Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Educación para prevenir el cáncer de piel

Dra. Natacha López Pupo. Programa de Cáncer de Piel Santiago de Cuba1

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano; es la que nos protege frente al calor, la luz solar, las lesiones y las infecciones. También ayuda a controlar la temperatura del cuerpo y almacena agua y grasa.


Pero como todo órgano, la piel se puede enfermar, y una de las afecciones más frecuentes en Cuba, es precisamente el cáncer de piel. Este, por lo general, se forma en la parte más expuesta a los rayos ultravioletas, aunque puede presentarse en cualquier parte del cuerpo.
Se dice que la enfermedad está muy relacionada con el cambio climático, ya que estas radiaciones son cada vez más intensas; además, el aumento de vida de la población tiene una gran incidencia porque este cáncer suele aparecer después de los 50 años.
La Dra. Natacha López Pupo, Coordinadora Provincial del Programa de Cáncer de Piel en Santiago de Cuba, comentó que en 2016 nuestro país patentizó con el nombre de Heberferón, un medicamento creado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), el cual ha tenido excelentes resultados en el tratamiento a dicha afección.
“Sabemos que la incidencia de cáncer de piel cada vez es mayor, y el carcinoma basocelular es el que tiene más incidencia a nivel mundial, en el país y en esta provincia. A pesar de que el territorio santiaguero no es de los más afectados, porque predominan los fototipos cutáneos 4, 5, y 6, o sea, las personas que tienen el color de la piel un poquito más oscura, no están exentas de este problema.
“El carcinoma basocelular ocupa el primer lugar dentro de los cáncer de piel. Tiene varias formas clínicas y es el de menor malignidad, por decirlo de algún modo; pero si no tomamos una conducta adecuada de forma rápida, puede ser localmente invasivo provocando deformidades en los sitios más expuestos al sol, como la cara, el cuero cabelludo, las orejas, los brazos, etc.
“Es bueno señalar que dentro de los tratamientos para el cáncer de piel están los quirúrgicos y los no quirúrgicos; y el primero sigue siendo la principal arma, siempre que se pueda realizar una cirugía adecuada, donde se produzca una recepción completa del tumor.
“Ahora, dentro de los tratamientos no quirúrgicos aparece la vacuna del Heberferón, que se puede realizar antes de la operación ayudando a reducir la masa cuando el tumor es muy grande; o posquirúrgico, por si quedara alguna parte de tumor, y evitando las recidivas”, dijo la Dra. Natacha López Pupo; y sobre el fármaco cubano argumentó:
“Los carcinomas basocelulares se presentan fundamentalmente en la cara. Una cirugía amplia, pudiera provocar una deformidad en el rostro del paciente y ahí es que desempeña un papel primordial la vacuna, ya que permite la reducción o eliminación completa del tumor, cuidando mucho la estética de la persona, y su estado anímico de paso.
“El Heberferón tiene efectos secundarios, efectos adversos; pero estos ocurren en el transcurso de la vacuna y son leves: fiebres, malestar general, anorexia, porque la persona puede perder un poquito el apetito, dolores articulares y musculares... Y luego de haber concluido el ciclo, los efectos desaparecen. Es bueno aclarar que este medicamento se inyecta tres veces a la semana durante tres semanas.”
El cáncer de piel implica un daño acumulativo, o sea, no es el sol recibido de ayer ni de la semana o el mes pasado; es el sol de todo un cúmulo de años que viene a aparecer al cabo del tiempo. Y como la medicina de nuestro país es preventiva, es fundamental educar a la población respecto al resguardo ante los rayos ultravioletas para evitar la aparición de procesos malignos como este.
“Lo más importante es la fotoprotección. Nosotros quizás vamos a otras provincias como Holguín y Camagüey, y vemos a las personas que se protegen con sus pamelas, sus sombrillas, sus camisas de mangas largas..., pues nosotros también debemos hacerlo, eliminar las salidas en los horarios de mayor incidencia de la radiación solar, entre las nueve de la mañana y hasta las tres de la tarde.
“Usar los protectores solares que se están vendiendo en nuestras redes comerciales y a los que a veces no le damos mucha importancia. Y hay que comenzar desde las primeras edades de la vida, desde el niño que no debemos llevar a la playa teniendo menos de un año de edad, y si lo llevamos, no bañarlo cuando los rayos del astro rey son mayores.
“Otra cosa, antes de usar los mencionados protectores debemos acudir a un dermatólogo. Estos especialistas se encuentran en todas las áreas de salud, y son quienes nos dirán, según nuestro fototipo de piel cuál es el más conveniente.
“Debemos tener en cuenta que las personas de piel muy blanca tienen que protegerse el doble que el resto, porque la mayor incidencia de este cáncer se encuentra en los fototipos cutáneos 1, 2 y 3, que son aquellas personas que no se broncean, siempre se van a quemar”, expresó la especialista.
Mientras las pieles son más oscuras existen menos probabilidades de padecer el carcinoma basocelular, pero cuidado... existen varios casos. Eso se debe también a las ocupaciones: las personas que están expuestas durante mucho tiempo al sol por su trabajo, dígase los marineros, los trabajadores cañeros, agrícolas..., y que no tienen protección, están en riesgo de padecerlo.
De tal manera, ante cualquier mancha en la piel, el surgimiento de un nuevo lunar, el crecimiento de estos, o cualquier lesión cutánea sospechosa, hay que acudir al dermatólogo en aras de descartar este cáncer, o bien diagnosticarlo y tratarlo. Recuerde que a tiempo, siempre se gana tiempo.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@cip.enet.cu / Directora: Lic. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version