Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Hasta el último día de sus 83 años el Dr. Carlos Miyares habló de cómo ser mejor médico

Dr. Carlos Miyares el primero de la izquierdaLleno de sueños y de ímpetu por hacer y ayudar, llegó hace 55 años al Hospital Militar Dr. Joaquín Castillo Duany, en esta ciudad, un joven médico: el Dr. Carlos Miyares Rodríguez. Hacía solo meses de su graduación en la Escuela de Medicina de la Universidad de La Habana. Traía, además, el aval de una trayectoria relevante en la lucha insurreccional contra la tiranía de Fulgencio Batista.

El Hospital Militar había comenzado a prestar servicios exactamente el 7 de enero de 1963, y Carlos fue uno de sus fundadores y el primer instructor no graduado, de la propedéutica clínica y la semiología.

Entonces, la figura de Miyares Rodríguez comenzó a ser familiar en  aquel sitio a orillas de la bahía de la ciudad, cuya construcción para Hospital Naval, con una arquitectura similar al de la Base Naval norteamericana de Caimanera, había dejado a medias el régimen batistiano.

Con el paso del tiempo, aumentó el protagonismo del médico en las salas, los departamentos y los pasillos del “Militar” santiaguero, un centro emblemático en la medicina cubana en general y oriental en particular.

Carlos y otros como él, eran el reflejo de la visión que tenía la población de ese hospital: en verdad, nunca ha sido solo para militares pues conserva desde su apertura, un vínculo estrechísimo con el segmento civil de su entorno.

Para quienes frecuentaban al “Castillo Duany”, es parte del recuerdo la forma dinámica de Miyares siempre presto a servir. Incluso para algunos, era un tanto nervioso cuando algo no marchaba como estaba previsto. 

Este 2018 es de doble aniversario: del “Militar” y el de Carlos, con 55 años a favor de la salud del pueblo y las fuerzas armadas que son la misma cosa. Sin embargo, la muerte de Miyares el pasado febrero, tronchó una existencia consagrada hasta el final, a la Medicina, al prójimo, y ante todo: a la Revolución.

De un relato nunca publicado de este destacado profesional, son estos fragmentos:

“Nací aquí en Santiago de Cuba, en una familia pobre y numerosa; estudié en el Colegio Juan Bautista Sagarra, por la generosidad del director, Francisco Ibarra, amigo de mi padre. Luego estuve en el Instituto de Segunda Enseñanza.

“Recuerdo que el 10 de marzo de 1952 aún era estudiante del Instituto y participé en la manifestación que espontáneamente se produjo por el golpe de Estado de Batista. Fuimos hasta la Plaza de Marte con el ánimo de defender la Constitución pero a las tres de la tarde se rindió el Cuartel Moncada.”

El Dr. Miyares en el balneario de Punta Gorda cerca de la estatua del inolvidable Frank País García uno de los dirigentes del Movimiento Revolucionario 26 de Julio en la lucha contra Fulgencio BatistaMiyares comenzó a estudiar Medicina en La Habana, en septiembre de 1952; enseguida se incorpora a la FEU y a la lucha estudiantil; participa en manifestaciones y en actos contra el Gobierno, y después del asalto al Cuartel Moncada ingresa al Movimiento 26 de Julio, bajo las órdenes de Gerardo Abreu (Fontán); con la FEU participa en actos de repudio a la tiranía y en enero de 1956, en Santiago de Cuba, hace lo mismo junto a Arturo Duque de Estrada; en La Habana se une al Directorio Estudiantil con José A. Echeverría al frente.

“Después de la última manifestación estudiantil el 27 de noviembre de 1956 se me ordena acuartelarme en un edificio del Vedado, entre 21 y 23, y allí permanezco mientras se produce el desembarco del Granma. La idea que me informan luego, era atacar la Motorizada de La Habana. En el edificio estuve con los doctores Menchaca y González Capote, y el presidente de la FEU en la Escuela de Medicina, Omar Fernández. Entre el 7 y 9 de diciembre fuimos desmovilizados.”

Desde febrero de 1957 Miyares se ve precisado a exiliarse en Estados Unidos, donde continúa en el M-26-7 bajo las órdenes de Llanusa.

“Regreso el 1. de enero de 1959 y me incorporo a la PNR en la 8va. Estación y en el Hospital de la PNR, en Carlos III; también estuve en el ‘Calixto García’ y continúo la carrera de Medicina; apoyé la atención a los heridos por el sabotaje al barco ‘La Coubre’, y cuando la Crisis de Octubre fui designado Jefe de Servicios Médicos en una División ubicada en el Mariel.

“Me gradué como médico en 1963 y soy designado en el Plan Santiago para el Hospital Militar Joaquín Castillo Duany; también, participo activamente en los grupos de apoyo a la LCB (Lucha Contra Bandidos) en zonas montañosas del país.”

Como médico, Miyares ocupa varias responsabilidades en el “Castillo Duany”: jefe del Departamento de Medicina, Subdirector… y a la vez es incesante en la superación: especialista en 1970; fundador de la Facultad No. 2 del Instituto Superior de Ciencias Médicas, hoy Universidad de Ciencias Médicas en Santiago de Cuba; profesor auxiliar en 1977, especialista en Pedagogía en la Educación Superior en 1984, y de ese año a 1986 cumple misión internacionalista en Etiopía; en 1988 integra el grupo de búsqueda del hoy Héroe de la República de Cuba, Orlando Cardoso Villavicencio.

De vuelta a Cuba, Carlos Miyares es Presidente del Consejo Médico Asesor, del Consejo de Garantía de Calidad, Responsable del Departamento de Epidemiología Clínica.

A punto de cerrar el siglo XX, en 1999, Miyares se jubila pero se mantiene ofreciendo consultas; también, apoya metodológicamente sin remuneración alguna.

Fiel a su profesión y durante otros 15 años, Carlos al margen de las consultas lleva adelante dos temas de investigación sobre la relación médico-paciente y la Medicina en el capitalismo.

Difícil resumir en pocas líneas, los títulos profesionales y las condecoraciones y reconocimientos que atesoró el Dr. Miyares Rodríguez a lo largo de su vida. En apretada síntesis solo decir que alcanzó varios títulos como profesor y especialista, entre estos  auxiliar y consultante del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Ministerio de Educación Superior; especialista en Pedagogía, miembro numerario y titular de la Sociedad Cubana de Medicina Interna…

Que recibió numerosas medallas por aniversarios de las FAR, por ser Combatiente de la Lucha Clandestina; la de Servicio Distinguido y la de años de servicio en las FAR; por ser Vanguardia FAR; la “Piti Fajardo”; la de combatiente de la LCB; la 60. aniversario de la Revolución, la de Combatiente Internacionalista; Medalla de la Fraternidad Combativa; las medallas por la Victoria Cuba-Etiopía.

La segunda esposa del médico, Marta Miriam Pino Céspedes, puso mucho empeño en este aniversario 55 del inicio del galeno y profesor del “Militar”; también, Germania Quintana, la primera esposa, y Sochi y Katia Miyares Quintana, las hijas; los nietos Adalberto Carlos y Daria, y Danae y Lisbeth. Ellos, en conjunto, representan al resto de los familiares, alumnos, vecinos, compañeros, profesores, amistades del Dr. Carlos Miyares Rodríguez, quien hasta el último día de sus 83 años seguía hablando de los modos de ser cada vez mejor médico.  

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version