Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Agasaja Federación de Mujeres Cubanas a veteranos de la lucha revolucionaria

federacion de mujeres cubanasComo parte del agasajo a las federadas santiagueras en el marco del aniversario 57 de la Federación de Mujeres Cubanas, el secretariado provincial de esta organización en Santiago de Cuba sostuvo un encuentro con participantes en la lucha por la liberación nacional.

Entre canciones y poemas que por iniciativa propia interpretaron los asistentes para homenajear a Fidel Castro y a Vilma Espín, se relataron anécdotas sobre los avatares de la lucha clandestina en la Ciudad Héroe, a finales de la década de 1950.

Reginaldo Font de la Torre, por ejemplo, recordó la vocación de solidaridad que tenía Vilma, la eterna presidenta de la Federación:

“Yo era mozo de limpieza en un banco cercano a la casa de Vilma. Y me llamaba mucho la atención que aquella jovencita de familia adinerada se acercaba a los niños pobres que al mediodía buscan los ejemplares del periódico Oriente para salir a venderlos, y les ofrecía almuerzo en el portal de su casa.”

Pero para este anciano lo más hermoso de sus recuerdos de Vilma es el encuentro que esta sostuvo con su madre, Josefa de la Torre, a pocos meses del triunfo de la Revolución. Según Font, su madre guardó durante algunos meses un paquete que para evadir el registro de la policía batistiana, lanzaron desde una azotea aledaña hacia el comedor de la escuela donde ella trabajaba.

“Un día le conté esto a la combatiente del 30 de Noviembre Lidia Lama y ella se lo comunicó a Vilma. Recuerdo que cuando mi mamá se lo devolvió Vilma, ella le dijo que un día la Revolución se lo agradecería.”

Pocos meses después del triunfo del 1 de enero de 1959, Josefa     –la madre de Font- volvió a ver a Vilma, quien le comentó que aquel paquete contenía 2000 pesos para la causa revolucionaria.

Historias como estas fueron relatadas en el encuentro; asimismo, algunas veteranas contaron cómo la Federación les cambió la vida:

“A mí la FMC me sacó de las labores domésticas, que eran mi único horizonte: ser madre, esposa, ama de casa… Gracias a esta organización practiqué deportes, fui campeona nacional de tiro, maestra popular y estudié en la Universidad de Oriente, donde me gradué de Licenciatura en Economía. Eso era inimaginable para una jovencita de familia modesta como lo era yo antes del triunfo de la Revolución”, comentó Noemí Sánchez Puigvert, quien desde la adolescencia se enroló en acciones de apoyo al Movimiento 26 de Julio.

Lo que explica esta anciana amante del canto y la poesía ha sido la esencia de la Federación en estos 57 años: abrir nuevos senderos para el desarrollo de la mujer cubana en todos los ámbitos de la sociedad. Precisamente, el empoderamiento femenino es una de las fortalezas de Santiago de Cuba. A decir de Yuleidis Vega Blanco, secretaria de la organización en este suroriental territorio, cada vez hay más mujeres en puestos de dirección, históricamente ocupados por hombres.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@cip.enet.cu / Directora: Lic. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version