Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

NO al uso indiscriminado de los antibióticos

antibioticosLos antibióticos son medicamentos utilizados para prevenir y tratar las infecciones bacterianas. Sin embargo, existe un proceso conocido como “resistencia”, que tiene lugar cuando estos microorganismos mutan en respuesta al uso de los fármacos.

La resistencia a los antibióticos está aumentando en todo el mundo a niveles peligrosos. Día tras día aparecen y se propagan en todo el planeta nuevos mecanismos de resistencia que ponen en peligro la capacidad de los sistemas de salud para tratar enfermedades infecciosas comunes.

Al decir del Dr. Abel Tobías Suárez Olivares, especialista de Segundo Grado en Medicina Interna, máster en enfermedades infecciosas y presidente de la Alianza Para el Uso prudente de los Antibióticos (APUA) en Santiago de Cuba:

“Las bacterias llegaron a este mundo primero que nosotros y la resistencia es su mecanismo de adaptación al medio; es decir, uno le puede cambiar el medio, el medicamento, pero igual intenta sobrevivir y lo logra gracias a la resistencia.

“Aunque cada vez la ciencia inventa más y mejores antibióticos, las bacterias se vuelven también más resistentes, sobre todo por el uso indiscriminado de estos. Nuestra preocupación es que la población a veces exige que por cualquier gripe o malestar se le recete un antibiótico, y ocurre que tenemos algunos profesionales de la salud que no son capaces de convencer a esa población.

“Para continuar con este ejemplo, la gripe es una enfermedad viral, por lo que el antibiótico que es contra las bacterias, no está haciendo nada más que fortalecer la resistencia bacteriana”, comentó.

Lo más lógico es que si alguien contrae una infección bacteriana, incluso una grave que requiera hospitalización, confíe en el poder curativo de los antibióticos; y qué doloroso resulta que esos fármacos capaces de salvar vidas, ya no les sean útiles a causa de la resistencia bacteriana. Se trata de evolución y adaptación en su concepto más fidedigno.

No obstante, ese proceso se está acelerando de forma exponencial debido a que los antibióticos se utilizan en exceso y a menudo en contextos equivocados. Por eso, resulta necesario que se cambie urgentemente la forma de prescribir y utilizar estos antimicrobianos; pues si no se modifican los comportamientos actuales, la resistencia a los antibióticos seguirá representando una grave amenaza.

Este fenómeno pone en riesgo los logros de la medicina moderna; y si no disponemos de antibióticos eficaces para prevenir y tratar las infecciones, los trasplantes de órganos, la quimioterapia y las intervenciones quirúrgicas, se volverán más riesgosas.

Cuando ya no se pueden tratar las enfermedades con los antibióticos de primera línea, hay que utilizar medicamentos más caros; aumenta la duración de la enfermedad y del tratamiento, a menudo en el medio hospitalario; se incrementan los costos de la atención sanitaria, así como la carga económica para las familias y la sociedad.

De ahí que las inminentes transformaciones en la conducta deban incluir medidas destinadas a reducir la propagación de las infecciones a través de la vacunación, el lavado frecuente de las manos, la seguridad de las relaciones sexuales, una buena higiene alimentaria; no utilizar antibióticos que les hayan sobrado a otros; y evitar el contacto íntimo con enfermos.

“Podemos hacer muchas cosas al respecto, los médicos, por ejemplo, cuando toquemos un paciente tenemos que obligatoriamente lavarnos las manos, mantener una higiene extrema; controlar que los antibióticos no se puedan adquirir sin receta para uso humano o veterinario...

“Tenemos que evitar que la población los consuma en exceso, y utilice solo los que necesita en el momento que los necesita, y eso solo lo sabe el profesional de la salud”, argumentó el Dr. Suárez Olivares.

Si las medidas no son efectivas y urgentes, el mundo está abocado a una era post-antibióticos en la que muchas infecciones comunes y lesiones menores volverán a ser potencialmente mortales. Entonces, si bien la resistencia bacteriana no se puede evitar del todo, se puede hacer mucho en pos de disminuirla.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version