Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Pepito Tey Saint-Blancard: Joven de acción y de ideas

pepito martir cubano

Batista ha violado la Carta Magna de la República y por eso el estudiantado y el pueblo en general sienten el deshonor en sus pechos. Esta afirmación, hecha por un joven santiaguero de solo 22 años, ante un sicario batistiano que lo interrogó por su desacuerdo con el artero golpe de estado del 10 de marzo de 1952, lo retrata en su dimensión y proyección como combatiente revolucionario. Su nombre: José Tey Saint-Blancard, nacido en la entonces capital de Oriente, Santiago de Cuba, el 2 de diciembre de 1932. Este 2 de diciembre cumpliría cumplido 85 años de edad.


A Pepito Tey, caído heroicamente el 30 de noviembre de 1956, durante el Levantamiento Armado de su ciudad natal como apoyo al desembarco de los expedicionarios del Granma, en la cual era el segundo de Frank País, sus compañeros de lucha lo recuerdan como un hombre de ideas y de acción.
Su rebeldía tuvo un fructífero cauce en las luchas estudiantiles. En 1947 logra mediante exámenes el ingreso a la Escuela Profesional de Comercio, plantel que abandona para convertirse en alumno de la Escuela Normal para Maestros de Oriente.
La bochornosa situación que vivía el país, radicalizaría día por día sus actividades revolucionarias. Primero, manifestaciones estudiantiles por el aumento de plazas en la escuela, la matrícula gratis, la construcción de nuevos edificios educacionales, la oficialización de escuelas politécnicas y de artes plásticas, a la vez que denuncia la venta de títulos y nombramientos.
Su activa participación en esas luchas, lo hace merecedor de ser electo como uno de los tres delegados a la Federación de Centros de la Enseñanza Media. Pronto es fichado por la dictadura batistiana como uno de sus peligrosos opositores.
Así, cuando Santiago de Cuba es escenario del asalto al cuartel Moncada, el 26 de julio de 1953, la jauría sedienta de sangre llega hasta su hogar, buscándolo. Pero Pepito andaba en la calle, tratando de localizar y salvar a los asaltantes. A sus compañeros los reúne y los arenga con una visión de futuro: Lo de hoy no ha sido un fracaso, ha sido un triunfo enorme. La pelea ha comenzado con esta acción heroica y deseamos secundarla.
En la Escuela Normal para Maestros, el joven luchador había demostrado sus cualidades para unir voluntades y desarrollar acciones. En unas elecciones estudiantiles, se postula para la presidencia de ese plantel, comicios que pierde ante otro excepcional condiscípulo: Frank País García. Pero lo que algunos vieron como un antagonismo entre ambos, selló para siempre su unión en la lucha.
Juntos en la formación de Acción Revolucionaria Oriental y de Acción Nacional Revolucionaria, organizaciones creadas por Frank para combatir por la libertad cubana. Luego, juntos en la integración al Movimiento Revolucionario 26 de Julio. La lucha entraría entonces en una nueva fase, con nuevas proyecciones y mayores responsabilidades.
Ya en 1955, Pepito Tey participa en el asalto a la estación de policía de El Caney, dirigido por Frank. Se prepara con rapidez en el manejo de armas y la técnica de explosivos, asumiendo luego el entrenamiento de los futuros protagonistas del 30 de noviembre de 1956.
El joven se había convertido en el hombre imprescindible para Frank País en la preparación de la acción del 30 de noviembre. Sobre esa relación, afirma Josué de Quesada, combatiente de esa gesta: “No se puede separar la personalidad de Pepito de la de Frank País. Son dos elementos paralelos, dos amigos, dos compañeros, dos combatientes”.
Maestro. Deportista en varias disciplinas, como fueron el baloncesto, voleibol, pelota, natación, carreras, pesas... Jovial, jaranero hasta con la seriedad de Frank, decidido, temerario, con una fidelidad sin límites a la causa revolucionaria. Capaz en el mando y en las decisiones. Así lo recuerdan sus compañeros de lucha.
Josué de Quesada, estuvo en otra posición durante el combate, junto a Otto, pero afirma que otros compañeros cercanos testimonian que Pepito subió por Padre Pico, a campo abierto, lo tirotean y retrocede, pero vuelve al intento y es cuando lo matan, lo acribillan a balazos. “Para nosotros, los combatientes del 30 de noviembre -dice Josué- Pepito fue uno de los compañeros más valiosos del Movimiento 26 de Julio, que luchó hasta su muerte”.
Ahora, al cumplirse el aniversario 85 de su natalicio, la figura de Pepito Tey Saint-Blancard se agiganta en el tiempo. Su estudiantado continúa siendo rebelde y revolucionario. Su ciudad, vestida de verde olivo. Su pueblo construyendo y defendiendo la obra por él iniciada. La antigua Estación de Policía, donde combatió y murió, es hoy el museo de la Lucha Clandestina, sitio al cual las nuevas generaciones acuden para conocer los episodios más importantes de la épica lucha de aquella generación de cubanos para ganarnos de pie la libertad que hoy tenemos.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@cip.enet.cu / Directora: Lic. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version