Logo

La verdad de los esteroides anabólicos

Categoría: Deporte y Salud Escrito por JORGE R. MATOS CABRALES/Foto: guiafitness.com Visto: 3985

Muchos asiduos a los gimnasios y las pesas utilizan los esteroides para ganar más músculo en menos tiempo. Salud, deporte y ejercicio te cuenta qué son estos anabólicos y por qué son dañinos

anabolicos imagen deporte y salud santiago de cuba

El uso de esteroides anabólicos es uno de los temas más comentados entre los amantes al fitness en los gimnasios, y por esto nuestra sección quiere profundizar acerca de qué son y por qué pueden ser muy peligrosos para la salud si se abusa de estos.

Esencialmente y para explicarlo de la forma más sencilla, los hombres segregamos una sustancia llamada testosterona, que es la hormona masculina por excelencia. Ésta es imprescindible, y juega un papel fundamental en la reproducción sexual (se produce principalmente en los testículos) y otros tantos procesos fisiológicos como el crecimiento de la masa muscular, que es el tema que más nos importa.

Lo que hacen los esteroides anabólicos es suprimir nuestra propia producción de testosterona (la que producimos de manera endógena) para sustituirla por la fuente exógena que nos proporcionan. Por lo tanto, es un proceso químico por el cual dejamos de producir nuestra propia testosterona natural, y la cambiamos por la que nos facilita el consumo de las sustancias.

¿Por qué se usan en musculación?

El poderoso efecto que tiene la testosterona sobre el incremento de la masa muscular es lo que motiva a la mayoría de hombres o mujeres a usarlo, ya sea en su propio beneficio estético o para competiciones deportivas de envergadura.

Si vemos a una persona que no usa esteroides, en comparación con otra que sí los usa con fines de desarrollo muscular, la diferencia es abismal. Se les ve más rocosos, más duros, más grandes y con un porcentaje de grasa menor.

Esto es debido a la gran diferencia entre la producción de testosterona que el cuerpo genera de forma natural, y la que nos proporcionan los químicos.

¿Para qué son en realidad?

Los esteroides anabólicos (o al menos la gran mayoría de estos) son medicamentos, pero su uso está limitado a ciertas enfermedades como: anemia, padecimientos crónicos y debilitantes, osteoporosis posmenopáusica o del anciano, quemaduras extensas, fracturas de lenta consolidación o para contrarrestar el retardo del crecimiento.

Y justo aquí viene el verdadero problema: la desinformación. Una persona sin ninguna de las enfermedades mencionadas anteriormente puede tener un verdadero problema si consume esteroides para verse bien o para mejorar el rendimiento deportivo.

Según especialistas de entrenamiento atlético consultados para la realización de este trabajo: “la diferencia principal es que un doctor prescribe una dosis mínima a quien padece una enfermedad, mientras que los usuarios de esteroides o atletas toman dosis mucho mayores, en las que empiezan a aparecer los temidos efectos secundarios”.

El abuso de los anabólicos interrumpe la producción normal de hormonas en el cuerpo y causa cambios que, en algunos casos, son irreversibles.

Los cambios reversibles incluyen una producción reducida de espermatozoides y encogimiento de los testículos (atrofia testicular). Entre los que no tienen solución están la calvicie de patrón masculino y el desarrollo de senos (ginecomastia) en los hombres.

En el caso de las mujeres causan la masculinización. El tamaño de los senos y la grasa corporal disminuyen, la piel se vuelve áspera, el clítoris se agranda y la voz se hace más profunda. Las féminas pueden experimentar un crecimiento excesivo del vello corporal, pero pierden el cabello. Con el uso continuo de los esteroides, algunos de estos efectos en las hembras se vuelven irreversibles.

Incluso, el abuso de estos químicos ha sido asociado con enfermedades cardiovasculares, como son los ataques al corazón y al cerebro, incluso en atletas menores de 30 años. Asimismo, aumentan el riesgo de que se formen coágulos de sangre en los vasos sanguíneos.

También ha provocado tumores hepáticos y una afección poco común llamada peliosis hepática, en la que se forman quistes llenos de sangre en el hígado. A veces, tanto los tumores como los quistes pueden reventarse y causar hemorragias internas letales.

Entre sus efectos psicológicos, pueden provocar dependencia, furia, agresión, manías o delirios. Así que piénselo bien: ¿Realmente vale la pena todo esto para ponerse y lucir fuertes?

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.