Santiago de Cuba,

¡Venceremos!, una lección de Fidel

13 August 2022 Escrito por  Lourdes Palau Vázquez

Por estos meses de tantas adversidades en que ha estado envuelto el pueblo de Cuba, he pensado en Fidel, en las lecciones de ética y voluntad inquebrantables que dio desde su propio accionar. Serían miles las anécdotas en que los momentos difíciles fueron superados.

¡Hombre al agua! ¡Que unos miren por un lado y otros por otro! Fue el grito que detuvo al yate Granma en su travesía hacia Cuba, en una noche convulsa de fuerte oleaje y frío, para buscar al expedicionario que había caído al agua; y aunque fue difícil, la marcha no se prosiguió hasta encontrar a Roberto Roque Núñez; esa fue la orden de Fidel.

En los días aciagos del Moncada, aquel 26 de julio de 1953, en que cayeron jóvenes valiosos que emprendieron junto a él un proyecto libertario fallido como acción y con un sobrevenir cruento envuelto en tortura y sangre, NO se rindió Fidel y en el juicio a los asaltantes asumió su defensa; aunque llegó esposado esbozó su programa de lucha con la convicción impresionante de que se haría realidad y así fue.

La Sierra Maestra luego del desembarco del yate Granma ante un ejército superior en hombres y armas y aquel encuentro memorable con el grupo de su hermano Raúl al preguntarle, “¿cuántos fusiles traes? Cinco, respondió su hermano y combatiente ¡Y dos que tengo yo, siete! ¡Ahora sí ganamos la guerra!”.

Luego del triunfo revolucionario las batallas siempre fueron complejas y su voluntad de acero para enfrentar junto al pueblo situaciones sociales y hasta personales nunca se quebró. Lo demostró el combate por el regreso del niño Elián González, el accidente de la deportista Ana Fidelia Quirot, quien ha asegurado que él fue una de sus mejores medicinas en aquellos momentos tristes de su vida; el encarcelamiento por muchos años en Somalia del Héroe de la República de Cuba Orlando Cardoso Villavicencio y su constante preocupación por él y su familia hasta el retorno, así como la perseverancia por el regreso de los Cinco Héroes, quienes estuvieron injustamente presos en cárceles del imperio, vaticinando incluso: “Solo les digo que Volverán”, en una batalla que muchas veces nos pareció que no tendría fin.

Hoy los escenarios siguen complejos: tornados, epidemias, accidentes muy lamentables como el del hotel Saratoga, incendios en centrales termoeléctricas y el más reciente siniestro, provocado por un rayo en la Base de Supertanqueros de Matanzas, exigen aferrarnos a esa voluntad que nos legó Fidel, quien nos enseñó a no rendirnos ante las más adversas condiciones, a convertir los reveses en victorias y a mantener la fe en el triunfo.

Cuando ante las imágenes del fuego en la hermana provincia de Matanzas el corazón se acelera y los ojos se llenan de lágrimas, cuando las noticias y las redes sociales muestran un pueblo unido, firme, solidario, dispuesto a cooperar, a continuar; cuando la dirección del país se preocupa por las familias, y el Presidente con rostro preocupado acompaña -sin barbas ni uniforme verde olivo-, siento a Fidel con su expresión de optimismo y fe en la victoria, y estoy segura de que como tantas veces nos confirmó el Líder Histórico de la Revolución cubana, Venceremos.

  • Compartir:

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree