Logo

Por un ecosistema seguro

Categoría: Ciencia Escrito por Lucía Montes de Oca Fusté Visto: 1052

flora y fauna santiago

Cada febrero es indicado para reconocer la importancia que proporcionan los humedales, ubicados entre los ecosistemas que mayores beneficios medioambientales ofrecen al ser humano.


La UEB Flora y Fauna Santiago administra el Refugio de Fauna San Miguel de Parada, donde se asienta uno de los humedales de mayor extensión de la provincia. Posee una extensión de 327.6 hectáreas constituidas, fundamentalmente, por un bosque de mangle, lagunas interiores y saladares como área de alimentación y descanso de especies de la fauna residentes y migratorias.
Inés Lourdes Fernández Rodríguez, especialista de dicho centro, explicó a Sierra Maestra que por estos días realizan conversatorios con comunitarios, presentaciones de círculos de interés en las empresas aledañas, talleres con los obreros y un concurso de pintura donde reflejan el aporte en recursos y el valor económico de las actividades asociadas a los humedales.
“La interacción entre los componentes físicos, biológicos y químicos, -aseguró-, les permiten desempeñar funciones vitales como: almacenamiento de agua, protección contra las tormentas y mitigación de las inundaciones, estabilización de la costa y control de la erosión, purificación del agua por conducto de la retención de nutrientes, sedimentos y sustancias contaminantes, así como la estabilización de las condiciones climáticas locales, en particular la precipitación y la temperatura”.
Desde el punto de vista de los bienes y servicios que ellos ofrecen, en términos económicos, Fernández Rodríguez se refirió al suministro de agua (cantidad y calidad); pesquerías (más de las dos terceras partes de la producción pesquera del mundo están vinculadas a la salud de las zonas costeras y los humedales de tierra adentro); agricultura; producción de madera; recursos energéticos; recursos silvestres; transporte y oportunidades de recreación y turismo.
La historiografía recoge que en 1971 se efectúo la firma en Ramsar, Irán, de la Convención Relativa a los Humedales: Pantanos, áreas cenagosas, estuarios, costas abiertas, ciénagas, llanuras inundables, matorrales y bosques, entre otros con una elevada riqueza y diversidad de ecosistemas.
Dicha Convención Ramsar entró en vigor en 1975 para contribuir a proteger diferentes especies de la flora y la fauna, algunos escasos o en peligro de extinción. Tiene como misión la conservación y el uso racional de estos territorios mediante acciones locales, nacionales y regionales.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.