Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Dedicarán a Bonaire el XXXVII Festival del Caribe en 2017

BonaireLa edición 37 del Festival del Caribe o Fiesta del Fuego, en 2017, estará consagrada a la cultura popular y tradicional de la isla de Bonaire, país del sur del Mar Caribe, cerca de la costa occidental de Venezuela.

Orlando Vergés, director de la Casa del Caribe, institución cultural y centro de investigación de Cuba que organiza el festejo cada año, dijo que durante el cierre del 36 Festival, el próximo 9 de julio, el Ministro de Cultura de Bonaire y otros representantes de la cultura del país caribeño, estarán en Santiago de Cuba para recibir la Mpaka, artilugio símbolo del Festival (en un tarro de bovino), que contiene “todo lo bueno de la fiesta”.

La isla de Bonaire, cuya capital es Kralendijk, es un municipio especial integrado a los Países Bajos y es, además, miembro de los países y territorios de Ultramar de la Unión Europea.

Es un pequeño Estado de 294 kilómetros cuadrados, situado en el sur del Mar Caribe, próximo a la costa occidental de Venezuela, con una población de alrededor de 19 000 habitantes, donde los idiomas oficiales son el neerlandés y el papiamento (mezcla de español y afroportugués), y también se habla en español…  

Bonaire, que en papiamento es Boneiru, es un Estado unitario, con democracia representativa, monarquía parlamentaria, con un Parlamento, y forma parte del grupo de islas de Sotavento de las Antillas Menores, junto con las islas de Aruba y Curazao.

Datos sobre el país en la red, añaden que “La mayor parte de sus habitantes son mulatos, producto del mestizaje entre europeos y africanos. Sin embargo, se puede observar que parte de su población tiene variados orígenes: Países Bajos, República Dominicana, Venezuela, Colombia, Surinam, los Estados Unidos…

Antecedentes históricos reflejan que Bonaire fue colonizada por los españoles en 1499, en una expedición dirigida por Alonso de Ojeda y Américo Vespucio, de ahí que España tuviera a ese territorio como colonia desde 1499, a lo largo de un siglo, aproximadamente.

“Esta pequeña isla se llamó primero isla de Brasil. Los indígenas caiquetio de la etnia arawak, que habitaban la isla a la llegada de los europeos, fueron descritos por los españoles como hombres que vivían en la Edad de Piedra y se refugiaban en chozas de adobe. Como parte de la colonización española, los indígenas fueron trasladados, en 1515, a las minas de cobre de la isla de la Española, debido a la inviabilidad de la isla como base autosuficiente.

“Los restos de la población indígena de Bonaire pueden observarse en algunos de los actuales habitantes de la isla. De hecho, la mayoría de la población es mulata, con minorías de europeos (descendientes de los holandeses) y africanos (descendientes de los esclavos).

“Los holandeses arrebataron Curazao a los españoles en 1634, pues necesitaban encarecidamente una base naval en su guerra contra ellos. Bonaire y la vecina Aruba cayeron en manos de los holandeses en el año 1636, y se convirtieron en una colonia holandesa.

“La Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales comenzó en 1639 la producción de sal, que es hoy en día una parte muy importante de la economía de la isla, junto con el turismo subacuático. Desde 1800, y durante algunos años, la isla fue controlada por piratas franceses e ingleses. Los holandeses no recuperaron el control hasta el año 1816.

“Las Antillas Neerlandesas, incluyendo Bonaire, se convirtieron en territorio autónomo de los Países Bajos en 1954, en el momento en que este país les garantizó económicamente el desarrollo de sus propios recursos con subvenciones.

“En enero de 1986 Bonaire pasó a ser un territorio del Reino de los Países Bajos, que ahora se compone de los Países Bajos, las Antillas Neerlandesas (Bonaire, Curazao, Saba, San Eustatius y San Marteen) y Aruba.

“Este hecho permite que el desarrollo del turismo y de los otros recursos económicos quede en manos de las Antillas Neerlandesas, mientras que la defensa y asuntos exteriores son responsabilidad de los Países Bajos.

“Tras los resultados del último referendum, Bonaire y el resto de las Antillas Neerlandesas disolvieron esta forma de organización territorial, pasando a ser Bonaire una Isla del Reino de los Países Bajos, al igual que Saba y Saint Eustatius, y a diferencia de Curazao y Saint Maarten, que pasaron a tener un estatus similar al de Aruba. La separación se concretó el 10 de octubre de 2010. “

El clima de Bonaire es del tipo semi-árido tropical; en el norte de la isla hay elevaciones montañosas y la más prominente es el monte Brandaris, de 240 m.; el territorio es recorrido por senderos y caminos.; hay lagos interiores de aguas saladas, siendo el más llamativo el Lago Goto, donde habitan alrededor de 20 000 flamencos.

Apuntes geográficos señalan que la zona sur de la ínsula es llano y que dentro del territorio se aprecian la flora y la fauna, protegidas en el Parque Nacional, de 55 km², creado en 1969, donde se han detectado más de 195 especies de aves.

“Al oeste de Bonaire, muy cercana a la costa, está la pequeña isla de Klein Bonaire, deshabitada y rodeada de playas, cuevas, refugio de una colonia de tortugas y arrecifes de coral en un mar calmado, pues la costa oeste está protegida de los vientos.”

Como otros enclaves caribeños, la mayor belleza de Bonaire está en la vida subacuática, donde quienes practican el buceo pueden observar una variedad de flora y fauna “que semeja un paisaje de ciencia-ficción”, con una perfecta visibilidad a 30 metros de profundidad, ayudada esta característica con las aguas cristalinas del mar.  

Los arawak, aborígenes que ocupaban Bonaire, la llamaron Bojnay ("Tierras bajas"). También estaba poblada por grupos de indios caiquetios.

Reglamentaciones establecidas permiten que el patrimonio subacuático está permanentemente controlado por el Bonaire Marine Park, fundado en 1979, aunque en la isla, además, otras disposiciones protegen la vida del parque marino en las cercanías de la costa, los arrecifes de coral, y las especies: peces lobo, meros, peces trompeta, peces ángel, barracudas, erizos de mar, cangrejos ermitaños…

Se puede pescar alejado de la costa, y en las capturas sobresale el róbalo.

“Hace más de 30 años, Bonaire se convirtió en la primera isla del Caribe en prohibir la pesca con arpón”; también prohibió sacar los corales de sus aguas.

En otro orden de los datos sobre la isla, aparece que el sistema educativo está basado en el modelo neerlandés. Los primeros grados se imparten únicamente en papiamento, y se incorpora el neerlandés a medida que se avanza en el nivel del grado que se cursa.

“También hay una escuela de medicina privada en Bonaire, la Escuela de Medicina Saint James; los deportes más practicados en la isla son el buceo, el windsurf y la pesca.”

Como datos adicionales: la isla está rodeada por un arrecife al que se llega muy fácilmente buceando desde la orilla; hay 60 sitios para bucear en la isla principal y otros 26 más en la cercana Klein Bonaire; los nombres de varios de estos lugares son llamativos:   1,000 Steps (Mil Pasos), Alice in Wonderland (Alicia en el país de las maravillas), Country Garden (País Jardín) y Sweet Dreams (Dulces Sueños).

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@cip.enet.cu / Directora: Lic. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version