Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Dame un Like

Traspasando el Umbral: El día de muertos

Katrina la MuerteEn estas fechas, cada vez más jóvenes cubanos se preparan para celebrar Halloween, una fiesta que ha despertado la preocupación de muchos por considerarla tradición ajena, foránea, y no cubana. Sin embargo, las fechas de 31 de octubre y 1ro y 2 de noviembre son celebradas en más de una nación, y todas con distintos significados.
Si quieres saber más, sigamos el camino hasta México y su Día de Muertos. Este país tiene unos festejos extraordinarios y, para muchos, bastante raros. La historia tiene que ver con el sincretismo religioso: los evangelizadores católicos tomaron una celebración ya existente y la adaptaron a la creencia católica.
Los mexicanos de hecho creen que el 1ro de noviembre las almas de los niños difuntos pasan a esta dimensión para compartir con sus familiares, y al día siguiente, le toca a las almas adultas. Para adorarlas e iluminar su camino hacia sus parientes, se hacen altares con ofrendas. El altar tradicional es de siete niveles, que representan los pasos que debe atravesar el alma para poder llegar al lugar de su descanso espiritual.
En el más alto se coloca la imagen del santo de devoción de la familia; el segundo, está destinado a las ánimas del purgatorio; en el tercero se coloca la sal, símbolo de la purificación; en el cuarto el pan, que se ofrece como alimento y como consagración; en el quinto se colocan las frutas y los platillos preferidos por los difuntos; en el sexto las fotografías de los fallecidos a los que se les dedica el altar y por último, en el séptimo, en contacto con la tierra, una cruz formada por flores, semillas o frutas.
Un elemento importante es que no necesariamente debe haber familiares de sangre en el homenaje. En muchos altares mexicanos hay muertos famosos, como Frida Kahlo, o amigos y conocidos. En las ofrendas nunca puede faltar el agua, la fuente de vida, pues es necesaria para calmar la sed del visitante después de su largo recorrido. O las velas, que guían al difunto en la oscuridad.
Se visitan las tumbas para limpiarlas y arreglarlas con flores y velas. En algunos lugares es costumbre colocar una ofrenda sobre el sepulcro y pasar allí la noche con la familia reunida, cantando, orando, bebiendo y, en general, “compartiendo” con el muerto que, aunque no se vea, está allí.
Por otro lado, el tan mentado Halloween no es solo una celebración estadounidense, sino de toda la cultura anglosajona. La palabra es una contracción del inglés All Hallows' Eve, en español: Víspera de Todos los Santos, también conocido como Noche de Brujas, Noche de Muertos o Noche de Víspera de Difuntos. También es un resultado del sincretismo originado por la cristianización de la fiesta del fin de verano de origen celta llamada Samhain. Se celebra internacionalmente en la noche del 31 de octubre, sobre todo en Canadá, Estados Unidos, Irlanda o Reino Unido, y, en menor medida, en otros lugares.
Los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el Otro Mundo se estrechaba con la llegada del Samhain, permitiendo a los espíritus (tanto benévolos como malévolos) pasar a través. Se relaciona con la tradición de la Hueste Antigua, una legión de espíritus que, en otras mitologías, atraviesa el Umbral hacia este mundo ciertos días proclives del año.
Los ancestros familiares eran invitados y homenajeados mientras que los espíritus dañinos eran alejados. Se cree que el uso de trajes y máscaras se debe a la necesidad de ahuyentar a los espíritus malignos. Su propósito era adoptar la apariencia de un espíritu maligno para evitar ser dañado. Y las luces encendidas, para atraer a los espíritus correctos.
Luego se volvió una fiesta para estar encerrado en casa, entre vecinos, comiendo, jugando y contando historias de miedo. Los irlandeses emigraron a América con su tradición a cuestas y se transformó en el Halloween de “dulce o truco” que conocemos hoy.
Conocida la historia de estas celebraciones, aun cuando en los jóvenes cubanos se va convirtiendo en una “moda” festejarlo, nos percatamos de que nada tiene que ver con nuestra cultura, raíces e idiosincrasia. Deberíamos continuar buscando iniciativas que contribuyan al rescate de las tradiciones cubanas.
Y eso es todo por ahora. Si conocen otra tradición interesante relacionada con los difuntos, no duden escribirme. Y ya sabes, si te gustó... Dame un Like.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version