Logo

Santiago de Cuba: Capital del Caribe

Categoría: Turismo Escrito por Nereyda Barceló Fundora Visto: 2915

A la ciudad se le ve allá lejos,

Como desde un balcón, ardiendo en sí misma,

Bloque múltiple de piedra montañosa y

metal al rojo blanco, bajo el cielo criollo, de azul terso y lavado.

La bahía parece una lámina de zinc, salpicada de manchones verdes como

un obstinado moho.                                           Nicolás Guillén

stgoenramadas Porque Santiago de Cuba es una urbe hechicera, con sus estrechas y empinadas calles, las casas coloniales, sus rejas de madera y hierro, vitrales y medios puntos que descomponen nuestra eterna luz, pero sobre todo por su gente llana y sencilla, gente de sonrisa amplia y trato familiar,  la ciudad es una de las más hermosas del Caribe.

Aquí se funden lo africano, lo francés y lo caribeño con lo español para integrar una cultura autóctona de raigal cubanía y especial significación. Por el resguardado puerto santiaguero desembarcaron los primeros negros esclavos de Santo Domingo. Muchos esclavos e indios rebeldes a los malos tratos, de los colonizadores, cobraban su libertad fugándose a numerosos palenques como Siboney, Moa y otros sitios cercanos o lejanos de la ciudad.

En su historia, Santiago de Cuba ha sufrido en más de un cuarto de siglo, el flagelo de desastres sísmicos, así como el saqueo y el fuego de corsarios y piratas.

El título que ostenta su escudo muy noble y muy leal por el bravo comportamiento de sus hijos frente a las incursiones de los extranjeros en siglos pasados, se transformó con los  años en REBELDE AYER, HOSPITALARIA HOY, HEROICA SIEMPRE, como síntesis de su historia contemporánea.

En ella se mezclan el ritmo de la música y el imponente sol que alumbra constantemente de forma perpendicular e ilumina las montañas y hace que el ron esparza un sabor especial de verdadero elixir para la vitalidad popular.

Aquí se abren todas las puertas para ofrecer al visitante una acogedora e inolvidable hospitalidad. Ciudad que a través de los siglos ha sido cuna materna de aguerridos soldados y luminosos hombres de ciencia y letras, de mambises de la estirpe de Antonio Maceo, combatientes como Frank País y poetas como José María Heredia, que vieron la luz en este suelo.

Porque todos los mitos, leyendas, tradiciones y realidades históricas de lo real maravilloso del Caribe, convergen en esta urbe, donde el astro rey centellea en los multicolores vitrales y la luna se mira en un mar que acaricia las montanas.

Porque además su célebre Gran Piedra, ofrece de día una tremenda panorámica de la región y en las noches claras permite ver los fulgores de Jamaica, ya que aquí se mezclan como dijera acertadamente el prestigioso intelectual cubano y santiaguero Dr. José Antonio Portuondo: “en la cazuela de barro de la cuenca del Caribe al ardiente sol de los trópicos muchos elementos provenientes de diversas razas y culturas”, porque, junto a los vestigios de un cafetal francés y la residencia del Monsieur instalado en Cuba tras la Revolución de Haití, hay un gran hotel de Cabañas que flotan en el espacio.

Por eso y mucho más, ninguna ciudad cubana es más caribeña que Santiago de Cuba.

Periódico Sierra Maestra/ Correo: cip226@enet.cu / Directora: MSc. Olga E. Thaureaux Puertas/ Redacción Digital: Lic. Clara Gayoso Giro, MSc. Arnaldo Clavel Carmenaty / Informático: Ing. Alberto Elers Pérez / Copyright ©. Todos los Derechos Reservados. Autorizamos la reproducción de trabajos de este sitio, siempre que sea de forma íntegra y se cite la fuente.