Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Comités de Defensa de la Revolución: fieles al legado de Fidel

cdr2Aún recuerdo con nitidez aquel 28 de septiembre de 1960. Yo era obrero agrícola. Recién comenzaba mi vida laboral. Pero ya, como parte del pueblo cubano, sufría las agresiones del imperialismo norteamericano. Y también como parte de ese pueblo, estaba dispuesto a defender la Revolución.

Todos esperábamos que Fidel regresara de los Estados Unidos. Habíamos escuchado su discurso en la ONU, dos días antes. El pueblo habanero, en representación de todos los cubanos, estaba preparado para recibirlo.

Escuchamos sus palabras en el acto de bienvenida. Y recordamos el episodio cuando, en medio de su discurso, estalló un petardo. La contrarrevolución, pagada por el imperio yanqui, creyó amedrentar al pueblo. Pero nadie se movió de sus puestos. La reacción fue de indignación. Y la agresión multiplicó el coraje popular. Gritos de ¡Paredón! y la consigna ¡Venceremos! fueron seguidos por Nuestro Himno Nacional, en impresionante coro.

Fidel, interpretando el sentir del pueblo, expresó palabras con fuerza de presente y de futuro.

“Pero, ¡qué ingenuos son! Si cuando tiraban bombas de 500 libras y hasta de 1 000 libras que decían "Made in USA", no pudieron hacer nada, ni cuando tiraban bombas de cientos de libras de napalm, pudieron tampoco hacer nada; y a pesar de sus aviones, sus cañones y sus bombas, los casquitos se tuvieron que rendir y no pudieron tomar la Sierra Maestra, ni pudieron librarse de los cercos, ¿cómo van a avanzar ahora detrás de los petarditos? Son los gajes de la impotencia y de la cobardía. ¡Cómo van a venir a impresionar al pueblo con petarditos, si el pueblo está aquí en plan de resistir, no ya los petarditos, el pueblo está en plan de resistir lo que tiren o lo que caiga, aunque sean bombas atómicas, señores! “

Otro petardo. Pero la explosión de dignidad popular tuvo entonces una magnitud mayor. Y otra vez las palabras de Fidel que marcarían un hito en la historia de la Revolución cubana.

“Estos ingenuos parece que de verdad se han creído eso de que vienen los "marines" y que ya está el café colado aquí. Vamos a establecer un sistema de vigilancia colectiva, ¡vamos a establecer un sistema de vigilancia revolucionaria colectiva! Y vamos a ver cómo se pueden mover aquí los lacayos del imperialismo, porque, en definitiva, nosotros vivimos en toda la ciudad, no hay un edificio de apartamentos de la ciudad, ni hay cuadra, ni hay manzana, ni hay barrio, que no esté ampliamente representado aquí. Vamos a implantar, frente a las campañas de agresiones del imperialismo, un sistema de vigilancia colectiva revolucionaria que todo el mundo sepa quién vive en la manzana, qué hace el que vive en la manzana y qué relaciones tuvo con la tiranía; y a qué se dedica; con quién se junta; en qué actividades anda. Porque si creen que van a poder enfrentarse con el pueblo, ¡tremendo chasco se van a llevar!, porque les implantamos un comité de vigilancia revolucionaria en cada manzana, para que el pueblo vigile, para que el pueblo observe, y para que vean que cuando la masa del pueblo se organiza, no hay imperialista, ni lacayo de los imperialistas, ni vendido a los imperialistas, ni instrumento de los imperialistas que pueda moverse”.

Desde esa misma noche, en toda Cuba, comenzó el pueblo a organizarse. Acababan de nacer, en el rigor de la lucha, los Comités de Defensa de la Revolución (CDR). Han pasado 59 años y hoy esta organización continúa su combate frente al enemigo. Solo que ahora más fuerte, con más de ocho millones de cubanos en sus filas. No ha habido combate, tarea política, económica o social, en que la acción de los CDR no haya tenido un rol importante. Por eso son tan odiados por el enemigo; por eso tan queridos por nuestro pueblo. Y aquí siguen, como advertencia de que continúan fieles a las palabras con las cuales Fidel concluyó su discurso aquel memorable 28 de septiembre.

¡No importa, no importa que cualquiera de nosotros caiga, lo que importa es que esa bandera se mantenga en alto, que la idea siga adelante!, ¡que la patria viva!

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version