Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

La mujer es un puntal de la Revolución cubana

donaldtrumpUn hombre de Estado se supone que ha de tener  un nivel de conocimientos, información, comedimiento personal y  cultura, que le permitan desempeñar adecuadamente su tarea, en lo privado y público, a la altura de su cargo.

A mi juicio, por lo que dice y hace, el caso del presidente estadounidense Donald Trump no se corresponde con estos requisitos, por lo que es blanco de las críticas de los medios de prensa de su país y del resto del mundo, e incluso de congresistas y políticos de  su propio partido,  que le señalan sus  erráticas  palabras y decisiones.

Desde la campaña electoral por la presidencia de USA, Trump ha disparado contra las mujeres, los artistas, periodistas, jueces, emigrantes, musulmanes, políticos y países, para después tener que barnizar lo dicho.

Hace unos días, durante un mitin en Iowa, demostró su desconocimiento de nuestro país, al acusar al gobierno cubano de tratar de manera “horrible” a las mujeres.

Un dislate realmente  fuera de lugar,  porque aunque no se ha logrado todo a lo que se aspira y necesita  la sociedad cubana, en cuanto al tema de la igualdad de la mujer, por lo menos no existen la desigualdad y la discriminación que sufren las mujeres en la mayoría de los países del región, incluyendo a Estado Unidos, donde en no pocos casos no reciben igual salario por igual trabajo.     

De acuerdo con datos publicados por medios nacionales e instituciones  oficiales, las mujeres representan el 48 % de  las personas que laboran en el sector estatal y en cargos de dirección

Además, en Cuba, el 78,5 %  del personal de la salud, alrededor de la mitad de los investigadores científicos, y más del 66 % de la fuerza de mayor calificación técnica y profesional, son mujeres.

En la etapa prerrevolucionaria, sólo el 17 % de la población laboral activa eran féminas, pues en el común de los casos se dedicaban a las labores de ama de casa.

Desde la etapa insurreccional, a finales de los años 50, la mujer ha luchado junto al hombre  en todas las tareas. En la Sierra Maestra formaron el pelotón de “Las Marianas” para combatir contra el ejército de la dictadura; después del triunfo revolucionario, al mismo tiempo que se ha esforzado por su superación  en todos los sentidos, ha participado, con iguales derechos en tareas de la educación, la salud, la producción, la defensa, la construcción y la agricultura,  actividades científicas, y como integrantes y directivas de  las organizaciones políticas y de masas, en defensa de la Revolución.  

Podríamos enumerar innumerables ejemplos que refutan las palabras del presidente estadounidense, pero voy a dejar que sean las propias representantes de las mujeres cubanas que le den  respuesta, con  el valor agregado de ser protagonistas:

“El pasado 21 de enero –señala una Declaración de la Federación de Mujeres Cubanas  el 22 de junio pasado-, cientos de miles de mujeres en todo el mundo salieron a las calles a manifestarse en contra del machismo y el sexismo de Trump…Hace unos días, una afroamericana embarazada fue baleada por la policía en Seattle…? ¿Qué moral  asiste al presidente norteamericano para hablar a Cuba de derechos humanos?

Y agrega la Declaración: “Cuba es uno de los países que en el mundo brinda mayor protección física y moral a su pueblo, donde la dignidad de las personas está en el centro de las políticas sociales. Sólo hay que ver el desarrollo alcanzado por las mujeres cubanas...Siempre estaremos preparadas para defender las conquistas alcanzadas para las mujeres y por las propias mujeres”.

Definitivamente, el presidente Trump está muy mal informado y peor aconsejado.

 

 

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@cip.enet.cu / Directora: Lic. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version