Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Sí a la constitución reafirma nuestra continuidad

entrevonline

Este 24 de Febrero en Cuba se vivirá un momento trascendental, se llevará a cabo el referéndum por la nueva Carta Magna.

Hoy desde la redacción de Sierra Maestra estamos dialogando sobre este tema con la Lic. Arianna Toledo Esteva, Fiscal Provincial y el Dr.C. Reinier Limonta Montero, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Oriente.

limontaLa Constitución desde la teoría se explica que puede ser formal o material, y esa división es parte de considerar las relaciones entre la norma suprema y el objeto que regula. Cuando la Constitución ha dejado de ser útil para regular esas relaciones, entonces el texto entra en contradicción con la realidad. La Carta Magna de 1976 con sus debidas reformas posteriores fue una Constitución avanzada, pero a partir de las transformaciones del país, en lo económico y social, es imprescindible adaptar el texto a esa realidad.

Lo derechos desde los estudios legales forman parte de la parte dogmática de la Constitución. Desde el título no se jerarquiza entre derechos. Se reconocen derechos de tercera generación: que tienen un sujeto colectivo, que aluden a elementos globales como el agua, el medio ambiente sano o la paz. Ahora están expresamente desarrollados y se incluye una cláusula de progresividad de derechos.

En cuanto al matrimonio, ha sido abordado desde una perspectiva muy democrática, porque el constituyente ha adoptado una fórmula general y lo ha postergado a una norma posterior, que debe ser votada en Referéndum.

arianna

Lic. Arianna Ondina Toledo Esteva, fiscal provincial Santiago de Cuba

Votar Sí para Cuba tiene una significación extraordinaria en estos momentos, porque si bien nos ubicamos en el acontecer internacional actual, podemos valorar que ese voto de manera contraria, significaría el retroceso de nuestras conquistas, considero además, que el irrespeto y la no consideración a tanta sangre derramada por la libertad de nuestra patria, es por eso el SI a la libertad, el SI a la soberanía, a la independencia, al futuro.

La generación histórica de la Revolución cubana ha dado muestras de que lo que ha dicho, lo ha cumplido, y es ahí una de las garantías que los cubanos y cubanas tenemos de mantener la confianza en nuestros dirigentes, y en que, todo lo que en su momento costó a los diputados y diputadas horas de estudio, así como al pueblo, tiene su resultado en una Constitución totalmente renovada, novedosa en muchos de sus capítulos.

En mi función fiscal, estoy en el deber ciudadano de exhortar a la ciudadanía, a votar temprano, a votar por el SI, y a lograr sobre todo la calidad del voto en la provincia de Santiago de Cuba, que tan alto compromiso tiene con el país por guardar las cenizas de nuestro invicto Comandante en jefe Fidel Castro, honrar honra como diría el apóstol, y es este el momento de hacer esa honra, porque como bien deja bien enfatizado este texto, Cuba sigue siendo un Estado socialista, y a esos principios de democracia que defendió y nos dejó Fidel, debemos darle continuidad.

Creo que independientemente de que algunos consideremos una mayor o menor conformidad con su articulado, no debemos condicionar el voto a eso, en definitivas si marcan logros y avances a lo que es un texto de este nivel para Cuba y el mundo, que además, la transparencia con la que se ha llevado a cabo el proceso de reforma, ha sido única en el mundo, y muestra de que lo seguirá siendo es la Constitución, que como decía el profesor anteriormente, muestra incluso en su Disposición Transitoria Decimoprimera, que el tan polémico artículo 68 del proyecto, ahora el 82, sobre el matrimonio en Cuba, ha quedado con mayor profundidad para consulta popular en momento posterior, demostrando que en el tema al decir del propio Homero Acosta, no han existido ganadores ni perdedores, más bien el pueblo demostró de manera extraordinaria la preparación política, jurídica que ha adquirido en los últimos tiempos, respetando cada quien cada uno de los criterios que resultaran divergentes.

Casualmente en fecha 14 de febrero y 15 de febrero de ya hace muchos años, Cuba aprobó el Código de la Familia, que en estos días está vigente, y que el día 15 de este mes también hace unos años, Cuba sometió a referéndum la Constitución que se aprobara en 1976 y que sin que nuestra intención sea compararla, porque en todos estos años ha sido la Carta Magna que nos ha asegurado la protección a nuestros derechos, es de reconocer que la actual, ha dedicado capítulos a cuestiones tan novedosas y trascendentales para la sociedad como la protección contra la violencia familiar en cualquiera de sus manifestaciones, ahí juega un papel fundamental nuestro órgano fiscal, que en sus departamentos de Atención al Ciudadano y Protección a la Familia y Asuntos Jurisdiccionales, tramita reclamaciones de la población en estas temáticas, y hace énfasis esta Constitución, en las personas adultas mayores, teniendo en cuenta el envejecimiento población que nuestro país ya va alcanzando.

Desde el punto de vista de la protección a los niños, niñas y adolescentes, se establece la prohibición al trabajo, que en correspondencia con el principio de interés superior del niño, y la Convención Internacional de sus derechos, hasta estos días, nuestro país que forma parte de ese tratado internacional, ha defendido a este sector sensible de la sociedad de abusos y malos tratos, por lo que al constituirse ese principio de interés superior del menor en un texto Constitucional, ofrece mayor seguridad jurídica a su protección.

Desde el derecho de las personas que han extinguido sanciones privativas o no de libertad, en esta Constitución vemos la responsabilidad del Estado en cuanto su reinserción social, que si bien en la propia Fiscalía General de la República, en su departamento de Control de la Legalidad en Establecimientos Penitenciarios, también venía dando seguimiento junto a los jueces de ejecución de los tribunales, en correspondencia con la Ley de los Tribunales y la Ley de la Fiscalía General de la República, por tanto, la importancia de que sea también un tema analizado en la Constitución, es muy beneficioso para los ciudadanos y sus familias.

Para estos tiempos, es importante también que conozcamos y concienticemos, que forma parte de nuestros derechos, el estar inscriptos en registros electorales, participar en las elecciones, en referéndum y ejercer la iniciativa legislativa y de reforma.

En materia de familia, no solo la protección a niños y niñas contra posible explotación infantil ante la prohibición de realizar labores no acordes a su edad y capacidad, sino el reconocimiento de que la maternidad y la paternidad son protegidas por el Estado, concediendo responsabilidades y funciones esenciales en la formación integral de nuevas generaciones, lo que en el orden social, en la Cuba actual, garantiza mayor protección a los niños y jóvenes y de igual forma, obliga a los progenitores al cumplimiento de sus funciones para con la familia.

Desde la experiencia fiscal, ha sido un tema muy delicado, la tramitación de procesos civiles y de familia en que uno o ambos padres de menores de edad, han estado cumpliendo misiones internacionalistas, y han quedado los infantes bajo la guarda y cuidado de otros parientes consanguíneos, amparándose para los procedimientos de este tipo los órganos de justicia, en la Instrucción 216/12 del Tribunal Supremo Popular y las indicaciones para la fiscalía, pero en esta oportunidad, se incluye como novedosa y muy importante, la responsabilidad de dar alimento y de velar por su normal desarrollo hasta tanto se susciten estas circunstancias.

En cuanto a procesos penales, se enriquece en este momento la inclusión del procedimiento de habeas corpus, o sea, del derecho ciudadano a que su detención fuera bajo las regulaciones que la ley establece, bajo órdenes judiciales, con la intervención de la defensa desde el inicio del proceso penal, inicio al que en esta Constitución no se hace referencia, pues nos remitiremos a otras normativas, teniendo en cuenta el carácter de reglas mínimas que tiene la Constitución, de que solo debe limitarse a trazar los principios, lo general, asimismo se incluye lo relativo al debido proceso en conformidad con las garantías de esos derechos que igual explicaba el profesor, que hasta la fecha, la legalidad y supremacía de su protección, estaba y está contemplado hasta que posteriormente se modifique, en la Ley de Procedimiento Penal.

Por eso, no pretendo con esta intervención, realizar influencia alguna sobre ningún ciudadano a votar por Si, pero explico mis razones, las razones de una joven jurista, revolucionaria, las razones que en definitivas tiene Cuba para acudir a tan importante momento, que este voto, esta reforma, me ha permitido ser parte de lo más trascendental de cualquier historia patria, porque esta es la historia de esta generación de cubanas y cubanos, por lo que nuestra principal misión es defender y no olvidar la historia de nuestra patria. Asimismo creo, a pesar de mi satisfacción personal porque vi varias de mis propuestas incluidas, que quien no corriera tal suerte como aquellos que defendieron el hecho de elevar la edad para el presidente de la República siempre que tuviera capacidad, sepa, que en cumplimiento los diputados de contribuir con la ciudadanía, haya sido el consenso de la mayoría bajo juicios lógicos bien defendidos, que este como quizás otros temas, se haya decidido mantener.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version