Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

El ¿placer? de fumar

no al tabaquismo

“Fumar es el vicio más sano de todos”, me decía un amigo de la universidad mientrasdisfrutaba de esos momentos que para él eran como experimentar ávidos instantes de lujuriaal concluir el turno de clases.Mientras tanto yo, manteniendo una distancia considerable, rezaba para que se le terminara el cigarro que, sinceramente, me molestaba. Es cierto que fumar es un “placer no prohibido” en casi todas las partes del mundo, y a pesar de lo que algunos piensan, quienes fuman suelen desconocer el carácter adictivo de dicha costumbre, por lo que es necesario cuestionar el estado de complacencia que este hábito, malo para muchos, genera.


A pesar de que esta práctica no es propia de ninguna edad específica, son los más lozanos quienes toman la iniciativa cuando de fumar se trata. Muchos de los jóvenes con los he podido conversar, la mayoría varones, refieren haber comenzado a consumir cigarros en algún momento mientras cumplían con el servicio militar, reconociendo que lo hacían para relajarse debido a la elevada carga de estrés y ansiedad que sufrían en ese tiempo. Otros aseguraron que habían comenzado a fumar años antes, incentivados por sus amigos, compañeros de estudio, profesores e incluso familiares.De esta forma se enfatiza la idea de que toda nueva experiencia atrae siempre la atención de los jóvenes, sin importar el origen ni la repercusión que pueda traer consigo.
En realidad fumar nunca ha sido un lujo.No es cuestión de poseer mejor clase ni mayor poder, ya queadquirir cualquier tipo de cigarro o tabaco se hace relativamente barato y de fácil acceso, y en nuestro país se puedencomprar estos productosen casi todas las tiendas, negocioso establecimientos que brindan algún servicio gastronómico. Pero, sinceramente, en estos lugares no se estila a pedir identificación a aquellos jóvenes que van en busca de cigarro o bebida alcohólica, lo cual deroga toda intención de preservar la salud en los menores de edad, quienes se ven inmersos cada vez más en estas dinámicas de consumo. En este sentido, el criterio de venta, que muchas veces precede al de selección, se limita a una mirada alífera, y a veces ni eso.
No obstante, esto no es lo único que preocupa con respecto al hábito de fumar. Estamos hablando del problema de la socialización involuntaria del “vicio”, o dicho de otra forma, el daño a los denominados fumadores pasivos. Y es que, muchas veces resulta engorroso permanecer en espacios públicos, y hasta transitar por ellos, debido al desconsiderado consumo de cigarro o tabaco de algunos.
Desde el año 2006 la Organización Mundial de la Salud reconoció que el tabaquismo, o la adicción al tabaco, eran una de las pandemias que estabanafectando a la humanidad en el siglo XXI. Con anterioridad muchos países ya habían comenzado a implementar políticas y estrategias para prevenir las consecuencias del “mal” hábito de fumar, especialmente en espacios concurridos y sitios en donde este se considera una mala práctica.
En Cuba, para el año 2005, sedio a conocer el Acuerdo 5570 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, a través del cual se prohíbe fumar en espacios públicos cerrados, medios masivos de transporte, centros educativos, de salud y deportivos.Otras resoluciones exigen también la necesidad de señalizar en los diferentes centros las áreas para fumadores y las que no lo son, así como prohibir la venta de tabaco a menores de 18 años. Pero, ¿realmente esto se cumple?
Es imperante el manejo de soluciones en estos temas. Verdaderamente no todo se puede resumir en la idea de leyes o acuerdos en abstracto a los que no se les dan cumplimiento, mucho menos cuando se está hablando de un padecimiento que supera la clasificación epidemiológica. Para prevenir esta situación es fundamental el respaldo de las autoridades, instituciones, organismos y por supuesto, los ciudadanos, todos dispuestos a contrarrestar las secuelas del placer que tantas vidas cuesta, bueno, ¿placer?

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version