Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Fidel Castro y el hito cubano de la inmunización

fidel castro y la salud publica santiago de cubaEstuvo al mando de Cuba durante más de cuatro décadas, tenía una inteligencia excepcional y una capacidad de liderazgo y de organización extraordinaria, y , sobre todo, poseía una profunda vocación de humanidad... todo eso llevó a Fidel Castro a transformar la sociedad, al punto de que los beneficios trascendieron las fronteras de la Isla, especialmente en términos de salud.


Y es que en el desarrollo de las ciencias médicas en la Mayor de las Antillas, como en casi todas las esferas, hubo un antes y un después de la llegada al poder de Fidel.
Algunos datos son elocuentes: en 1959 habían 6 000 médicos en el país, de los que quedaron 3 000 tras el éxodo de profesionales hacia los Estados Unidos. Desde entonces, se han graduado en Cuba más de 85 000 galenos y más de 100 000 enfermeros.
A mediados del siglo pasado, la esperanza de vida al nacer era de 60 años, actualmente asciende a 79 años; y la tasa de mortalidad infantil se ha mantenido por debajo de 10 por cada mil nacidos vivos, un resultado que dista muchísimo de los registros estadísticos de 1958, cuando este indicador -que es reflejo del estado de salud de la población y del desarrollo sociocultural de una nación- era de 60 por cada mil nacidos vivos.
La inmunización de la población cubana contra 13 enfermedades es uno de los hitos de la salubridad en la Mayor de las Antillas.
Hace 65 años, cuando Fidel era un joven abogado acusado de asaltar el segundo bastión militar más importante de la Isla, el cuartel Moncada, Cuba tenía un panorama de pobreza tal que en su alegato de autodefensa dijo:
"La sociedad se conmueve ante la noticia del secuestro o el asesinato de una criatura, pero permanece criminalmente indiferente ante el asesinato en masa que se comete con tantos miles y miles de niños que mueren todos los años por falta de recursos, agonizando entre los estertores del dolor..."
Lo que recoge ese documento, conocido como “La Historia me absolverá”, es una radiografía de los principales males sociales que corroían el bienestar y la dignidad de los cubanos. Y aunque estas líneas están dedicadas a uno de los aportes más significativos del Comandante, en materia de salubridad, vale señalar que la Revolución ha dedicado durante 60 años cuantiosos recursos económicos y humanos a la erradicación de los problemas denunciados por Fidel en su alegato (desempleo, el analfabetismo, el latifundio, la falta de viviendas dignas para el pueblo y la baja industrialización del país).
Pero volviendo al tema que nos ocupa, es justo decir que desde el triunfo de enero de 1959, el gobierno revolucionario, con Fidel a la cabeza, emprendió programas para controlar enfermedades que causaban la muerte o discapacidad a miles de cubanos cada año.
En 1962, comenzó en la Isla lo que luego se conocería como el esquema nacional de inmunización, con la campaña de vacunación antipoliomielítica. Esta poderosa enfermedad fue eliminada en 4 meses. Otros logros en el control de afecciones prevenibles han sido la eliminación de la tos ferina (1962-1997), el tétanos neonatal (1962-1972), el tétanos (1962-1987), la difteria (1962-1979), el sarampión (1971-1993), rubéola (1982-1995), la parotiditis (1986- 1995), el síndrome de la rubéola congénita (1986-1989) y las meningitis postparotiditis (1986-1989) y tuberculosa (1962-1972). Además, en Cuba se logró reducir drásticamente la incidencia de la Meningitis por H. influenzae tipo b (1999-2001), la hepatitis B en menores de 20 años (1992-2001) y la fiebre tifoidea (1962-2000) a una tasa inferior a 0,1 por 105 habitantes.
Asimismo, disminuyó la morbilidad y mortalidad por meningitis meningocóccica BC (1988-1993).
El mérito de Fidel Castro en este sentido está precisamente en que, no solo impulsó la importación y aplicación de las vacunas cuando aún el país no era capaz de producirlas, sino que promovió el desarrollo científico con la calificación de miles de profesionales y la apertura de centros de investigación que hoy son referentes en América Latina como el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología y el Centro de Inmunología Molecular, ambos constituyen líderes en la producción de vacunas y otros fármacos.
Las coberturas del Esquema Nacional de Inmunización (Eni) alcanzaron de 99 a 100% en 2016 para casi todas las vacunas. Anualmente, se administran como promedio unos 4 800 000 de dosis de vacunas simples o combinadas, que protegen contra 13 enfermedades, incluida una pentavalente de producción nacional.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version