Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

El Papa de los pueblos... el Papa de Santiago

juan pablo iiLlega el Papa Juan Pablo II a Santiago de Cuba. Es 24 de enero de 1998 y el Mensajero de la verdad y la esperanza besa nuestra tierra. Él conoce, con gracia divina, los sufrimientos y penas de los pueblos, y como un sauce sabio y viejo les devuelve aliento.

Es el Papa de los pueblos que va a las calles y muestra su simpatía por la humanidad toda. Aquí está, entre nosotros; porque los santiagueros tenemos sangre empapada en religión, porque nuestro futuro se bordó con rezos, porque a Jesucristo y a la Virgen de la Caridad del Cobre debemos más de una victoria.

El pueblo aguarda congregado frente a los machetes de bronce y el Maceo a caballo de la plaza. Es nuestra Plaza de la Revolución que acoge al Pastor Universal de la Iglesia. Justo debajo de los machetes y el Héroe, en el Salón de los Vitrales, funciona la Sacristía Papal*.

antonio lópez de queralta

Antonio López de Queralta, Director del Museo Arquidiocesano** de nuestra ciudad, está allí. Forma parte de ese equipo que prepara los ornamentos litúrgicos que serán usados durante la Misa y la coronación de la Virgen. Con constantes oraciones pide la bendición de las alturas para que todo marche como se ha planificado.

En tan solo minutos Juan Pablo II subirá la escalera en espiral que conecta la Sacristía con el lugar exacto de la plaza donde oficiará la Misa. Está cansado. Es un hombre de casi 80 años y su deterioro físico*** es implacable. Se requerirá de mucha ayuda para alzarlo.

Toma un jugo de frutas frescas. ¿Acaso sólo con ese alimento podrá el Papa sostenerse toda la mañana? Ya asciende, su rostro está pálido y quienes lo asisten lo encuentran muy fatigado. Finalmente, llega al Altar.

Juan Pablo II santiago de cuba

¿Qué sucede? Prorrumpe un milagro. Un halo hermosísimo envuelve la atmósfera. En la Plaza no cabe ni un fiel más. El Papa ha visto a la multitud santiaguera y la ha sentido abrazándolo. Son dos almas que se envuelven en un idilio divino. El rostro y el cuerpo del Vicario de Cristo en la tierra desprenden energía y vitalidad. ¿Son fuerzas divinas? Es imposible que un jugo de frutas haga cosa semejante ¿Dios ha renovado las fuerzas del peregrino a través del calor de pueblo?

La Virgen, el cáliz, la casulla, el crucifijo, las vinajeras, el libro, el caminante del Evangeliocelebra la Eucaristía con dignidad y majestad inigualables. Corona a la Virgen de la Caridad del Cobre e imparte la Comunión**** a un grupo de personas meritorias, seleccionadas por la Iglesia Católica. ¡Qué orgullo y bendición para la señorita Caridad Angelo! Ella ha recibido a Cristo en la Venerable Hostia que directamente le ha dado Juan Pablo II.

Termina la ceremonia y el pueblo no se va. Ha visto el arreglo de claveles blancos y amarillos alrededor del Altar. Eran simples flores, pero ahora no lo son más. Estaban muy cerquita del Enviado de Dios. Están benditas, sí, y además, son un gratísimo recuerdo; muy bueno será portarlas.

El pueblo ha marcado al Papa. La acogida ha sido vibrante, entusiasta, natural, disciplinada, santiaguera y su sangre latina le permitió así sentirlo. El cariño y el sentimiento brotan efusivos y él lo nota. El gran amor de Santiago de Cuba por Wojtyła, Juan Pablo II, late fuerte como un sismo.

Con orgullo de haberlo tenido en nuestra tierra se retira poco a poco el pueblo. En cada mano, un clavel.

 ________________

* El equipo de personas que preparó la parte litúrgica estuvo presidido por el Padre Eugenio Castellanos, Maestro de Ceremonia de la Arquidiócesis.

** Los instrumentos que el Papa Juan Pablo II usó durante la celebración de la Misa en Santiago de Cuba se encuentran hoy conservados en el Museo Arquidiocesano de la ciudad; excepto el cáliz, que es una pieza muy valiosa y se guarda en el Arzobispado.

*** No se puede olvidar que el 13 de mayo de 1981 Mehmet AliAğca disparó contra el Papa, mientras este se desplazaba por la Plaza de San Pedro en un vehículo abierto. El pontífice fue herido en la mano, brazo y abdomen. Desde esa agresión comenzó a sufrir diversos problemas de salud: además de las dificultades que tuvo para recuperarse de las heridas de bala que sufrió en el estómago y en una mano, padeció luego un cáncer de intestino, la fractura del fémur y de un hombro y, desde los años 1990, tuvo que sobrellevar la enfermedad de Parkinson, de origen genético.

**** En Santiago de Cuba recibieron la Comunión de manos del Papa la señorita Caridad Angelo, que era una persona dedicada a la Iglesia, a la catequesis, a vestir las imágenes, etcétera; y la señora Osilia Castillo, un puntal de la Iglesia Santa Lucía, entre otras personas muy bien escogidas de entre toda la Arquidiócesis.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version