Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Los animales afectivos en Santiago de Cuba (I)

Los animales agradecen el cuidado sierra maestra grupo salba santiago de cubaNo soy callejero: fui abandonado



Una inversión de la Empresa Integral Agropecuaria UEB Caney para este año, comprende la restauración de las oficinas de la entidad ubicada en San Francisco entre Calvario y Reloj, a fin de convertirla en instalación especializada, y el traslado de la Clínica Veterinaria 26 de Julio, ubicada en la misma cuadra, cuyas condiciones de deterioro vienen preocupando a la población desde hace más de un lustro.
Al nuevo local se le colocó un techo de tejas de cinc, se le levantaron divisiones y se acondicionaron varios espacios para el tratamiento de las mascotas, declaró Evie Riera, técnica de obra. Las salas contarán con paredes y mesetas enchapadas con losas, imprescindibles para mantener la higiene, así como lavamanos y desagües.
Pero, ¿por qué era tan necesaria esta inversión? ¿Por qué se permitió que la Clínica 26 de Julio se deteriorara hasta tal punto? ¿Contó el sitio en algún momento con las condiciones necesarias para brindar la mejor atención a las mascotas santiagueras? ¿Cuál es la situación general de los animales afectivos en nuestra ciudad? ¿Existe algún marco legal para proteger a los animales en Cuba? Sierra Maestra investigó acerca del tema.
El caso Dodi


Dodi lucha por su vida tras ser atropellado sierra maestra santiago de cubaLa Clínica Veterinaria 26 de Julio, más conocida como “la de San Francisco” cuenta con una extensa trayectoria atendiendo a mascotas. Por ser una de las más conocidas y visitadas, hasta allí se dirigió Sierra Maestra, y dialogó con un destacado especialista de la institución: el Dr. José Miguel Barroso Creagh.
Mientras realizábamos esta entrevista, llegó a la consulta del Dr. Barroso un caso de emergencia. Dodi, un perrito Salchicha de cinco años, ha sido atropellado delante de su dueño por una camioneta que intentaba parquear. El propio chofer lo llevó a la Clínica, pero las heridas del can son graves. La piel de una de las extremidades traseras, de los genitales y de parte del vientre de Dodi han sido desprendidas del músculo, que también sufrió daños, y el animalito perdió bastante sangre.
Norberto Gómez Rodríguez, su dueño, apuesta por salvarlo a pesar de su estado crítico. “Los animales son seres vivos que necesitan protección”, declara. “Las personas deberían estar obligadas a protegerlos, por ley. No sé si existe una forma de responsabilizar al chofer que atropelló a mi perro, pero debería. Porque lo vieron, pudo frenar, pero decidió esquivarlo y aquí está”.
La complicada cirugía, se extiende durante casi dos horas.
El veterinario, con amplia experiencia en trabajos de este tipo, cose las delicadas lesiones de Dodi. “Esto no es nada en absoluto en comparación con las peleas de perros. Aquí recibimos animales en peor estado, tendrían que verlos. Eso es una crueldad”. Ante la insistencia de varias personas en aplicar una ley para la protección animal en Cuba, Barroso declara que “tiene que haber un sistema de sanciones para los que maltratan a los animales, no serviría de nada solo decir 'no se deben maltratar'. Sin un sistema de sanciones no funcionaría. Esto debe amparar a los equinos, que son en estos momentos los más maltratados”.

Guapo y Geovanis


Geovanis La Rosa Delgado dueño de Guapo santiago de cuba sierra maestraDesde la puerta de la Clínica, somos capturados por la insistente mirada de Guapo, un paciente de dos años. Su dueño, Geovanis La Rosa Delgado, de 73 años, lo trae por un caso de parásitos. Mientras esperan su turno, nos comenta acerca de la relación con sus mascotas. “El problema radica en el desconocimiento, pero también en las necesidades que vive la gente: a veces no es posible darles a las mascotas la vida que se merecen. Hay que buscarles alimentos, que también deben ser adecuados para ellos, y otras cosas”.
Sin embargo, en sitios como la Casa de las Mascotas (sito en Enramadas y Reloj), o el puesto de venta de objetos para mascotas dentro de la Feria de Artesanías Art decó (Enramadas entre Gallo y Peralejo), abiertos hace poco tiempo, puede encontrarse un surtido de implementos necesarios para criar a los animales afectivos. Geovanis sonríe. “Y también son carísimos. Muchas personas no pueden pagar esas cosas. En Cuba ahora mismo, la mayoría no tiene condiciones para cuidar una mascota como se debe. Entonces las abandonan. En el camino desde la Universidad de Oriente hasta el centro de la ciudad, por Cuabitas, solo por ponerte un ejemplo, vi hasta 15 perros en la calle”.
Ernesto Martínez Abreu trabaja como cuentapropista en la venta de implementos para mascotas. Nos da una explicación de los precios de sus mercancías: “se nos prometió un mercado donde podríamos comprar de forma lícita estas cosas, a buenos precios y con comprobantes que demostraran su legalidad ante inspecciones. Eso nos lo deben aún. Por tanto, lo que vendemos es en parte importado. Uno intenta ponerlas a precios asequibles para el pueblo, pero a veces los costos y las ganancias no dan la cuenta.
“La vida de las mascotas ha mejorado indudablemente desde que se crearon este tipo de locales”, comenta Ernesto Martín Garcés, empleado del punto de venta de la Feria Art decó, “pero sigue existiendo poca publicidad y hay un desconocimiento en la población”.

La ayuda


La mirada insistente de un perrito nos atrapa sierra maestra santiago de cubaTestigo de lo antes dicho es Keila Serrano, clienta habitual de la Clínica. Esta amante de las mascotas tiene posibilidades de viajar, y continuamente se esfuerza por traerle a la Clínica algunos recursos que encuentra en otras tierras. Sin embargo, las distintas Aduanas no son de la misma opinión, y le bloquean el paso constantemente. Keila cree que debería existir un mejor sistema para que las personas naturales interesadas en hacer donaciones o buscar recursos para ayudar a los veterinarios, pudieran hacerlo sin ser restringidos.
Esa misma opinión la tienen Valentina Villami y Bianca Clemont, ambas turistas italianas, quienes se encontraban en la Clínica ayudando a un canino cubano al que encontraron en la calle. Con su español más que aceptable, Valentina nos comenta que decidieron hacer una buena acción, porque “él es un sobreviviente. Con un buen tratamiento y un hogar, va a estar bien. Las personas tienen mucho miedo a la sarna, porque no conocen del tema. La sarna puede curarse si se trata al principio”. El perrito será dejado en alguna casa cubana que lo acepte, y contará con la ayuda de sus “madrinas” italianas, quienes cubrirán su tratamiento y todas sus necesidades.
Regresamos junto a Dodi, quien increíblemente sobrevivió a la cirugía, aunque su pronóstico es reservado. El Dr. Barroso comenta que en Santiago no hay en estos momentos una Asociación o Sociedad que se encargue de ayudar a los animales afectivos, como sucede en otros territorios del país. Y esto, a su entender, es parte del problema.
En nuestras averiguaciones conocimos que en Santiago de Cuba existe, y ya está trabajando.

Santiagueros por el Bienestar Animal (Grupo SALBA)


Grupo SALBA santiago de cubaSALBA fue creado en mayo por un grupo de seis jóvenes interesados en la protección animal. Se reúnen cada sábado a las 5:00 p.m. en el parque Abel Santamaría, pues no tienen sede. No han sido oficializados de ninguna forma, aunque están realizando las gestiones para ello. Desgraciadamente, aún no han encontrado un abogado que los represente, para darle un carácter legal a sus estatutos.
El grupo realiza distintas tareas, que van desde rescatar animales abandonados hasta dar talleres en las escuelas para crear conciencia. Tienen un momento cada 15 días en el programa Buenas tardes, Santiago, de Radio Mambí, y están buscando un espacio similar en Tele Turquino. No cobran absolutamente nada por su labor, en cambio, gastan recursos propios. Y no son pocos los problemas a los que se enfrentan.
Grupo SALBA trabaja en las escuelas santiago de cubaRoxana Domínguez Franco y Yoanna Palma Martínez, miembros del grupo, nos comentan que “el acceso a los medicamentos es un desastre, a veces hay que darles pastillas para personas, y hasta esas son difíciles de encontrar. No podemos promover una campaña de esterilización incluso con nuestros propios medios, porque no hay recursos como la anestesia. Pero en ocasiones no es tan complicado: con un jabón dermatológico, una comida correcta o un champú se resuelven muchos problemas. También necesitaríamos un lugar que sirva como refugio, donde tener a los animales hasta que sean curados y dados en adopción”.
A veces sale el grupo en masa, con sus camisetas identificativas, a alimentar perros y gatos abandonados. Son cuidadosos con el Medio Ambiente: recogen los platos inmediatamente después que el animal come, y mientras tanto realizan un levantamiento de su estado y de lo que podría necesitar en lo sucesivo.
el grupo SALBA trabaja santiago de cubaLas personas suelen ayudarlos, pero otras los agreden verbalmente. “Nos han dicho que nos busquemos un marido y tengamos hijos. Nos han ofendido, como si no tuviéramos trabajo, vida propia, nada más que hacer. Hay gente que cree que esto es un juego y se olvida de algo: un protector hace el trabajo que una sociedad entera debería hacer”.
Recuerdo un poema que leí hace años. “Pongan en mi epitafio «Amaba a los perros», y ya habrán dicho todo lo bueno que se puede decir de un hombre”. Lamento no recordar el nombre del autor. El amor y protección hacia los animales, afectivos o no, marca la personalidad durante toda la vida. Varias bibliografías especializadas consideran el maltrato animal en la niñez como un síntoma de psicopatía. Si la conducta es aprendida, estadísticas revelan que dichos infantes tienen más posibilidades de ser violentos con las personas.
Afortunadamente ya se aprecia en algunos una reacción a favor de la protección animal, tal es así que en el proceso de consulta del Proyecto Constitucional se ha abogado por añadir a la Carta Magna elementos relacionados con este tema.
En ocasiones, los seres humanos optamos por obviar una verdad del tamaño de edificios: nosotros somos, biológicamente, animales. ¿Cómo se sentiría usted si otra raza se creyese con el derecho de maltratarlo o asesinarlo por considerarse “superior”? ¿Cómo se sentiría si alguien lo educase toda su vida para depender de otros y luego lo lanzaran a la calle, a valerse por sus propios medios? ¿Cómo se sentiría si, siendo apenas un bebé, lo arrancan de los brazos de su madre y lo dejan a la intemperie? Si lo que nos diferencia de los (otros) animales es tener conciencia, memoria y sentimientos más avanzados, no se entiende cómo es posible que hagamos tanto daño a los que son más débiles.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version