Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

24 de Febrero de 1895, Grito de Baire: La hora de pelear por la independencia de Cuba

baire santiago de cuba 24022016 foto carlos sanabia marreroPara los cubanos el 24 de febrero de 1895, podría haber sido un día como otro cualquiera; sin embargo, quedó marcado por la genialidad del Apóstol, quien fue capaz de avizorar otro peligro, porque había vivido en el moustro y le conocía las entrañas. Por eso levantó a los cubanos contra dos adversarios, porque además de vencer a España había que erguirse como un David para lanzar la onda contra el gigante del norte.

Para hacer un recuento de los principales acontecimientos acaecidos ese día, Sierra Maestra entrevistó a la historiadora e Hija Ilustre de Baire, la Lic. Milagros Sánchez Licea, quien con la emoción que le imprime a cada una de sus palabras nos trasladó a aquella gloriosa época.

“El 24 de febrero de 1895 hubo 36 alzamientos simultáneos en toda Cuba respondiendo a la orden dada por José Martí para el reinicio de la Guerra de Independencia, pero el del poblado de Baire pasó a la historia como la muestra del espíritu de un pueblo combativo y valeroso como el cubano.

“La orden de alzamiento llega a Cuba, a Juan Gualberto Gómez, dentro de un tabaco y luego cuando el Mayor General Guillermón Moncada recibe la orden de alzamiento de forma oral, la envía a Saturnino Lora Torres, a través del patriota José Figueredo, quien llega a la finca Las Veguitas, propiedad de Lora el día 19 de febrero y luego se traslada a contactar al Teniente Coronel Florencio Salcedo, en La Salada de Baire para continuar camino hacia Jiguaní dando aviso a otros destacados conspiradores, mientras Saturnino se quedaría en Baire y enviaría órdenes a su antiguos compañeros de la Guerra Chiquita.

“Desde horas muy tempranas del 24 de febrero de 1895, que era día de carnaval, comenzaron a llegar a la valla de San Bartolomé de Baire, numerosos grupos de galleros de diferentes partes del término municipal de Jiguaní, los cuales habían recorrido varias leguas a caballo, razón por la cual las lidias de gallos comenzaron tarde en espera de los mejores ejemplares provenientes de estos territorios.

“A la 1 y 30 de la tarde, Saturnino Lora ordenó desde Las Veguitas a Don Pancho Gutiérrez Mesa y a Manuel Delmao que fueran a Baire y secundaran a Florencio Salcedo en la suspensión de las peleas de gallos.

“Al mediodía entró precipitadamente a la valla Salvador de la Guardia diciéndole a Florencio Salcedo que había llegado una comisión de Guantánamo en busca de él. Los visitantes pasaron al interior del local entregándole un documento que expresaba textualmente: Ya reventó la hora 25. El contenido del mismo era que debían entrevistarse con el juez de Baire que guardaba las armas decomisadas en los juicios o retenidas por alguna causa pendiente y conminarlo a que las entregara a los conspiradores.

“Antes de salir de la valla con los comisionados alrededor de las 2 y 55 de la tarde, Juan Rondón sacó su machete paraguayo y mató a su gallo Señor Hombre antes de terminar la pelea, produciéndose un estruendoso escándalo porque los apostadores se creían engañados, estrategia que permitiría a Florencio Salcedo a las 3 en punto, hora previamente conveniada con Lora, suspender las peleas de gallos.

“Salcedo saltó a la arena gritando en voz alta: No hay más peleas esta tarde, esta es tabla. La algarabía de los apostadores se adueñó del lugar y parecía que terminarían agrediendo al juez Salcedo, que envuelto en una frazada tiritaba de fiebre, pero cumplía con su palabra empeñada con la Patria y desenvainando su paraguayo, volvió a gritar: Basta ya de peleas de gallos, es hora de pelear los hombres y no los animales por la independencia de Cuba, es que estamos fuera de la ley y el que quiera ver a Cuba libre que nos acompañe a la plaza, se acabaron las peleas, acto seguido se dirigió a la plaza que distaba a pocos metros de la valla y todavía envuelto en una frazada llegó al lado de Lora y Joaquín Urbina, que con sus 100 soldados de Los Negros ya les esperaban concentrados.

“En ese lugar Saturnino Lora hace honor a lo que hoy conocemos como el Grito de Baire, lanzando su famosa arenga: Ha llegado el momento de romper las cadenas que nos tienen uncidos al férreo carro de la tiranía y en prueba de ello demos un Viva Cuba, pero es preciso que sepáis que con el filo de nuestros machetes y las balas de nuestros rifles y cañones hemos de defender la Patria y si una muestra queréis de ello aquí la tenéis como loor a nuestra causa sacrosanta.

“Aunque la historiografía tiene diferentes criterios es importante señalar que desde los primeros momentos de la Revolución del 95, fueron los principales jefes los que le dieron renombre al Grito de Baire, denominado así por el Mayor General Calixto García e inmortalizado por las palabras de José Martí, en vísperas de su muerte el día 18 de mayo en la casa de Rosalío Pacheco, donde le pregunta al Coronel Francisco Blanco, Bellito, como habían sido los hechos acaecidos en Baire, a lo que el oficial mambí respondió con una minuciosa narración que emocionó al Apóstol, quien le respondió: En el armónico concierto que conforman Yara, Bayamo y Baire, cada cual con luces propias, marcando pautas y rutas a seguir, Cuba algún día tendrá en cuenta a hombres y a pueblos tan generosos, si México tuvo su Dolores, Cuba tiene su Baire”.

El 24 de febrero en Baire es un hecho único en nuestra historia, y cada año se rememora como digna recordación al General Lora y a los suyos.

 

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version