Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Tumba Francesa: patrimonio vivo universal (Parte III)

tumbafrancesa2En homenaje a la Tumba Francesa de Santiago de Cuba, quien el 8 de septiembre celebra el día de la Virgen de la Caridad del Cobre, figura de la cultura cubana con la cual se nombra la institución, Sierra Maestra conversó con Queli Figueroa Quiala, museóloga y miembro de una de las familias fundadoras de la agrupación en la provincia santiaguera.

¿Cómo se desarrolla la actividad museológica para la conservación del patrimonio material?

Realmente es una tarea difícil. Utilizamos como materiales de percusión el bulá, la catá, el premier o mamonier, el second o secondier, la maruga o chachá y la tamborita o tambor. Los instrumentos que tenemos en la actualidad son originarios de la fecha de fundación de la institución.

Estos objetos para que tengan ese estado de conservación casi perfecto, se someten a un complejo proceso de restauración que se realiza trianual. Como la madera es muy antigua, no se pueden estar manipulando todo el tiempo. Solamente para las representaciones músico danzarias; se utilizan nada más la parte del parche. Lo mismo te digo del vestuario.

Es un componente que conserva su concepto original. Tuvo sus orígenes en las prendas que las damas o señoras de sociedad dejaban de usar y se las obsequiaban a sus empleadas domésticas para los días de asueto. Las fiestas para la servidumbre eran tres días al final del año.

También se dice que está basado en el estilo desabillé con cuello en forma de V, las grandes mangas y el corte imperio. Se complementan con los adornos, los collares, los pulsos y los aretes, junto al sello haitiano o africano que es el pañuelo. Las mujeres lo llevan en la cabeza, los hombres en el cuello.

Nosotros hemos decidido que este forme parte de cada uno de los miembros de la Tumba y se guarde en las casas como un recuerdo. Cada cierto tiempo se revisa. No obstante, aquí en la sede empleamos el vestuario que nos provee el Centro Provincial de Patrimonio cada cierto tiempo.

En este sentido, ¿con qué frecuencia los financian a ustedes otras instituciones culturales de la provincia?, ¿es suficiente o tienen que costearse la mayor parte del tiempo todos los gastos?

Nosotros, como institución de socorro y ayuda mutua, cada uno de los miembros debe abonar una cuota que se destina al fondo de la sede para su mantenimiento. Por otra parte, el Centro Provincial de Patrimonio otorga un vestuario para las fechas de aniversarios de la Tumba Francesa la Caridad de Oriente.

Sobre todo, nos los conceden en los años cerrados, que por la cantidad de actividades no dura lo suficiente porque se deteriora el tejido. Ahí pasamos un poco de trabajo. Por eso te decía que los atuendos personales guardados tienen un carácter patrimonial que decidimos retirar del uso diario.

Pero aquí en la sede de la Tumba Francesa la Caridad de Oriente no hay condiciones para la conservación de piezas museológicas. ¿No han pedido ayuda a la Oficina del Conservador de la Ciudad en la provincia Santiago de Cuba?

La conservación la realizamos nosotros mismos. Tenemos métodos, habilidades que forman parte de los secretos de la institución.

Otro de los valores patrimoniales es su vínculo con los procesos independentistas.

Sí, por ejemplo, Antonio Maceo como miembro de honor utilizaba las fiestas de Tumba Francesa como fachada. Él no participaba directamente, pero en esos instantes se trazaban estrategias con respecto a la guerra.

José Maceo era un excelente bailador y tocador, Quintín Banderas, Guillermón Moncada, personas que tuvieron una trascendencia en la Caridad de Oriente como miembros. Es algo que se explica y pasan al olvido.

Y los encuentros de la Caridad de Oriente con los otros grupos de Tumba Francesa…

El último fue para 2007 en la Isabelica de la Gran Piedra, justo cuando culminó el plan de acciones para la salvaguarda y sostenibilidad de la expresión Tumba Francesa por la Unesco. Allí confluyeron los tres grandes grupos que quedan.

Ello demuestra que falta una mayor interrelación e intercambio, para que no se vea como un fenómeno disperso. Es necesario socializar el conocimiento y las experiencias entre las instituciones para su fortalecimiento como fenómeno cultural cubano.

Cuénteme de su experiencia en el ámbito internacional.

Tuvimos la experiencia fuera del país en 2012. Visitamos la República de Haití en la Jornada de la Francofonía, que se realizó en el mes de abril. Allí pudimos constatar que la Tumba Francesa es un fenómeno cubano, porque no existe ni un baile o toque parecido al nuestro.

Causamos sensación ya que es un ejemplo único del Oriente cubano que tiene como antecedente la migración haitiana. El público se preguntaba cómo un referente tan cercano no estaba en sus conocimientos. Asistimos en 2013 y 2014 a la Martinica para un Festival de Raíces Campesinas de Saint Marie, que acoge a todas las manifestaciones folklóricas de Las Antillas.

Encontramos similitudes en los toques, no así en los bailes. En aquellos, los movimientos son bruscos y fuertes, con un derroche de energía grandísimo. En el caso de la Tumba Francesa no, porque es una expresión realizada en sociedad donde se interactúa.

Todo es más pausado y elegante, sin movimientos de caderas y hombros, que tiene que ver con el elemento francés. Lo más parecido a la manifestación es el belé, propio de las islas del Caribe.

Hubo un buen reconocimiento, a pesar de que es difícil mover al público extranjero con una cadencia lenta. Después, cuando regresamos al país hubo turistas que visitaron el territorio y nos buscaron por su interés en conocernos más.

El próximo 7 de noviembre las Tumbas Francesas celebrarán 16 años desde que la Unesco les otorgará la condición de Obras Maestras del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad. Así mismo, en febrero de 2010 arribarán al 158 aniversario de su fundación, ¿qué actividades realizarán en conmemoración a estas fechas?

Los eventos en conmemoración a estas fechas están comprendidos dentro de un plan de acciones que se implementado desde enero de 2019. Algunas de las actividades incluyeron presentaciones en los municipios y estímulo a los miembros de la organización. Realizamos, además, talleres de sensibilización de las Tumbas Francesas para un mayor acercamiento entre los tres grupos provinciales.

No obstante, esperamos que por la celebración de estos días simbólicos para la institución contemos con el financiamiento del Centro Provincial de Patrimonio. Las causas son diversas porque no tenemos licencia comercial y nuestras fuentes de ingresos son mínimas. Además, los abonos de cinco pesos mensuales por cada miembro de la Tumba Francesas la Caridad de Oriente son insuficientes.

Nuestra proyección es efectuar todos los aniversarios venideros en nuevos espacios, no en el local de la agrupación. El principal motivo es la pésima condición en que se encuentra la sede de la organización en Santiago de Cuba.

Por sus cualidades, la Tumba Francesa es una manifestación artística que autentifica el sello cubano internacionalmente. Las tres agrupaciones provinciales son la muestra fehaciente de la voluntad por salvaguardar el patrimonio vivo de la humanidad. Al igual que sus coterráneas, la Caridad de Oriente en Santiago de Cuba desarrolla un trabajo sistemático que trasciende las dificultades.

No obstante, las instituciones culturales, los ciudadanos y las autoridades en el territorio constituyen integrantes fundamentales en el proceso de conservación y rescate de este bien inmaterial. La concientización sobre la necesidad elemental de preservar la tradición como valor primario, es actualmente un reto sustancial como garantía de un mejor futuro para los pueblos.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version