.

“Es importante evitar el consumo de grasas saturadas que son ricas en colesterol como la manteca, la mantequilla y los aceites de coco y de palma. Recomendamos utilizar aceites vegetales que normalmente se venden en la bodega, los aceites de girasol y de soya. Otros muy buenos son los ácidos grasos monoinsaturados como el aceite de oliva, la rosa canadiense, entre otros…

“Es fundamental la actividad física sistemática: caminar 30 minutos diarios de lunes a viernes. Caminar fortalece el corazón y los pulmones; mejora la circulación sanguínea y el tono muscular; disminuye el estrés, la depresión y la ansiedad porque durante las caminatas se producen endorfinas que generan sensación de bienestar; además previene la osteoporosis y otras enfermedades.

“Cumpliendo con estas recomendaciones es perfectamente posible controlar todos los tipos de diabetes.”

Otros consejos…

Sierra Maestra conversó también con profesionales del Centro de Atención al Diabético que ofrecieron orientaciones sanitarias muy útiles.

Respecto al cuidado de los pies, la podóloga Zuleynis Rodríguez explicó que se considera que un paciente tiene “pie de riesgo” cuando se le diagnostica una neuropatía diabética, enfermedad vascular periférica, artropatía o una dermopatía asociada a la diabetes. También pueden presentarse problemas como callosidades, hongos, resequedad de la piel, deformidades de los dedos, úlceras y amputaciones previas. Por eso es vital que las personas con diabetes visiten cada dos meses la consulta de Podología existente en todas las áreas de Salud para la revisión y el corte de las uñas, y acudir a este servicio ante cualquier anomalía (ampollas, cambio de coloración de la piel, traumatismo y hongos).

La podóloga recomendó usar siempre calzado cómodo, medias para evitar lesiones por la fricción del zapato con la piel; nunca andar descalzo; revisarse los pies diariamente y examinar el calzado en busca de cuerpos extraños (trozos de vidrio, metal u otro objeto cortante en la suela); lavar o desinfectar los zapatos sistemáticamente; y bañarse en la playa con calzado cerrado.

Sobre la alimentación, la nutricionista Noelvis Barroso señaló que es necesario que la persona con diabetes realice seis comidas al día cuando usa tratamiento con insulina o con glibenclamida, gliburida y glimepirida. Además, resaltó la importancia de alimentos como la leche descremada (con alto contenido de proteínas y calcio) y el yogur para desayunar y merendar; también las frutas.

En pequeñas porciones puede ingerirse pan y galletas, calabaza, malanga, legumbres, arroz y proteínas como pollo (sin piel), pescado, picadillo, la clara de huevo (y la yema solo 2 veces por semana), cocinadas con poca grasa, hervidas, asadas, a la plancha, al horno o al vapor. Son esenciales en la dieta del enfermo las ensaladas de vegetales con hojas en grandes cantidades.

La profesora de Educación Física, Iraida Manzano, dijo que el paciente debe realizar ejercicios aeróbicos como caminatas, trote o subir escaleras para controlar el peso corporal y los niveles de glucosa en sangre. Advirtió que debe ingerirse alimentos y tomar agua antes de realizar los ejercicios para evitar la hipoglucemia .

Según la Federación Internacional de Diabetes, hoy en el mundo 415 millones de personas entre 20 y 79 años padecen la afección.

En Cuba la tasa de prevalencia de diabetes es de 58,3 por cada 1 000 habitantes. En esta provincia, como en el resto del país las mujeres mayores de 60 años predominan entre los diagnosticados; y la tasa de prevalencia es de 46,9 por cada 1000 habitantes. 

Gracias al trabajo del Centro de Atención al Diabético y de los niveles primario y secundario  de Salud, se ha logrado reducir los fallecimientos y hay más diabéticos motivados, con conocimientos y habilidades para el automanejo de su enfermedad.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@cip.enet.cu / Directora: Lic. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version