Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Dejar de fumar… la mejor opción

CONSEJOS PARA DEJAR DE FUMAR Página22Conservar la salud es una de las principales razones para dejar de fumar. Al hacerlo podemos vivir más y compartir momentos sanos con nuestros seres queridos. Por eso, no vale la pena exponernos a contraer una grave enfermedad por el vicio de fumar o por tolerar que lo hagan cerca o delante de nosotros.


El tabaquismo es un síndrome inflamatorio lentamente progresivo que daña varios sistemas de nuestro organismo, asociado al consumo excesivo de cigarrillos. Este se ha convertido en la principal causa de muerte evitable en todo el mundo, y el promedio de edad inicial de consumo se encuentra en los 13 años.
Las enfermedades causadas por esta adicción incluyen varios tipos de cáncer, como el de labio, boca, faringe, pulmón, páncreas y vejiga. Además, las sustancias que contiene un simple cigarrillo son dañinas, pues el principal receptor es el cerebro; se dice incluso que el efecto del humo obtenido del tabaco logra llegar en siete segundos a este órgano, provocando una sensación de placer momentánea.
En sí, fumar provoca una especie de recompensa en el circuito cerebral, ocasionando la relajación de los músculos esqueléticos, por lo que crea una dependencia física y sicológica.
Pensemos un segundo... todo el que ha fumado alguna vez recordará que la primera experiencia es desagradable porque provoca tos, mareos y náuseas. Sin embargo, eso no impide actuar irreflexivamente y volver a fumar otro cigarrillo...
Es ahí donde comienza el problema, pues cuando se inhalan las sustancias contenidas en el humo se adquiere la sensación de que el estrés disminuye y la capacidad de concentración aumenta. Ese falso placer provoca la necesidad de repetir, y repetir, hasta convertirse en una adicción.
Reuniones, comidas de trabajo, cenas con los amigos, celebraciones familiares... la vida diaria está llena de trampas para el fumador que quiere dejar de serlo. Debe enfrentarse continuamente a la dura prueba de rechazar el cigarrillo que algún conocido le ofrece; por eso la lucha contra el tabaco debe plantearse desde diversos frentes.
Fumar no es un simple hábito, y sus consecuencias son negativas a cualquier edad: asma, enfermedades cerebro vasculares, cardiacas, y resta algunos años en las expectativas de vida; pero si la posibilidad de morir o causar la muerte de seres amados no fuera suficiente razón para dejar el cigarro, hay más:
En primer lugar, al abandonar el vicio se percibe un ahorro importante de dinero, no solo por la compra del tabaco, sino en medicinas, visitas al médico, y bajas laborales. Mejora el aliento, y la salud de los dientes y encías... porque a quien fuma poco a poco le envejece la sonrisa.
Por otro lado, la piel se regenerará mejor, evitando las arrugas prematuras y la caída del cabello. Regresará el verdadero sabor de los alimentos y de los olores; las molestias matutinas de garganta desaparecerán y el olor corporal será menos fuerte.
Cuando se deja de fumar el cansancio al realizar algún esfuerzo se reduce, uno logra tener más energía y vitalidad, aumenta la fertilidad, y disminuirá el riesgo de padecer disfunción eréctil, en el caso del sexo masculino.
Por eso hay que ponerle voluntad. Si usted fuma o conoce a un amigo que lo haga, trate de ayudarlo a dejar de fumar para que el cigarrillo no sea parte de su vida... Recuérdele que el tabaco mata.

Tema relacionado:

--El tabaquismo: un genocidio con disfraz de placer

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version