Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Feliz reencuentro entre médico y paciente

De izquierda a derecha el Dr.Jose Illnait Ferrer evento PPG Santiago de Cuba2

Cuando el señor Orlando Duret Aguilera se enteró de que en el Complejo Cultural Heredia de la ciudad de Santiago de Cuba, se iba a realizar un singular evento sobre el PPG y las evidencias de su impacto en la salud de quienes lo consumen, la mente se le llenó de recuerdos y de sentimientos encontrados.


“Tenía que venir, sabía que lo iba a encontrar aquí, tenía el presentimiento”, dijo emocionado al ver al médico que estaba buscando. Se trataba del Dr. José Illnait Ferrer, miembro del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC) quien lo atendió en La Habana hace más de 20 años.

Orlando Duret Aguilera PPG Santiago de Cuba11
Según nos cuenta Orlando, el 25 de diciembre de 1989, sufrió un infarto en el que por poco le va la vida. El arduo trabajo de los profesionales de la salud que lo atendieron en esta provincia, hizo posible que saliera de la gravedad. No obstante, estos especialistas le recomendaron, al restablecerse mejor, viajar a la capital de nuestro país, para realizarse estudios más profundos.
“Ya en La Habana, el cardiólogo que me recibió, me explicó que estaban realizando una serie de investigaciones novedosas sobre un producto enteramente cubano y me propuso ser voluntario.
Le respondí que todo lo que fuera en beneficio de la salud, yo estaba dispuesto a intentarlo. Fue entonces cuando conocí al Dr. Illnait, que era uno de los encargados de hacer la investigación precisamente con el PPG; y bueno, aquí están los resultados”, comentó.
Al respecto, el Dr. Illnait, también encantado de ver que con el uso diario del Policosanol (nombre científico del PPG), su paciente no había tenido ningún otro problema cardiovascular, argumentó:
“Este hombre fue uno de los participantes en el primer ensayo clínico que hicimos en el CNIC, para ver la efectividad del PPG en pacientes con afecciones cardiovasculares, y yo fui uno de los que lo trató de conjunto con la Dra. Gladis Castaño. La alegría de verlo sano después de tanto tiempo es inmensa; de hecho, su alegría es poca comparada con la mía.
“Orlando es un ejemplo vivo del éxito de la medicina cubana y de nuestro trabajo como científicos; porque inicialmente, nosotros concebimos el medicamento para reducir el colesterol, y poco a poco nos hemos dado cuenta de que el Policosanol es un producto que va más allá de ese efecto.
“En alguna ocasión, un investigador extranjero dijo que el PPG era, además, un producto anti-aterogénico, capaz de prevenir la ateroesclerosis. En lo personal considero que todavía es un poquito más; porque favorece la salud en general, y tiene innumerables beneficios que, estoy seguro, aún no hemos determinado todos”.
Luego del abrazo, de las palabras de agradecimiento, y de alguna que otra lágrima, Orlando que hoy cuenta con 69 años, ofreció sus experiencias como consumidor del PPG:
“Este medicamento transformó mi vida; he tenido una recuperación total, mi presión es estable, normal. Tomo una tableta diariamente en las noches después de la comida, y ni la diabetes se me descompensa. Me siento bien, tengo más energía, hago una vida totalmente normal y hasta me siento joven”, finalizó.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@cip.enet.cu / Directora: Lic. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version