Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Cuando el sexo envenena

sidaprevencionHay historias que uno ni imagina y de tan dolorosas preferimos no saberlas, pero ahí están, respirando, caminando, conviviendo con nosotros hechas gente, hasta que acarrean alguna desgracia, y entonces suenan tanto que nos llenan de pavor.

A los 12 o 13 años todavía se es un niño, un adolescente -dicen los especialistas-, pero es tan reciente la adolescencia que todavía trasluce la inocencia infantil. Esas no son edades para el sexo por dinero, para el consumo de estupefacientes ni para ganar el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) en el circo del placer fingido.

Sin embargo, la nena que apenas comienza a vivir y ya es seropositivo es una de esas historias que habitan en esta ciudad; tan real como la mujer con una linda familia, cuyo esposo dedicado trajo una noche a casa el saldo terrible del sexo desprotegido -con una persona transexual que se alquila a ratos.

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) no discrimina: todos estamos en riesgo y la historia de otros podría ser la nuestra. Usted no imagina con qué velocidad se está diseminando y cuánto ha aumentado en los últimos años este grave problema de salud de la población santiaguera.

Durante la reunión que evaluó el trabajo de la provincia en el enfrentamiento y lucha contra el SIDA, realizada en esta ciudad la semana anterior, se dieron a conocer datos impactantes: para Santiago de Cuba 2016 fue el año de mayor mortalidad por esta causa y el segundo de más alta incidencia en las tres décadas de transmisión de la enfermedad en este país.

Sin ánimo de alarmar cuando lo importante es tomar conciencia del peligro, hay que decir que hasta hace un par de lustros el VIH era detectado fundamentalmente en personas relacionadas con la prostitución y el consumo de drogas; sin embargo, hoy los trabajadores y estudiantes constituyen el sector mayoritario entre los casos confirmados.

También es lamentable que en 2016 se diagnosticara el VIH a varios adolescentes, y que el grupo etario más afectado fuera el de los jóvenes de 20 a 29 años. Asimismo, se determinó la presencia del virus en personas con discapacidad mental que deambulan en las calles y son muy vulnerables ante la manipulación o el abuso sexual. Además, aumentó la incidencia en la población femenina   -de cada cinco seropositivos, una es mujer- y se mantuvo la nefasta tendencia de los hombres que tienen sexo con otros hombres a ser los más afectados por el virus.

Un elemento muy positivo es que se logró mantener en cero la transmisión materno-infantil; sin embargo, se incrementan las gestantes infectadas.

Los datos expuestos son solo algunos atisbos de una realidad que está lacerando actualmente a no pocas familias santiagueras, y que ubica a este territorio entre los tres de mayor incidencia del VIH/SIDA en el país.

Durante el debate sobre cómo lograr efectividad en las acciones para contener la propagación, la doctora María Dolores Malfrán García, jefa del departamento provincial de Infecciones de Transmisión Sexual y VIH/SIDA, insistió en que esta situación debe ser abordada con un enfoque multisectorial porque se trata de un problema que compromete el futuro de la sociedad cubana. Por eso duele constatar que no en todos los municipios se presta la misma atención a la lucha contra este flagelo ni todos los organismos asumen con seriedad su función en el Grupo Operativo para el Enfrentamiento y Lucha contra el SIDA (GOPELS).

Tampoco se aprovechan las potencialidades de los centros educacionales y laborales, las organizaciones políticas y de masas, las asociaciones profesionales y los espectáculos culturales que atraen a multitudes, para explicarles a las personas la situación de su comunidad, de su municipio y cómo evitar el contagio.

Hay mensajes que no pueden dejar de repetirse y tiene que comprenderlo el mayor número posible de personas: el uso del condón es la única garantía de que no vamos a contraer el virus ni a desarrollar luego una enfermedad del sistema inmunitario que nos pondría a merced de infecciones y cánceres mortales.

A la atracción sexual es difícil resistirse, y sin juzgar preferencias ni dar lecciones de fidelidad, cada uno es responsable de lo que hace con su cuerpo y de cómo esto afecta a su o sus parejas sexuales. Lo mejor es estar preparados para no hacerle el juego a la muerte cuando el sexo envenena.

 

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version