Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

DE PAZ ES MI UNIVERSO

Magdalena desfile2Quizás usted la haya visto alguna vez recitando una décima, un poema, exponiendo sus creaciones manuales; siempre en desfiles, marchas, concentraciones populares, o simplemente cumpliendo con las tareas del trabajo, el hogar, la comunidad.


Es para muchos una empírica poetisa que se premia de hacerlo bien, para otros una atrevida novata con manos de ángel, que hace realidad todo lo que sueña. Su nombre: María Magdalena Cabrera Zamora.
Cuenta que nació el 9 de febrero de 1967 en Palma Soriano, “pasé mi niñez en Contramaestre. Laguna Blanca, en la zona de Cascajal, para entonces no había corriente eléctrica; mi papá y abuelo fueron agricultores, por eso caminé surcos enfangados cerca de los bueyes, conozco bien la vida del campo y aprecio mucho el arduo trabajo del campesino.
“Papá contaba que abastecía de alimentos el Campamento Limoncito en la Sierra, y los esbirros de Batista lo buscaban para asesinarlo, le quemaron su casa y su tienda; mamá relataba las horrendas historias de muerte, pobreza y discriminación antes del triunfo revolucionario; quizás porque mis padres vivieron en carne propia los desmanes de una Cuba antes de enero de 1959, es que amo todas las conquistas logradas por Fidel, y los que lucharon por esta hermosa libertad que hoy disfrutamos y debemos defender.
“Recuerdo que no era como las otras niñas, no tenía fuerzas para ir a la escuela, caminar ni jugar; siempre estaba enferma, de ahí que en primer grado me asignaran a la maestra Amaralis para que me impartiera las clases en el hogar. En el Pediátrico Infantil Sur -la conocida Colonia Española- fui atendida por excelentes especialistas durante largos años, y mi vida cambió; pero nunca olvidé las palabras de mi madre que a diario daba gracias a Fidel y a la Revolución, porque de no existir, su hija jamás se hubiera salvado.
“Por suerte la pequeña frágil se impuso a la vida y sus retos, mamá siempre decía '¡Cómo imaginar que ibas a lograr un título universitario, y menos que te ganaras una casa en la construcción, dando pico y pala!'; lo cierto es que crecí en cuerpo y alma, comencé a escribir décimas, poemas, y hallé otra manera de aportar y defender nuestras raíces, el legado de Fidel desde el arte y la cultura, desde el amor y el humor; así encontré la estrella que ilumina...
Te agradezco Fidel/ las semillas de tus manos,/
la vida de mi mamá,/ la tierra de mi papá,/
Título de Oro que gano./
Mi hogar, la luz de mi hermano/
sometido a operación/ Gratuita del corazón:/
¡Gracias querido Fidel/ Por darle al mundo tu miel,/
y forjar Revolución!
“Soy afortunada por ser colaboradora del periódico humorístico Palante, allí me seleccionaron entre los cincuenta Grandes Partos Decimísticos de Cuba; mi lira ha quedado en las páginas de este semanario, del mensuario Turquino, en la web de Cubadebate y Cuba Ala Décima; ese es mi gran tesoro.
“Sin pretenderlo me he convertido en decimista habitual de la Peña Científico Cultural Desempolvando, del Archivo Histórico Provincial -gratitud al maestro Pini, Bestard y a mi madre-, y mis poemas se han escuchado en la Mesa Redonda, en Tele Turquino y por las emisoras de radio; también en actos públicos que acontecen en la ciudad, mi verso está presente.
Con pulpas del Guayabero,/ trazo el verso divertido,/
yo quiero endulzar el oído/ al archipiélago entero./
“Sierra Maestra” cantero/ para honrar la Patria mía;/
“Palante” me alumbra el día/ y el Profesor Espinosa,/
“Cuba Ala Décima”: es rosa/ De mi crochet y poesía.
magdalena3“Luego fueron llegando reconocimientos y premios, en 2016 el primer lugar provincial en los Concursos “Fidel, 90 Razones para Seguir Amando” y “56 Años Conquistando el Futuro” y en el 2017, Segundo Lugar Nacional en el Concurso Frank País, con poesías a Fidel.
“A puro Corazón y sin conocimientos de dibujos, me adentré en el mundo de las artes manuales; para homenajear a mi Comandante de otra manera, tejí a crochet una de sus fotos emblemáticas con la mochila en la Sierra Maestra, también las palomas y el monolito que atesora sus cenizas, mi muestra incluye imágenes del Che, Martí, Vilma, la bandera cubana, del 26 de Julio, y otros símbolos patrios.
“Es inexplicable la emoción que siento cada vez que termino un trabajo al que le dedico horas y horas; a veces hasta la madrugada me sorprende entre agujetas, hilos y papeles que hacen volar mi imaginación.
“He realizado diversas exposiciones de manualidades y poesía representando a la FMC y a la Universidad de Oriente -que es mi centro de trabajo- les agradezco mucho su apoyo, pues me han dado la posibilidad de desarrollar y mostrar mis cualidades artísticas desde mi profesión; soy graduada de Licenciatura en Estudios Socioculturales y laboro como informática.
“Amigos, familiares y compañeros de trabajo saben que desde la muerte de Fidel voy en fechas conmemorativas al cementerio Santa Ifigenia a llevarle flores. Con su partida mi dolor fue tan grande que no hallaba manera de calmarme; le vi siempre como el padre supremo, en mi hogar aprendí que todo lo que poseíamos era gracias a él, entonces empecé a sosegar mi añoranza visitando el monolito, llevo mis flores los 25 de noviembre, el Día de los Padres, los 14 de febrero, 1.º de Mayo, 13 de agosto y el 4 de diciembre; le declamo décimas, versos que expresan la voz de millones de agradecidos y en silencio le cuento de mis penas y alegrías. Cofradía que me hace salir fortalecida.
En cada plaza cubana,/ vas en la primera fila,/
y contemplan tus pupilas/
A este pueblo que se hermana./
Tu convicción se desgrana/ como aguacero de mayo;/
y al cantío del buen gallo/ Fidel, despierto prosigue:/ ¡Vemos que en la marcha sigue/ al galope, tu caballo!
magdalena4“Soy amante de la justicia, adoro a mi tierra mambisa, también al humor sano, a mis vecinos, a los leales amigos de todas partes, a la Universidad de Oriente, y a mis hijos -no biológicos- Janet y Nani, sobrinos; la vida no me premió con el don de la maternidad, pero sí me dio vocación para amar a la naturaleza; Verduguito o Niño, era mi perrito que murió hace solo unos meses y al que adoré como un miembro más de la familia. A la mano siempre tengo el remedio para curar dolencias o hacer un buen cocimiento con hierbas de mi pequeno jardín. Ayudar me hace feliz. Esa es mi vida, solo de amor y paz es mi universo”.
Un amigo holguinero, Elvis Hugo, también poeta, resumió en décimas a esta mujer cubana, que se premia de ser una de nuestras más fieles lectoras, incansable colaboradora y eterna fidelista: María Magdalena Cabrera Zamora.
Me sorprende el ágil viento/
Cuando su arduo viaje emprende/
y mucho más me sorprende/ la poetisa y su talento/
Estrella del firmamento/ en el firmamento brilla/
va sembrando la semilla/ de la cultura y la paz,/
me sorprende por capaz,/ por humana y por sencilla.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version