Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Un hogar diferente

hogar4

Hace unos días visitamos un hogar santiaguero ubicado en Calle 6 del reparto Vista Alegre, # 304, entre 11 y 13; una de las tantas viviendas suntuosas del otrora barrio de la aristocracia.


Muy pocos imaginan que en ese inmueble inmenso de grande, que atrae por el cuidado de sus áreas verdes, sus muros decorados con pinturas que recrean cuentos infantiles y un confort, mobiliario, vituallas de todo tipo y una limpieza impecable, viven siete niños que no sobrepasan los seis años.
Ellos, son los moradores de ese hogar que muchos lo llaman con el mote de La Casita, donde al amparo de las 25 trabajadoras del lugar reciben todo el amor, la comprensión, preocupación, educación e instrucción, además del desvelo, pues por diversas razones la vida les ha impuesto crecen en este hogar de niños sin amparo filial. La Casita es un lugar donde todos forman una gran familia.
Quienes han tenido la oportunidad de visitar uno de estos hogares, quedan marcados para toda la vida, apenas se dan los primeros pasos dentro de esa casa, tropieza con la rutina de cualquier hogar santiaguero, unos juegan, otros hacen sus deberes, otros cumplen con su horario de aseo personal.

hogar3
Conversando con su directora, Isabel López Albear, nos dice: “Aquí los días pasan igual que en casa, los levantamos, para el aseo, desayunan, los más pequeños son llevados al círculo infantil y a la escuela, a estos últimos se les prepara su merienda igual que como hacemos con nuestros hijos.
“¿Sí se enferman? Los llevamos al médico, le compramos las medicinas y se les hace el tratamiento, en caso de ingreso se preparan las condiciones y los cuidamos, nos quedamos en el hospital, es decir todo funciona como en casa, le repito.
“¿Qué sucede los fines de semana y en las vacaciones? Bueno hay que decir que para la recreación a ellos se les asignan 50.00 pesos mensuales para los más pequeños y si hay hermanos que pasan de los cinco años que se quedan en el hogar por un tiempo para que continúen juntos, se les fijan 100.00, lo que nos permite llevarlos a la playa, al coppelia, al zoológico, se le compran confituras en los paseos. Nosotros tratamos de llenar el vacío que tienen.
“Con el vestuario ocurre algo parecido, se compra en divisa, para eso anualmente ellos reciben 150.00 dólares, además, muchas personas colaboran con nosotros y les hacen donativos de diferentes prendas de vestir”.

hogar1
Esos pequeños a los que la vida les jugó una mala pasada y carecen el amor paterno y materno, encuentran en sus madres sustitutas mucho amor. Cuando hablas cualquiera de ellas se ve y se siente de que ellas acogen a esos pequeños como sus propios hijos, y se percibe que sufren, lloran y se preocupan cuando alguno de ellos tiene algo, llegan a conocerlos tanto que si uno se aparta del grupo y su comportamiento es diferente al de todos los días, ya están tratando se saber que le está ocurriendo.
Las madres sustitutas hablan de su quehacer para hacerlos felices
“Somos una gran familia, siempre estamos pensando en ellos, vivimos momentos muy difíciles y tristes, algunos llegan muy pequeñitos, por ejemplo, las mellizas cumplieron los dos años aquí el pasado 2 de diciembre.
“Los niños permanecen en la casita de 0 a 6 años, de ahí van para hogares infantiles y algunos a la enseñanza especial, otros se reinsertan a su seno familiar; para nosotras, después de haber pasado años con ellos, la separación no es nada fácil de veras que sufrimos mucho y para los pequeños ni hablar, nunca quisiéramos que llegara ese momento”.
La mayoría de las trabajadoras, incluida la directora se les hace difícil relatar las fuertes emociones que viven, como dicen ellas, ‘en esta casa que es su casa y los nenes son como su propia familia’; ellas comienzan la conversación muy locuaces y con fluidez, pero cuando van pasando los minutos la voz se vuelve temblorosa, entrecortada y las lágrimas corren por sus mejillas y se les hace imposible disimular el amor que sienten por los ‘peques’ y el dolor que las embarga al saberlos víctimas de la incomprensión, el desamor y otras causas por las que atraviesa su seno familiar.

hogar7
Entonces, no podía ser otro el día que el pasado domingo para compartir con esos bebes, que recibieron en su ‘Casa’ a los representantes del Distrito 4 de la Alimentaria, a la secretaria del Buró Sindical del ramo y a los trabajadores de la panadería Baraguá para celebrar un cumpleaños colectivo, en el que no faltaron las golosinas, el pastel de cumpleaños y las fotos.
Esos príncipes enanos bailaron con los acordes de la música infantil, degustaron las golosinas y pasaron una mañana muy feliz como la merecen los que saben querer.
Este hogar de niños sin amparo filial se inauguró el 14 de junio de 1992, en saludo al natalicio de Antonio Maceo y Ernesto Che Guevara.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version