Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Dame un Like

Modas y modos: la historia de lo que vestimos

historia del vestidoEs indudable que la moda ha sido un elemento importantísimo en la evolución de la cultura. Desde que se inventó el primer taparrabo (se cree que es la prenda más antigua), lo que usamos para vestirnos nos identifica de mil formas posibles. Y eso lleva a que la historia de algunas prendas sea, vamos a decir... algo curiosa.


Uno de esos ejemplos es el zapato de tacón, que surgió como una prenda masculina. El que conocemos hoy en día tiene su origen en el siglo XV, pero algunos historiadores los sitúan en el Antiguo Egipto. Se dice que en Persia eran usados para disparar flechas desde los mismos caballos. Pero se sabe con exactitud que en los dibujos de Leonardo DaVinci ya aparecen. Claritos, claritos. Y si bien DaVinci inventó hasta el helicóptero, dudo mucho que se haya dedicado a la moda, así que ya usaban.
Cuentan que en la Venecia del siglo XVII se usaron unos “chapines”, símbolo de estatus entre las mujeres, teniendo mayor prestigio el más alto. Y dicen que algunos llegaron a medir hasta 50 centímetros... lo cual, para las que nos caemos al pasar de los 10 centímetros de tacón, suena bastante difícil de creer. Pero en la moda no hay nada demasiado raro, parece.
chopinesEn el siglo XVIII, alguien se dio cuenta de lo poco prácticos que eran (fuera del ámbito de la equitación) y los empezaron a considerar poco masculinos. Como las mujeres se consideraban más delicadas (lo cual en su época era sinónimo de casi inútiles), se los dejaron a ellas. Probablemente tampoco les convenía que pudieran caminar distancias muy largas, no sea que se alejaran de su tradicional papel en la cocina e hicieran algo “tan loco” como independizarse. Pobrecitos.
Luego de la Revolución Francesa, se veían como símbolo de aristocracia. El que los llevaba, por tanto, estaba en contra del pueblo. En aquellos tiempos del Terror, la ecuación llegó a ser muy sencilla: tacones en los pies, sin cabeza sobre los hombros. “Madame la Guillotina” no creía en modas. Si no fuera por la industria de la pornografía de la primera mitad del siglo XX (¡nada menos!) la prenda hubiera pasado a la historia.
Otro cantar es el de los pantalones. La primera imagen de un pantalón (para ser sinceros, luce más como un short de hombre) apareció en una pintura rupestre de hace 10.000 años en los abrigos de Els Secans, en la comarca aragonesa de Mazaleón, en España. Pero debido al tipo de pintura, se queda en un “podría ser”. Así que los arqueólogos atribuyen el invento a la cultura celta de hace unos 2 600 años. ¡Y por fin vemos un invento “europeo” que realmente se inventó en Europa! Los pueblos germanos adoptaron esta vestimenta, que la teñían y adornaban con rayas y cuadros. Los romanos consideraron los pantalones o bracata un atuendo propio de bárbaros, y su uso fue prohibido hasta el año 400. Por cierto, de bracata viene lo de “bragas” o “braguetas” que tanto oímos en las series españolas.
Aunque, desgraciadamente para los europeos, un equipo del Instituto Arqueológico Alemán de Berlín ha descubierto en la necrópolis de Yanghai, al oeste de China, unos pantalones perfectamente conservados de más de tres mil años de antigüedad. Los pantalones aparecieron en la tumba de dos varones de unos 40 años, son asombrosamente parecidos a los actuales y están formados por tres piezas de lana marrón: una para cada pernera y otra para la entrepierna. También poseen aberturas laterales, cadenas de sujeción en la cintura y motivos decorativos geométricos. Así que hay que ver quién fue primero...
pantalones de 3000 años encontrados en ChinaEl resto ya es historia: revolución feminista, las mujeres empezaron a usar la prenda en el siglo XX; muchos se oponían, otros estaban de acuerdo... lo de siempre. Imagino que cuando el polémico bikini salió a luz, hasta los más recalcitrantes notaron que los tiempos cambiaban.
Por cierto, “bikini” viene del atolón de Bikini, donde Estados Unidos practicaba con sus “bombitas” atómicas, dejando aquello que daba pena verlo. Tengo entendido que todavía pasar por allí es peligroso. Todo un cóctel nuclear. El diseñador concluyó que su prenda iba a ser explosiva como una bomba (como de hecho) y le puso ese nombre. Si viera los de ahora, probablemente le daría un infarto.
Las curiosidades de la moda oriental son harina de otro costal, como diría mi abuelita, y lo trataremos seguro otro día. Prometido. Por ahora, esto es todo y ya sabes: si te gustó el tema y quieres saber más... Dame un Like.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version