Logo

Prestar auxilio: Un deber social

Categoría: Opinión Escrito por Yuzdanis Vicet Gómez / Foto: Internet Visto: 1490

accidentes

El Código Penal vigente en Cuba, establece como delito en su Capítulo VIII, el Abandono de Menores, Incapacitados y Desvalidos.

Lo cierto es que tratar este asunto con la ley por delante, no es buen augurio, pues si ya fue necesario aplicarla implica que alguien no pudo recibir auxilio porque un irresponsable se lo negó y en el mejor de los casos ese desvalido sufrió más daño del que debería a causa de su necesidad en cuestión o incluso murió.
La educación en Cuba, se basa en un sistema de valores donde la solidaridad y el altruismo tienen un lugar cimero; desde la casa, la escuela y la comunidad, esa triada que es determinante en la formación de hombres y mujeres de bien,se enseña a respetar la vida ajena, ayudar y auxiliar.
Sin embargo, la sociedad sufre una especie de trastorno cuando se conoce que uno de sus miembros, a sabiendas de la necesidad de su igual, ignoró, hizo caso omiso o simplemente no le dio la importancia merecida a la solicitud de auxilio para alguien que, en su condición natural, por algún accidente e incluso provocado por el mismo indolente, perdió su capacidad de valerse.
Para desvelo de los que no prevén el mal paso, la Ley cubana sanciona a estas personas que entorpecen la armonía y la dinámica de la sociedad; por ejemplo, se ha escuchado en varias ocasiones en lo que va de añoque algún conductor luego de participar de un atropello o accidente de tránsito abandonó el lugar sin prestar auxilio a los lesionados, pues para esos el Artículo 278 de la citada ley establece que “El conductor de un vehículo que no socorra o preste auxilio a la persona que haya atropellado o herido en accidente de tránsito, incurre en sanción de privación de libertad de tres meses a un año, independientemente de la que corresponda por el delito cometido en ocasión del tránsito.”
Y es que no puede quedar sin castigo quien ignore el dolor ajeno teniendo en sus manos la posibilidad de aliviarlo; igualmente son conocidos hechos en los que choferes, tanto estales, como particulares se han negado a prestar auxilio ante la necesidad de alguien de ser trasladado al hospital con urgencia, a esos también los contempla la ley en su Artículo 276 cuando establece que “El que encuentre abandonada, en grave peligro, a una persona que, por su edad o incapacidad, no puede valerse por sí misma, y no la presente a la autoridad o la lleve a lugar seguro, incurre en sanción de privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas o ambas.”
En tanto el Artículo 277agrega que “El que no socorra o preste el auxilio debido a una persona herida o expuesta a un peligro que amenace su vida, su integridad corporal o su salud, sin que ello implique un riesgo para su persona es sancionado con privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas o ambas
“si el hecho se comete por quien tiene el deber de socorrer o auxiliar a la víctima, por razón de su cargo o profesión (médico, enfermero...), la sanción es de privación de libertad de seis meses a dos años o multa de doscientas a quinientas cuotas”.
Pues sí,a los indolentes, a los que son la vergüenza de una sociedad fundada en la solidaridad, el altruismo, la humanidad y el respeto a la vida, les cae todo el peso de la Ley;quienes niegan auxilio podrán huir de sus conciencias por un momento, pero no podrán huir de la justicia, porque como versa un refrán muy popular “nadie se va debiendo...”

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@cip.enet.cu / Directora: Lic. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.