Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Portada

La vida no sigue igual

cuba vaCuando hace unos meses el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez dijo que el Período Especial vivido por los cubanos a finales de los 80 y comienzo de los 90, no volvería, sentí tranquilidad y confianza.


Con los pies puestos en la tierra agradecí la noticia como muchos cubanos, por mí, por mi familia, por todos, pues en esa etapa pusimos a prueba nuestra capacidad de resistencia, de crear, de vivir y hasta de sobrevivir en condiciones no acostumbradas.
Los meses han pasado y con limitaciones de uno u otro recurso, escasez de algún producto de aseo, de ciertos alimentos que estaban ahí a la mano y que de pronto hubo que regular para llegar a todos por igual, la vida transcurre.
Llegó el verano, las vacaciones, se anunciaron a instancia de país y provincia diversas opciones para garantizarles a las familias el disfrute pleno. Aquí en Santiago de Cuba tuvimos el Festival del Caribe, el carnaval, tanto el acuático como para niños y adultos, y después siguieron las ofertas de todo tipo.
De pronto hemos comenzado a sentir más crudo que nunca una reducción de la disponibilidad del transporte público y del privado, que contribuye a aliviar la situación, pues para nadie es un secreto que a las ya conocidas limitaciones de piezas y agregados se suma ahora otra realidad que sí no admite innovación alguna: ante el déficit de combustible, disminuyen los viajes diarios de la transportación estatal.
Mucho se ha hecho a nivel de país para evitar los apagones, pues como ya se dijo oportunamente, lo vivido en el mes de julio respondió a situaciones coyunturales relacionadas con subestaciones que debían salir de servicio por mantenimiento programado y otros por averías. Pero la aspiración de no tenerlos en el verano, a pesar del sobreconsumo de muchos por el incremento de las altas temperaturas, se ha cumplido.
Tal es así, que para algunos la vida sigue igual, pues estamos recibiendo los alimentos de la canasta básica, se venden otros liberados y controlados, hay fiestas y ferias los fines de semana con variadas ofertas.... Y lo del transporte, pues hasta hay quien piensa que es culpa de alguien en particular.
Es aquí donde quiero detenerme. Me parece importante que sin perder el optimismo, la alegría que nos caracteriza y hasta el buen humor de siempre, pongamos los pies sobre la tierra y pensemos, por ejemplo: qué significa la noticia que nuestro presidente Díaz-Canel ha reiterado en varias tribunas de que el gobierno de Estados Unidos “ha comenzado a actuar con mayor agresividad para impedir la llegada de combustible a Cuba, con crueles acciones extraterritoriales de bloqueo”.
Con esa “sencilla” información debemos suponer que todos los servicios del país, desde repartir el yogurt de la canasta básica, surtir de dinero los cajeros, distribuir medicamentos... TODO, se afecta y estará afectado.
Entonces ante esas y otras realidades debemos saber que la vida tiene que cambiar y está cambiando, aunque muchos no se den o no quieran darse cuenta. Estamos, como se ha dicho “construyendo un socialismo en condiciones de agresión” por tanto la situación que provoca el recrudecimiento del cerco económico contra Cuba se puede arreciar.
La máxima dirección del país lo ha dicho, las condiciones actuales no son las mismas de la etapa ya mencionada y vivida como Período Especial. Aquellos momentos no deben volver, pues hay otras alternativas; y además también se ha dicho que a pesar de todo el país no va a renunciar al desarrollo y al crecimiento, dos asuntos difíciles, pero no imposibles.
Como ya sabemos, aunque de forma discreta, nuestra economía cerró 2018 con un crecimiento de1,2 por ciento del Producto Interno Bruto con respecto a 2017, sin aumentar el endeudamiento externo. Para 2019 se prevé un incremento mínimo de1,5 por ciento. Esto es luz en el camino.
No obstante, los cubanos, los santiagueros específicamente, tenemos que estar claros de que aunque parezca que la vida sigue igual, no puede seguir igual, pues hay realidades y limitaciones que así lo demuestran. Es el momento de “conjugar los intereses personales y familiares, con los sociales, por encima de vanidades, egoísmos y de actitudes irresponsables”.
“Dejemos de creer y afirmar que la culpa es del otro sin mirar antes qué estamos haciendo, creando, aportando cada uno de nosotros”.
Hay muchos desafíos que vencer y están definidos por nuestro presidente: “la invulnerabilidad económica y militar del país, el ordenamiento jurídico, la derrota de cuanto obstáculo interno o externo persista, sea el burocratismo, la insensibilidad o la corrupción, que no pueden aceptarse en el socialismo”.
Apropiémonos de sus palabras: venzamos la inercia de los cansados, contagiemos de entusiasmo y optimismo a los comprometidos, conscientes de que “la belleza del peor momento está en el tamaño de los desafíos”, porque a pesar de los esfuerzos a nivel de país, la vida no sigue igual.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version