Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

FÁTIMA NUESTRA

7658 fatima pattersonAún no es el mediodía del miércoles 11 de enero. La noticia voló rauda desde La Habana, y prácticamente llegó aquí primero que a muchos otros receptores, incluso de la misma Capital. Entonces el periódico digital “Sierra Maestra” la insertó inmediatamente, como una “exclusiva”: la actriz santiaguera Fátima Patterson Patterson acababa de obtener el Premio Nacional de Teatro’2017.

Luego del noticiero nacional de TV de las 13:00 horas, debió “explotar” el teléfono en el modesto hogar de la también dramaturga. Por la noche, en la calle San Antonio, en el corazón del barrio de Los Hoyos, la sorprendimos, cuando ella bajó por la escalera y nos encontró en la sala de su casa:

“Este Premio es el reconocimiento a una vida de trabajo. Y muy importante: yo nunca me he movido de mi ciudad, por lo tanto es también un reconocimiento a la obra de Santiago de Cuba.

“Me llamó una señora que es maestra, llorando de la emoción, y salí y fui a su casa como a cuatro cuadras de aquí. ¿Y tú sabes por qué lo hice?, porque eso es muy hermoso. Yo siempre me he preciado de que Santiago me quiere mucho, y fui yo quien se emocionó cuando esa señora me dijo: ‘Yo te vi crecer, tú eres de mi barrio y eso es un orgullo para mí’.

IMG 1696“Después vine y me puse a pensar en tantas cosas… en mi madre que cuando tuve a mi hija y había que decidir qué hacer me dijo: ‘menos sentada en la casa, cualquier cosa’; y pensé en estos 47 años de trabajo, en el curso que pasé en la radio para iniciarme; me acordé de los compañeros que ya no están y que me ayudaron tanto… de Pomares, de Meneses, de Ramiro… de mi grupo que ha estado conmigo los últimos 25 años.

“En fin, este Premio es de mucha satisfacción pero también de mucho compromiso. Sabemos que estamos en un momento muy especial, de comprometimiento para seguir adelante en las batallas que nos quedan por librar.

“Estoy batallando porque yo quiero que ese Café Teatro Macubá, esa belleza de teatro, no pude tener menos de lo que se merece. Y requirió tanto trabajo que tiene que ser ahora algo especial… yo he estado batallando con todo, como he podido, para que no caiga en la rutina diaria y sea en verdad un lugar especial.”

IMG 1690Entre anécdotas y recuerdos, y varias interrupciones para atender llamadas de felicitaciones, transcurrió el tiempo disponible. Aún en la sala, al despedirnos, recalcó con énfasis en sus palabras: “Uno no lo sabe todo; hay que estar muy atento porque siempre se aprende algo nuevo... en la profesión, en la vida, y tener disposición.” 

FÁTIMA EN DOS TIEMPOS

Mientras transitaba por este barrio de gente alegre y locuaz, siempre en la acera o en la puerta del hogar, rememoraba 11 años atrás, en diciembre de 2005, una conversación similar con Fátima, y de aquella historia tan hermosa, al menos una versión es digna de reeditar. 

Los más longevos en Los Hoyos, dicen que debió llamarse Milagros. Y no están lejos de la verdad, porque Marcelina y Mario Patterson llevaban 14 años de casados, y la mujer no salía en estado.

Fue cuando en 1950 vino a Santiago de Cuba la Virgen de Fátima, y Marcelina se tiró en la calle y dijo que nunca había tenido hijos; que si le daba esa gracia y era varón, le pondría Fátimo; si era hembra, Fátima. El 6 de febrero de 1951, en Los Hoyos, nacía Fátima de la Caridad Patterson Patterson.

“Así es. Nací ese día y ese año... Soy hija de una ama de casa y de un músico.”

… Hablamos con la creadora de Ayé N'fumbi (Mundo de Muertos) o, simplemente, la inspiración del grupo Macubá. Fue una conversación abierta, adornada por la sonrisa franca y sincera, de la negra más hermosa y popular de Los Hoyos.

“Mi herencia es esa: el cariño de mi madre y la música de mi padre. Y una casa muy modesta, que siempre estaba llena de músicos y artistas, por donde pasaron Benny Moré, Rolando Laserie, Fernando Álvarez, Pacho Alonso... Mi padre fue músico de la orquesta de Mariano Mercerón… se suponía que yo fuera músico, porque estudiaba piano, pero no.

-- Entonces, ¿cuándo realmente Fátima se vincula al arte?

-- Salí embarazada, tuve a mi hija, y a partir de ese momento es que nace mi vinculación con el arte. Yo tengo los mismos años de profesión que los que tiene mi hija. Empecé en el ICR, en un curso de formación; hice novelas con Manuel Ángel Márquez; hice TV con gente como Félix Pérez, y ahí estuve, en la TV,  durante siete años, en Tele Rebelde...

Un día mágico para la actriz fue aquel cuando se encontró con gente también mágicas para el teatro: Rogelio Meneses, Pomares, Ramiro Herrero, Héctor Echemendía, Adolfo Gutkin, Augusto Blanca, María Eugenia García, Norah Hamze, Dagoberto Gaínza, una persona que ella admira muchísimo... Y Pomares le dijo '¿Por qué tú no haces teatro?'

IMG 1703-- Algo me faltaba y sentía que no estaba bien en la TV… Pero alguien que yo no quería mucho, que no estimaba, me manifestó por qué no debía irme de la televisión, y me contó de la fama y de la ventaja de ser conocida...  al otro día pedí la baja. Entonces transité por Cultura, por el Conjunto Dramático de Oriente. Estaba Meneses con su Macho y el Guanajo, y lo primero que hice fue sustituir a una actriz que estaba de licencia de maternidad. Era como desenmascararme en el teatro, porque la TV te protege. Así entré en este mundo del teatro, que me atrapó hasta hoy.”

-- ¿Han pasado muchas cosas en todo este tiempo?

“Muchísimas cosas. Recuerdo cuando Joel James estaba en el teatro, y Pomares… estaba en todo eso de la investigación del Teatro de Relaciones y yo entro en ese mundo cuando nacen las Noches Culturales de la Calle Heredia, el Festival del Caribe… vamos por las calles, por los barrios, a los montes para ver grupos como Barranca, los proyectos comunitarios que se hacían en El Tivolí, a la conga de Los Hoyos... y también empecé a escribir.

Escribí una obra que ha sido muy agradecida: Repique por Mafifa o la última campanera, que trata sobre la tocadora de campana de la conga de Los Hoyos. Es una recreación de su vida, un monodrama que pude hacer a partir de estar en el teatro…  y darme cuenta de muchas cosas y, sobre todo, darme cuenta de que no sabía nada, y de cuánto me benefició encontrarme con esta gente de experiencia que te mencioné. Les agradezco eternamente a hombres como Joel James, Raúl Pomares... ellos y otros me impulsaron a seguir, a hacer personajes en el Cabildo; vino Baroko, con Meneses; Mafifa me dio la satisfacción que brindan los premios por los textos, la actuación, la puesta en escena. Y con Meneses, por el lanzamiento de Barroco… en el Festival Internacional de Teatro de Camagüey, que obtiene el Gran Premio y soy reconocida con el Premio de la UNEAC.

HISTORIAL RESPETABLE

En sus más de cuatro décadas y media sobre las tablas, Fátima Patterson atesora un historial respetable, de trabajo y de reconocimientos. A saber:

Directora General del grupo Teatral Macubá, Actriz, dramaturga y directora artística; Miembro del Consejo Técnico Asesor de la Dirección Provincial de Cultura; Miembro del Consejo de Expertos de las Artes Escénicas; Miembro del Consejo Asesor de la Revista Tablas, de la Fundación Caguayo y de la Casa del Caribe; Premio Villanueva de la Crítica por “Mundo de muertos”; Integrante del Consejo Nacional de la UNEAC; Vanguardia Nacional por varios años; Distinción 23 de Agosto de la FMC, Distinción por la Cultura

Nacional, Sello del Laureado del Sindicato Nacional de la Cultura,    Placa José María Heredia, Placas 490, 495 y 500 aniversarios de la Fundación de Santiago de Cuba; Multipremiada en Festivales Culturales; Premio Iberoamericano a la Mujer Creadora en 2004, entregado por la Fundación Comunarte, en México; Medalla Raúl Gómez García y Placa Gertrudis Gómez de Avellaneda, de Camagüey; Fundadora del Festival del Caribe y de las Noches Culturales de la Calle  Heredia; Miembro de Honor de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y acreedora de las medallas por los aniversarios 25 y 30 de esa organización de artistas noveles, quienes ven en Fátima un paradigma.

-- Macubá es un vuelco en tu camino como artista

--… el Cabildo no es que se dividió, sino que se multiplicó… salen Calibán, Meneses con Palenque; el grupo Gestus con Ramiro Herrero, y salgo yo con Macubá… una manera de teatralizar bien cercana al Teatro de Relaciones, pero muy apegada a la cultura popular tradicional y, sobre todo, a los sistemas mágico-religiosos.

-- Seguramente, para ese momento ya tú te sientes dramaturga...

-- Alguien me dijo 'tú eres folclorista' y yo le respondí: 'yo lo que soy es una actriz que escribe'… me di cuenta de que tenía una pertenencia cultural, como clase, y la cultura popular tradicional me daba la vía para expresarlo… Los textos que se han puesto del 1992 para acá, que es cuando se funda Macubá (grupo multipremiado y con numerosas presentaciones en Italia, Inglaterra, Venezuela, Colombia, España), son proyectos que he pensado, que llevan mi estética. Y quizás un resumen durante el Festival Máscara de Caoba, con el Gran Premio por Ayé N'fumbi (Mundo de Muertos), con premios en puesta en escena, de actuación para actores que se han formado en el grupo, con nosotros y con Mateo Pazos, codirector en este espectáculo, y el Premio Villanueva (a la mejor puesta en escena en el país, en el año, también con Ayé N'fumbi), que entrega la Asociación de Críticos de la UNEAC.  

Después Fátima escribió y montó Mamarrachos, que tiene que ver con el Carnaval… Dice  que la obra aborda el tema desde la llegada del hombre africano que trajeron aquí, que tenía al tambor y la máscara como elementos de expresión, y la califica como una cultura de resistencia, porque en el tambor cargaban armas y con la máscara podían burlar la vigilancia y marchar hacia el monte insurrecto.

-- Después de “Mamarrachos” un descanso ¿no?

-- De ninguna manera. Seguimos entrenando, ensayando, ofreciendo funciones en centros de trabajo, dando clases en la escuela, formando a los nuevos actores. En 2004 comencé a dar clases a los alumnos… Me satisface ver cómo a estos muchachos de la Escuela de Nivel Medio de Teatro,  les gusta la materia que les imparto.  

--… ¿qué lugar ocupa en tu vida la familia?

-- Macubá es también mi proyecto de vida. Uno tiene, por ejemplo, la familia... Yo tengo a mi hija y a mi nieta que son mi proyecto de vida. Esas dos figuritas son mi pequeño núcleo, y en el otro lado del proyecto está Macubá… que quiere decir Madre Cuba, y yo defiendo eso. Le puse ese nombre para tener bien cercano ese símbolo y poderlo defender. Esa es mi Madre Cuba que yo defiendo, y defendiendo esa cosa pequeña, que es el grupo, defiendo la grande que es la Patria. Por eso es también mi proyecto de vida... y de sangre.

Cuando uno repasa el panorama de la danza, se percata de la fuerza que tiene esa manifestación  en Santiago de Cuba.

--… Nosotros tenemos unos maravillosos grupos de danza. Somos privilegiados, por el nivel impresionante de nuestra danza, lo que no tiene es suficiente promoción ni divulgación. Grupos como el Cutumba no te lo encuentras fácilmente; como el Folclórico de Oriente; el Kokoyé, con Juan Bautista, un bailador excelente; ahí tienes una figura como Eduardo Rivero, que a lo que le pone la mano... es como el Rey Midas: todo lo convierte en oro… En Santiago, la danza es como sublimación de las raíces de nuestro folclor... por eso yo me siento tan orgullosa de vivir en esta ciudad; por eso no me voy nunca de esta ciudad, así tenga contradicciones, así me sienta que en algún momento me maltraten, o pelee por algo. Tengo un sentido muy alto de pertenencia con mi ciudad, muy arraigado, y en el plano cultural y en cualquier otro, defiendo mucho a Santiago de Cuba, porque es una tierra donde se trabaja mucho y con amor, a veces solo por amor, sin recompensas. La gente santiaguera me atrae mucho, porque es diferente en muchas cosas a otras del país: tiene una forma de comportarse muy especial. Y aunque haya cambios lógicos por las épocas, en el fondo Santiago sigue siendo la misma, con esa manera peculiar de expresarse, de darse, de ver la vida de una manera muy especial. Y eso es muy importante para mí.

Quiero decirte que mis padres no eran santiagueros, eran de Holguín. Yo sí soy santiaguera rellolla… ellos vinieron muy jóvenes y se quedaron para siempre en esta ciudad que embruja… nosotros lo que tenemos que hacer es cuidarla mucho más.

-- ¿Te queda algo por hacer?

-- Me quedan muchas cosas por hacer. Pienso seguir estudiando y necesito seguir escribiendo... Y querer a la gente, porque cuando tú das amor, la gente se vuelve mejor... A veces la gente no es buena porque le falta el cariño de sus semejantes, y yo se lo quiero dar para que también me quieran, porque lo necesito.”

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@cip.enet.cu / Directora: Lic. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Traductora: Lic. Leyden Figueredo Portuondo / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version