Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

“Comandante, cumplí. Me hice médico”

6 El Dr. Rivero CalzadoPor su labor de dirección en centros asistenciales, y hasta por coincidencias del destino, el Dr. Jesús Rivero Calzado tiene el orgullo de haber compartido varias veces con el Comandante en Jefe Fidel Castro. Fueron esos encuentros en situaciones muy diferentes pero de todos Rivero conserva recuerdos imborrables.

Luego de cerca de cuatro décadas como médico, Rivero cumplirá 71 años el venidero 28 de diciembre de 2017.

Su tránsito profesional por la Medicina lo comenzó en 1976 al graduarse y quedarse en el propio Hospital Ambrosio Grillo, en las afueras de Santiago de Cuba, donde había hecho el segmento final de la carrera. Después se hizo Especialista de Anestesiología y Reanimación, y cumplió misión en Argelia.

Casi toda la década de los 90 los consagra Rivero a su labor asistencial y de dirección en el “Ambrosio Grillo” y al final del período es también director del Hospital Provincial Saturnino Lora, hasta cerrar su etapa laboral, con la dirección de un Centro de Alta Tecnología en Mérida, Venezuela, hasta 2007.
A su regreso se jubila y actualmente es presidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC) “Julito Díaz”   agrupación que abarca tres de los cinco edificios de 18 plantas en la Avenida Garzón: Combate de Uvero, Cinco Palmas, y El Jigüe.

7 Fidel escucha el criterio del jardinero izquierdo Rivero CalzadoPero muchos años atrás, en 1964, el joven santiaguero Jesús Rivero Calzado era estudiante de secundaria básica y jardinero izquierdo del equipo Cuba de béisbol juvenil. Ese fue para el muchacho, un momento trascendental en su vida, en un escenario singular: el antiguo Estadio del Cerro, en La Habana, hoy Estadio Latinoamericano, sede de la VI Serie Mundial de Béisbol Juvenil.
Ocurre que el Comandante en Jefe invita a los imberbes del team Cuba a sostener un partido contra el equipo del Ministerio del Interior. La característica especial del encuentro es que en la nómina de los juveniles aparece el lanzador derecho Fidel Castro Ruz, quien vence a los del MININT con muy buen pitcheo y la ofensiva de sus compañeros.

El Líder cubano parece embullado y vuelve a invitar a los “juveniles” a otro partido, este contra el renombrado equipo del Hospital de Mazorra, dirigido por el Comandante Ordaz. Otra vez sube a la lomita el Jefe de la Revolución y obtiene el éxito. El médico ordena sus recuerdos:

“Como aún está en Cuba el equipo juvenil de pelota de Canadá, a Fidel se le ocurre la idea de ligar los peloteros de los dos países en dos conjuntos, para celebrar un partido en el Cerro. Y como en los dos juegos anteriores, esta vez yo fui también el jardinero izquierdo del team donde el lanzador es Fidel. Y volvió a ganar.
“En los tres encuentros al Comandante no le anotaron carreras limpias, y en este último partido le hicieron una sola anotación pero sucia, debido a que yo cometí un error en tiro a home, que no pudo capturar el receptor Evangelio Venero.

8 Fidel escoge el bate llevado por Rivero Calzado“Nunca se ha borrado de mi memoria, que cuando estábamos en el dogout, Fidel no paraba de alentar a quien estaba bateando, y cuando no hacía eso se dedicaba a hablar con cada uno de nosotros. A mí me dijo: ‘Muchacho, el deporte no es eterno; tú tienes que estudiar.’. Y después se lo fue señalando igualmente, a Agustín Marquetti, Fermín Laffita, Santiago Changa Mederos, Emilio Salgado, Vicente Díaz, Enrique Oduardo, Lázaro Santana, Jorgito Hernández, camagüeyano; Cordoví, Ángel Izquierdo, Eugellés, Abrahantes, Evangelio Venero, Orlando Coello, Santiaguito, utiliti matancero; Rafael González, Oscarito Romero, Jesús Linares y me falta un pitcher que no recuerdo el nombre; el manager era Roberto Ledo con Agustín Mayor y ‘Guanábana’ González como entrenadores. Con casi todos habló el Comandante. Siempre reiteraba: ‘El deporte pasa… ustedes tienen que prepararse’.
“Una vez ocupó el raifil. No era un juego público pero había invitados. En el que celebramos con los canadienses incluidos, estaban Raúl Castro, Figuerola, Vilma Espín… Cuando Fidel estaba en el raifil yo lo miraba y me decía qué estará pensando ahí él solito.

TREINTA AÑOS DESPUÉS…

Primero en su condición de Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular por el área que abarca el Distrito José Martí, Boniato, El Cobre… Fidel visitó el Hospital Ambrosio Grillo; luego vuelve a hacerlo pero es cuando la neuropatía epidémica.
“Le dije ‘Comandante, perdone que yo sé que Ud. está en un periplo por la zona como Diputado, pero quería recordarle que yo fui compañero suyo en el tope de béisbol con los canadienses juveniles’. Se me quedó mirando y me dijo: ‘Esos canadienses eran muy buenos… y, oye muchacho, ¿todavía tú te acuerdas de aquello?’

“Me puso la mano en el hombro y expresó:‘Vamos a ver la exposición de Medicina Verde de tu hospital’

La segunda visita del Líder al “Ambrosio Grillo” tiene lugar cuando el país se enfrenta a la neuropatía epidémica. Llegó al Hospital y protagonizó algo que para Rivero Calzado también es inolvidable:

“Fidel llegó al centro por la mañana. Yo tenía ingresados en diferentes salas a 150 pacientes, mujeres y hombres, con la neuropatía. Me acuerdo que era un Día de las Madres y el Comandante en Jefe saludó, le dio la mano y entrevistó uno por uno a cada paciente. No dejó de hablar con ninguno, y a las madres las felicitaba. ¡150! Increíble. Del hospital se fue por la tarde, y en la noche, en otro escenario, nos reunimos con él para analizar los tratamientos que estábamos aplicando. En un momento de la reunión Fidel nos dice: ‘Compañeros, para venir a conversar con Uds. he tenido que revisar 100 bibliografías sobre neuropatía epidémica’.

Según reconoce el Dr. Rivero, los encuentros con Fidel “te llenan de optimismo, te llenan de deseos de seguir avanzando, y te levantan la autoestima; aunque tú no hables, aunque lo veas de lejos eso solo te levanta como revolucionario. Él ahora no está físicamente pero yo lo sigo viendo como una inspiración. Y cuando en “Grillo” le recordé lo de la pelota, implícitamente le estaba diciendo: Comandante, cumplí. Me hice médico.”

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version