Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Del riesgo a la percepción, una decisión de vida

 Del riesgo objetivo a la percepción subjetiva del santiaguero en relación a las amenazas y vulnerabilidades propiciadas por los rebrotes de la COVID-19 en la provincia, son factores que merecen la atención de las estrategias sociales, las cuales deberán reconfigurarse en pos a evitar mayores complicaciones en la actual situación epidemiológica de Santiago de Cuba. Los especialistas de salud y científicos de la provincia convidan a reflexionar al respecto

medidas higienicas individualesUn rebrote en la provincia de Santiago de Cuba tras meses sin casos positivos autóctonos a la Covid-19 genera en algunos casos una sensación de pánico, molestia e insatisfacción. Hasta cierto punto el malestar radica en la presencia de una enfermedad que limita las formas de vida cotidiana en sociedad, lo cual es inevitable.

 

Para el Lic. en Psicología Erlis Elías García, especialista del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología “el ser humano no suele ser una especie inherente, es decir, no fija en su mente ciertos requerimientos o actos prefijados”.

En efecto, la diferencia está en qué medida se realiza de forma automatizada o no las medidas de protección establecidas por las autoridades sanitarias en el territorio. Para la M.Sc. Graciela Viñas González, educadora de esta institución, depende en gran medida de “lo que el santiaguero se trace como prioridades o preocupaciones inmediatas.

“De ahí se jerarquizan ciertas problemáticas o necesidades por satisfacer a corto plazo. Otros componentes que inciden son el desconocimiento del peligro. Esto no porque jamás se haya escuchado acerca de las consecuencias de la pandemia, sino porque no prevalece el componente de la proximidad. Es decir, si a mí o a alguien conocido no hemos sido infectados somos invulnerables”, puntualizó Viñas González.

Estudios recientes del Centro de Información y Gestión Tecnológica de la provincia han arrojado resultados concentrados en los territorios orientales de Guantánamo y Santiago, vinculados a la “infravaloración del riesgo e ilusión de invulnerabilidad en individuos que manifiestan problemas en la percepción de amenazas, vulnerabilidades y riesgos”.

Los investigadores confirman estadísticamente mediante entrevistas a grupos de guantanameros y santiagueros, que la respuesta asertiva ante la pandemia y la situación epidemiológica se ven implicados en algunos ejemplos de forma desfavorable.

Entre otros motivos por las relaciones adversas entre la información o el saber que se tiene de esta, y la actuación en consecuencia a lo que se conoce del fenómeno.

No es ajeno que los modos de acción y las estrategias se construyen individual y socialmente a través de factores culturales vinculados a sentimientos, emociones, actitudes, aspiraciones, exigencias, entre otros.

Sin embargo, existe la necesidad de orientar las líneas de mensajes, más allá de la sobresaturación, hacia el rediseño de las mismas, teniendo presente que las cifras y dimensiones que se revelen sobre la problemática han coadyuvado hasta el presente en posturas de responsabilidad y concientización de la población.

Otras de las actividades que contribuyen con el propósito de visibilizar vulnerabilidades es la sistematización del problema local, no desde matices pesimistas, pero tampoco excesivamente triunfalistas. O sea, aquellos elementos más próximos al riesgo que es la realidad objetiva y material: el virus puede ser letal y presentar complicaciones en cualquier grupo social.

O también el hecho de que es una enfermedad poco estudiada, aún desconocida para la comunidad científica, para la cual no existe una vacuna 100 % de prevención de riesgos por contagio. Por estas razones siempre existirá una probabilidad de reinfección, en la cual hasta la mínima fisura de escape trae consigo un rebrote.

De ahí que, más allá de la percepción mecánica del uso del nasobuco o de las soluciones desinfectantes y el distanciamiento social, esté el actuar consecuente teniendo presente esas vulnerabilidades, riesgos y amenazas constantes.

Junto a las necesidades básicas de los habitantes de Santiago de Cuba, debería sumarse en la primera línea en la lista de prioridades del santiaguero la de cuidar su salud, esa que del riesgo a la percepción sea una decisión de vida. Como dicen nuestros abuelos: “sin salud no hay nada que se pueda hacer”.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version