Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Fieles a la luz de tu guía

Fidel Castro2 santiago de cubaAlumbrado por el amor maternal llenaste primero una habitación con tu presencia. No sospechaba el aroma del césped recién cortado, los altos y bajos de las inmediaciones del río que bordeaban tu hogar, o el crujir de la madera que serías tan grande, tan inmenso para todo un pueblo, para un país.

Del padre y de la madre, la inteligencia, el carácter parsimonioso y a su vez avivado. Del hermano, la adolescencia y una juventud que sellaría la unión en la lucha y en la paz. Las cuentas en el hogar se llevaban de la mano del hacendoso y acomodado dueño de campo. ¿Quién no ha visitado alguna vez tus raíces para respirar la armonía, aún impregnada en esos años cuando adolecías por la explotación, el dolor y la miseria de tu gente?

Él decide ir a estudiar a la Universidad de La Habana después de la niñez y más que roza con colegios religiosos y una casita en Santiago. Para aquel momento vive aún la utopía revolucionaria, idealizada, influenciado por las lecturas de las aulas como cualquier otro, luego partidario de los ortodoxos. Pero aún la convicción del pensamiento, de sus ideales, de sus acciones y hazañas estaba en la forja.

Se escribe y dice letrado, graduado de Derecho, una profesión que pendería consigo en las horas más oscuras, de mayor dificultad. Los sucesos de Chibás le llegan y golpean como un manojo necesario de acontecimientos.

De ahí a la planeación estratégica de un movimiento, la organización del asalto a las fortalezas militares de mayor importancia en el Oriente, el juicio y alegato de autodefensa, la redacción de lo que sería con posterioridad el Programa del Moncada, la cárcel, las lecturas del Apóstol en la biblioteca improvisada, la formación de sus compañeros, la salida al exilio, el pacto en México, el regreso en el Granma, la lucha en la Sierra y la victoria definitiva el 1ro de enero de 1959, constituyen una vorágine de eventos en su existencia.

Una sucesión de hechos en poco más de un lustro que transformaron los destinos de un país, al cual un hombre entrelazó su futuro. ¿Cómo resumir una vida al lado de su gente?

Al pie del surco, en los comedores obreros, inaugurando obras sociales, escuchando a la mujer, salvaguardando el porvenir de los niños, innovando en la ciencia, en la salud, sembrando amistades acá y allá, abogando por la humanidad, defendiendo la Revolución cubana, sosteniendo las victorias, en medio de dificultades, embates, y reveses.

¿Quién mejor que él? El de las manos inmensas, la palabra precisa, la sonrisa sincera, la lealtad inquebrantable, el amor profundo, las lágrimas y el ideal, el que está aquí junto a la Ciudad Héroe, la luz que representa su guía y el camino para las generaciones de todos los tiempos. Eso es para nosotros Fidel Castro Ruz, el mito, el hombre, el hermano, el padre, el de hasta siempre...

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version