Santiago de Cuba,

Sierra Maestra: sus fundadores en la clandestinidad

05 September 2022 Escrito por 

Al cumplir Sierra Maestra sus 65 años de vida, un lugar de honor en su historia está ganado por los hombres y mujeres que lo fundaron en la clandestinidad. Ellos fueron la simiente y savia del árbol frondoso que es hoy nuestro órgano de prensa.

¿Cuántos fueron esos fundadores? ¿Cómo y cuándo pudo definirse esa categoría? ¿Cuántos de ellos han fallecido y cuántos viven? ¿Cuántos y quiénes nos acompañan hoy, con residencia en Santiago de Cuba?

El periódico Sierra Maestra y los boletines y hojas sueltas que lo antecedieron, fueron editados siempre en la más estricta clandestinidad, con normas de compartimentación inviolables. Quienes lo escribían, no conocían a quienes lo editaban, ni ambos sabían quienes lo distribuían. Todo el engranaje estaba preparado para garantizar la salida aún cuando algunos de los que intervenían en el proceso cayeran presos.

Fue en 1982, al cumplirse el aniversario 25 de Sierra Maestra, que se inició la labor de localizar y organizar a los fundadores clandestinos. En esa tarea se contó con la decisiva colaboración de tres de los cuatro jefes de Propaganda del Movimiento Revolucionario 26 de Julio en Oriente durante la lucha clandestina: Enzo Infante Urivazo (Bruno), José Nivaldo Causse Pérez (Guillermo) y Miguel Deulofeu Ramos (Leopoldo). La primera en ocupar esa responsabilidad, Gloria Cuadras de la Cruz, se desempeñó, principalmente, a la propaganda radial, aunque colaboró con la prensa escrita.

Así se logró crear una relación de quienes intervinieron en los pasos del proceso, desde concebirlo y escribirlo hasta ponerlo en manos de los lectores. Con la colaboración de los principales fundadores, se elaboró el
proyecto de relación de todos los fundadores. La lista confeccionada fue revisada varias veces, con la supervisión directa de Enzo Infante y Miguel Deulofeu, entre otros combatientes clandestinos santiagueros.

Cada persona localizada, iba brindando información sobre quiénes trabajaron junto a ella, principalmente aquellas que tuvieron a su cargo determinadas responsabilidades. Muchos habían ya fallecido. Creo posible, por eso, que algunos de los participantes, sobre todo en la distribución, no hayan sido registrados, al no estar avalada su actividad por quienes pudieran testimoniarlo. En los primeros encuentros realizados, después de más de 25 años, muchos de los fundadores se conocieron entre sí. Así, poco a poco, se fueron precisando, luego de la comprobación sobre cada propuesta, quienes participaron en la escritura, edición, distribución y otras tareas relacionadas con Sierra Maestra en la clandestinidad.

Un último análisis, amplió la lista de los fundadores, partiendo de la inclusión de compañeras y compañeros que, formando parte de la Sección de Propaganda del Movimiento Revolucionario 26 de Julio en Oriente, tuvieron relación, sobre todo en la distribución, del periódico Sierra Maestra en la clandestinidad.

En esta lista están los que consta su participación. No puede descartarse –vale la reiteración- que por la complejidad de aquella etapa, la compartimentación del trabajo, el tiempo transcurrido, la dispersión y la desaparición física de muchos de los fundadores, algunos nombres, mereciéndolo, no aparezcan en esta honrosa lista de combatientes.

Los considerados como fundadores del Sierra Maestra en la clandestinidad en Santiago de Cuba fueron 168. De ellos, han fallecido 122. En esta ciudad viven 22, en La Habana 16, y del resto no está precisado su lugar de residencia.

He aquí los nombres de estos 22 heroicos combatientes que arriesgaban a diario su vida para editar, imprimir y distribuir el Sierra Maestra en esa etapa importante de su historia:

Julieta Arias Santana, Victoria Nelis Cortés Cortés, Jesús Cala Benavides, Paula Cupull Reyes, Juan Deulofeu Ramos, Orieta Duarte Mena, Silvia Isabel Duque de Estrada Riera, Marta Fonseca Vigo, Geovanis Girón Blanco, Zoe Grave de Peralta Figueredo, Marta Gómez Codorniú, Venecia Leyte Vidal González, Oscar Páez Lara, Julio Quiala Hernández, María Celeste Ramírez Milanés, Enrique Rizo Calzado, Héctor Rodríguez Riverí, Carlos Sarabia Hernández, Inocencia Sosa Limonta, Isabel Xiomara Tamayo Ríos, Esther Verdaguer Soto, Berta Verdaguer Soto.

Santiago de Cuba tiene razones sentir orgullo por todos ellos. Por los vivos y los que ya no están físicamente. Y para dedicarles ahora un recuerdo agradecido.

  • Compartir:
0 Comment 1233 Views
Orlando Guevara Núñez

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree