Periódico Sierra Maestra

Switch to desktop Register Login

Retos del deporte cubano en Panamericanos

toronto 2015 logoCuba tendrá como grandes retos en los próximos Juegos Panamericanos retener el histórico segundo lugar conquistado en 1971 y recuperar el título de béisbol perdido en 20011.

Para conseguir el primer objetivo la delegación de 459 integrantes (231 mujeres, mayoría) deberá obtener más de 50 medallas de oro en 36 de los 48 deportes programados, de acuerdo con estimados oficiales.

Un diario local destacó que por inscribir atletas en 225 de las 364 pruebas convocadas en Toronto, la isla solo podrá aspirar al 61.8 por ciento de las preseas doradas mientras que en Río de Janeiro (2007) y Guadalajara (2011) los porcentajes fueron de 73.8 y 70.1, respectivamente.

Sin ninguna posibilidad en la natación, que entrega más de medio centenar de juegos de medallas, las aspiraciones isleñas se apoyan en el atletismo (logró 18 títulos en 2011), boxeo, judo, lucha, remo y canotaje.

El presidente del Instituto Nacional de Deportes, Antonio Becali, dijo que a partir de las experiencias de los Juegos Centroamericanos y del Caribe del pasado año se hizo el cálculo para Toronto "y esperamos que nuestra delegación sea eficiente en la conquista de preseas".

Aunque sin la fortaleza de antaño, sobre todo en la pista, el deporte rey de la isla se recupera, como lo demostró en la anterior cita continental, y tiene en el triplista Pedro Pablo Pichardo y la pertiguista Yarisley Silva las figuras más descollantes.

En este deporte la extraordinaria Ana Fidelia Quirot acumuló cuatro metales dorados, dos en 400 metros e igual número en 800, mientras en la rama masculina el saltador de altura Javier Sotomayor, el de longitud Iván Pedroso, el triplista Yoelbi Quesada y el jabalinista Emeterio González lograron tres cada uno en forma consecutiva.

El boxeo, que en los Panamericanos de 1991 en La Habana solo perdió una de las 12 medallas doradas, está en condiciones de contribuir con un buen número de títulos, a juzgar por sus actuaciones en las dos últimas series mundiales, en las que logró el primer y segundo lugares.

Los otros deportes de combate, que históricamente le han aportado a Cuba en los Panamericanos, también son tenidos en cuenta en los vaticinios de que la isla seguirá de escolta a Estados Unidos en el medallero continental.

En las competencias que se iniciaron en 1951 en Buenos Aires, la potencia norteña solo ha cedido el trono a Argentina ese año y a Cuba en 1991. Mientras Estados Unidos ocupó el liderazgo en 1955, Cuba bajó del tercer puesto y nueve medallas doradas en la capital argentina al noveno y un solo galardón cuatro años después en México.

El triunfo de la Revolución Cubana no se reflejó en 1959 en Chicago porque la representación isleña descendió un peldaño al conseguir dos títulos, pero en Sao Paulo (1963) comenzó el ascenso, con cuatro primeros lugares, que se duplicaron en Winnipeg (1967), válidos para un cuarto puesto.

El gran salto cubano se registró en Cali (1971) cuando sus representantes lograron 30 preseas de oro, 49 plateadas y 26 bronceadas para un total de 105.

A partir de ahí estadounidenses y cubanos continuaron su predominio hasta que en 1991 los anfitriones llegaron a la cima en La Habana, con 140 títulos, 10 más que los primeros, escoltados por canadienses y brasileños, quienes acumularon 22 y 21, respectivamente.

Cuba mantuvo sin contratiempos la segunda posición hasta que en Winnipeg (1999) Canadá quedó cinco medallas doradas por debajo, 69 por 64, pero denunció que los organizadores eliminaron pruebas para beneficiarse y hubo malos manejos en pruebas de dopaje.

El caso más notorio fue el de Sotomayor, multirecordista y multicampeón en salto de altura, a quien se le atribuyó el uso de cocaína, sustancia que, dijo, no había visto ni en película, además de que en nada ayuda a los resultados en su especialidad, escribió el periodista cubano Enrique Montesinos.

De esa forma, señaló, le fue negada su victoria, cuarta panamericana en sucesión, beneficiándose Canadá por partida doble, pues dos representantes suyos quedaron igualados en el segundo lugar y avanzaron al oro.

En 2007 y 2011 Brasil se convirtió en el perseguidor de Cuba al quedar en tercer lugar con 7 y 10 coronas menos, y ahora, al igual que el anfitrión de los próximos Juegos Panamericanos, lleva más de 600 atletas con el propósito de superar a la isla.

Canadá inscribió a más de 700 atletas con la declarada aspiración de obtener el resultado que no pudo alcanzar en Winnipeg pese a los esfuerzos realizados, algunos cuestionados por varias delegaciones.

Los especialistas consideran que en Toronto la lucha del 10 al 26 de julio entre Cuba, Canadá y Brasil será por el segundo lugar porque Estados Unidos continuará cómodamente sentado en el trono.

La ausencia de los mejores nadadores estadounidenses de los Panamericanos beneficia a los canadienses y brasileños, fuertes en esa disciplina, mientras que el atletismo aumenta las posibilidades de los cubanos, que históricamente han ganado 127 oro, 117 plata y 104 bronce para un total de 348 medallas.

Si difícil es para Cuba mantenerse en el segundo peldaño de la escalera deportiva continental, la tarea de su selección beisbolera para reconquistar el título que perdió hace cuatro años en México está preñada de obstáculos.

Canadá y Estados Unidos, ocupantes de los dos primeros puestos en Guadalajara, llevan equipos sólidos, mientras Cuba tiene entre sus 24 jugadores a menos del 27 por ciento de los que ganaron la medalla en los Juegos Centroamericanos y del Caribe el pasado año. Más de 80 peloteros se han marchado de la isla desde el pasado año y el tercera base Yulieski Gourriel, molesto por la no inclusión de su hermano menor, Lourdes Junior, en la preselección, no se presentó al entrenamiento y fue excluido del conjunto, considerado el más débil desde 1971.

La ausencia de Yulieski le resta poder a la ofensiva porque formaba pareja con el cuarto bate natural del conjunto, Alfredo Despaigne, envuelto en una buena campaña en las Grandes Ligas japonesas.

En el deporte de las bolas y los strikes los antillanos se coronaron en 10 de las 12 competiciones continentales en que han participado pues perdieron en la final con los estadounidenses en Winnipeg, en 1967, y quedaron con bronce en 2011.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.

Top Desktop version