Santiago de Cuba,

30 de julio: Torrente de sangre bravía

31 July 2022 Escrito por 

La fecha del 30 de julio, sintetiza en Cuba el homenaje a todos los mártires de la lucha libertaria que se reinició con el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, el 26 de julio de 1953. Se escogió ese día por la caída, en 1957, del héroe de la lucha clandestina, Frank País García, y junto a él su compañero Raúl Pujol.


Pero el 30 de julio se reafirma como símbolo de nuestro martirologio, al marcar la caída en combate de otros valerosos revolucionarios cubanos, en distintas épocas y latitudes de Cuba e incluso más allá de sus fronteras.

En esa fecha de 1896, cayó en el campo de batalla, en Quivicàn, territorio habanero, el general del Ejército Libertador Cubano Juan Bruno Zayas Alfonso. Había nacido el 8 de junio de 1867 en El Cerro, La Habana y tenía al caer 29 años de edad, siendo entonces el general más joven de las huestes mambisas.

Médico de profesión, al graduarse decidió ejercer la medicina en una zona rural de Las Villas. En abril de 1895 se alzó en armas al frente de un grupo de patriotas y combatió al mando del Mayor General Serafín Sánchez, pasando luego a la jefatura de una Brigada para realizar la invasión de Oriente hacia Occidente. Para entonces, su jefe era el Generalísimo Máximo Gómez Báez. El 22 de enero de 1896, entró a Mantua, Pinar del Río, al frente de la vanguardia de la Columna Invasora.

Su corta vida le dio tiempo para escalar un sitial honroso en la historia patria. En Santiago de Cuba, un hospital –el Clínico Quirúrgico- se honra con su nombre.

Exactamente un año después de la caída de Frank – el 30 de julio de 1958- cayó en combate en El Jobal, Sierra Maestra, el Comandante del Ejército Rebelde René Ramos Latour (Daniel) quien había sustituido al jefe clandestino en la jefatura nacional de Acción del Movimiento Revolucionario 26 de Julio.

Tenía 26 años de edad cuando cayó, siendo jefe de una Columna guerrillera, mientras enfrentaba a las fuerzas de la tiranía que desarrollaban una ofensiva sobre las posiciones rebeldes. Había nacido el 12 de mayo de 1932, en el poblado de Antilla, actual provincia de Holguín y a los 8 años de edad vino a residir en Santiago de Cuba.

Desde el golpe de estado batistiano de marzo de 1952, comenzó a buscar las vías para hacer Revolución. Participó en las luchas estudiantiles y siendo trabajador de la niquelífera Nicaro, ingresó al Movimiento Revolucionario 26 de Julio.

En marzo de 1957, ya fogueado en la lucha clandestina, integra el primer refuerzo enviado por Frank País a la Sierra Maestra, con el grado de primer teniente y poco después, el 12 de mayo, baja al llano en misión encomendada por Fidel Castro y ya con el grado de capitán. Se dedica al envío de armas y otros pertrechos al Ejército Rebelde.

En el libro Columna 19 José Tey, se afirma que el 28 de junio del propio año 1957, Ramos Latour es nombrado Comandante y surge su nombre de Guerra: Comandante Daniel, asignado, en opinión de sus hermanos, por Frank País.

Recibe la misión de los preparativos para la apertura de un segundo frente guerrillero en la Sierra Cristal, operación que no llega a materializarse por una delación, con la consiguiente detención de muchos compañeros y la pérdida de armas.

Durante la huelga de abril de 1958, Ramos Latour dirigió las acciones armadas de las Milicias del 26 de Julio, idea de Frank que él había ejecutado, en la ciudad de Santiago de Cuba y seguidamente se alzó al mando de la Columna 9 José Tey, que pasaría luego al II Frente Oriental Frank País con igual nombre, pero con el número 19.  Regresó de nuevo a la clandestinidad hasta que, por decisión del alto mando rebelde, pasó definitivamente a la Sierra Maestra, como Comandante de una columna.

Una  carta que refleja la dimensión humana y revolucionaria del Comandante Daniel, es la enviada a su pequeña hija, fechada el 28 de junio de 1957. Comienza escribiendo:

“Mi querida hijita: Arribas hoy a tu primer aniversario sin sentir en tus tiernas y rosadas mejillas, el dulce beso paternal que encierra mi entrañable amor por ti (…)  Indigno sería este padre tuyo si después de contraer la enorme responsabilidad de haberte traído al mundo en una patria esclava, no se hubiera lanzado a las montañas, a los campos y a las calles de Cuba, a conquistar para ti y para tu pueblo la libertad que como todo ser humano necesitas para desarrollarte y disfrutar plenamente de la vida en una sociedad organizada con amor, donde se respeten tus derechos y se te exija sólo el fiel cumplimiento de tus deberes (…) Espérame, hijita mía, que a la vuelta de muy poco tiempo habré de entregar a ti y a tu pueblo el mejor de todos los presentes: una patria libre, soberana e independiente”.

La muerte tronchó a Daniel el placer de abrazar y besar a su hija. Pero contribuyó a legarle la patria libre, soberana e independiente que añoró.

Sobre los dolorosos momentos de su caída, apuntaría el combatiente Fernando Vecino Alegret, protagonista de la acción: “El momento era de sumo dolor. Hombres cuyos rostros eran endurecidos por el marco de largas barbas, hombres que habían soportado estoicamente el hambre, el frío, el sueño y la sed, lloraban.(…)  Se despidió el duelo con frases salidas de lo más profundo del ser. Llegó ya de noche la caja rústica. Su cuerpo vestido de verde olivo y con el brazalete. El cortejo partió rumbo al corazón de la manigua (…) Por fin lo enterramos con nuestras propias manos, mientras, a modo de despedida, se hace una descarga en seco. Después nos alejamos, conscientes de que en El Hormiguero queda enterrado un pedazo de nuestro propio corazón. (…) Atravesamos el camino de Arroyones, rumbo a las montañas, buscando a Fidel como buscando al Sol. La guerra prosigue”.

El 30 de julio de 1967, diez años después de la caída de Frank País, murió en combate otro revolucionario cubano: el capitán José María Martínez Tamayo (Papi). Su caída se produjo en Bolivia, cuando formaba parte de la guerrilla internacionalista del Comandante Ernesto Che Guevara.

Nacido el 30 de marzo de 1936, tenía 31 años en el momento de su caída. De familia humilde y trabajador del campo, fue combatiente del Segundo Frente Oriental Frank País durante la guerra revolucionaria y tercero al mando en la guerrilla del Che en El Congo, desde donde partió hacia Bolivia, siendo el primero en llegar a ese país para la preparación de la nueva gesta.

El Che lo calificó como un extraordinario combatiente y sobre su muerte dijo que era otra pérdida sensible por su calidad.

Conmovedores fueron los momentos de la muerte y sepultura del héroe. Así lo describiría el también combatiente internacionalista Leonardo Tamayo, en entrevista concedida a la periodista Elsa Blaker: “Estaba tan tranquilo que pensé no moriría, pero el médico opinaba lo contrario. El Che preguntaba a cada rato cómo estaba. A eso de las ocho de la noche, 12 horas después de ser herido, pidió café y el Che ordenó colárselo; cuando se le dio, dijo que estaba caliente y lo puso a enfriar sobre la arena.

“Preguntó por su hermano. Olo lo había puesto de guardia y como es lógico el Che lo reprendió por ello y mandó a buscarlo. Ambos hermanos se unieron en la playa del río. René puso la cabeza de Papi sobre sus piernas. Papi se quitó el reloj y se lo entregó diciéndole que se lo diera a Jorgito, su hijo mayor; “Ayúdalo porque es fuerte con la abuela”, le pidió.

A René le dijo: “Mi hermano, que Fernando (nombre que tenía el Che en ese momento) nunca tenga que llamarte la atención y si te toca caer, hazlo como los hombres, combatiendo”.

René Martínez Tamayo, su hermano, en el momento de la despedida final, juró  continuar con honor la lucha. Y el día 8 de octubre de ese mismo año, cayó en combate, tratando de proteger la vida del Comandante Ernesto Che Guevara.

Así, la sangre de Juan Bruno Zayas, de Frank País García, Raúl Pujol Arencibia, René Ramos Latour y José María Martínez Tamayo, se une en una misma fecha, formando un torrente que irriga de patriotismo las venas de nuestro pueblo. Del mismo pueblo que cada 30 de julio sintetiza en ese día el perenne  tributo de recordación y respeto.

  • Compartir:
0 Comment 455 Views
Orlando Guevara Núñez

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree