Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Logra mayor competitividad la Ronera Santiago de Cuba

ronerasantiagoCon el otorgamiento de la Certificación del Sistema de Gestión Integrado en las esferas de calidad, inocuidad, la preservación del medio ambiente y seguridad y salud en el trabajo, la Ronera Santiago de Cuba se legitima como fabricante de un producto de alta competitividad, capaz de satisfacer las exigencias del mercado internacional.

Así trascendió la víspera durante el acto de entrega de los Certificados conferidos por la Oficina Nacional de Normalización de la República de Cuba, que tuvo lugar en el Salón de la Ciudad, del Gobierno municipal de Santiago de Cuba.

La empresa santiaguera, se convirtió así en la primera de las entidades adscritas  al Ministerio de la Industria Alimentaria en esta provincia, que logra tan meritorio resultado. Perteneciente a la corporación Cuba Ron, la Ronera recibió los documentos que acreditan la Calidad (NC ISO 9001); la Inocuidad de los alimentos (NC ISO 22 000); Medio ambiente (NC ISO 14 001) y Seguridad y salud en el trabajo (NC 18 001). Asimismo, la Oficina Nacional de Normalización certificó también la conformidad del producto ron de las marcas Santiago de Cuba y Caney con los requisitos de la norma cubana NC 113: 2009.

Al respecto, Liliana Mengana Orozco, directora general  de la Ronera Santiago de Cuba, explicó a Sierra Maestra  que lograr la integración en el sistema de gestión de aspectos fundamentales como calidad, inocuidad, medio ambiente y  seguridad y salud, constituye una ventaja competitiva y a la vez permite demostrar la conformidad según los requisitos de los clientes.

“El mercado -dijo- es cada vez más exigente y la única forma de conectarse al mercado es a través de esta demostración de conformidad. Estos certificados nos permiten insertarnos en el mercado, exportar y nos dan una gran competitividad.

“Esto lo hemos logrado gracias a la unidad de nuestros trabajadores que se han ido imbricando poco a poco  y de manera permanente en la obtención de estos resultados”, destacó.

Por otra parte, la directora de la Oficina Nacional de Normalización, Eloína Rodríguez, aseguró que  estos certificados son los que dan confianza al cliente de la calidad del servicio y productos que ofrece la Ronera.

“Internacionalmente los clientes exigen a sus proveedores un certificado de calidad que acredite precisamente  la calidad de lo que ellos compran. Además, posibilita una mayor organización en la industria, permite  tener  garantías de que las producciones  son óptimas.”

Con más de 200 trabajadores y cuatro unidades empresariales de base dedicadas al destilado, el añejamiento, la fabricación y embotellamiento de los productos, la Ronera Santiago es productora de las marcas “Santiago de Cuba” y “Caney”, fundamentalmente, aunque también se fabrican las marcas “Edmundo Dantés”, “Siglo y ½”, “ Isla del Tesoro” y “Caribe”.

Un momento muy especial

Luego de reseñar la historia del ron ligero cubano, nacido en Santiago de Cuba, ya en los momentos finales de la velada, el Maestro Ronero, Julio Ayán Rial instó a los trabajadores de la Ronera Santiago y a los invitados, a brindar por el loable resultado de tantos años de trabajo -que tiene en estas certificaciones un justo reconocimiento. La bebida seleccionada para el brindis hizo de este un momento muy especial.

Isla del Tesoro es un regalo al paladar de quien aprecie los encantos de un buen trago de ron. La exclusividad de su sabor, aroma y color lo convirtió en el preferido del Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, quien -a decir de Ayán Rial- gustaba obsequiarlo a personalidades de diversas latitudes que estuvieron en Cuba. Aunque este tesoro de la cultura ronera cubana fue creado en la década del 60 del siglo XX, no se comercializó hasta 2016.

Con una presentación que evoca las historias de corzo y piratería, Isla del Tesoro es el único producto cubano que ha ganado tres veces consecutivas la medalla de oro del Instituto del Sabor de Bruselas.  

Cultura y tradición nacidas en Santiago

En 1862 Don Facundo Bacardí Massó, acompañado por el técnico licorero José León Boutteiller introdujo en la producción del ron una revolución tecnológica. Como resultado nació el ron ligero en Santiago de Cuba. Una bebida suave y agradable al paladar, ligeramente seco, pero con cierto tenor dulce con aroma frutal.

Esta tradición se ha enriquecido con la pericia y dedicación de muchas generaciones de maestros roneros.

Actualmente, la fabricación del ron cubano es objeto de la aplicación de tecnologías avanzadas que han posibilitado refinar y elevar la calidad de los productos, al punto de satisfacer las solicitudes y exigencias de los clientes nacionales e internacionales. 

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version