Santiago de Cuba,

El mayor peligro es el dengue

07 June 2024 Escrito por 
Instituto de Previsión y Seguridad Social de Tucumán

Mientras el terrible malestar que causa el virus del Oropouche es un tema de conversación cada vez más frecuente entre los santiagueros, se “incuba” un problema que puede superar ampliamente los estragos del nuevo padecimiento.

Y es que con el verano comienza la etapa de mayor reproducción del mosquito Aedes aegypti: factores como la temperatura, la humedad relativa y las lluvias favorecen la proliferación de este insecto, lo que acentúa la ya preocupante situación epidemiológica en esta porción del oriente cubano.

De acuerdo con Alfredo Cintra Guerra, responsable del departamento provincial de Vigilancia y lucha antivectorial, el territorio presenta una elevada infestación del agente transmisor del dengue, sobre todo en el municipio cabecera, en Palma Soriano, Contramaestre, Mella y San Luis. De ahí que sean estas las demarcaciones con más casos de la arbovirosis.

Para que se tenga una idea de la seriedad del asunto baste añadir que se ha comprobado la circulación de dos serotipos del virus del dengue; de ahí la alta probabilidad de que se produzcan formas graves de la enfermedad si no se aplican oportunamente las medidas de prevención.

Ante esta realidad, y bajo la dirección del Partido y el Gobierno en la provincia, se desarrolla un conjunto de acciones en las comunidades dirigidas a eliminar microbasurales, salideros, obstrucciones y otras condiciones que favorecen la proliferación de los mosquitos.

Si bien las limitaciones económicas actuales impiden intervenciones de gran alcance, Salud Pública continúa realizando el tratamiento adulticida (fumigación) y el focal en el domicilio de los casos de síndrome febril inespecífico y en los inmuebles aledaños, así como en las manzanas con transmisión de dengue.

Sin embargo, esto no es suficiente para garantizar la contención de las arbovirosis. Por eso urge que desde las viviendas, los centros laborales y los barrios se incremente el accionar por la salud colectiva.

De acuerdo con Cintra Guerra, el tanque bajo sigue siendo el depósito más frecuente en la detección de focos, aunque llama la atención de las autoridades sanitarias el incremento de los criaderos artificiales en el espacio doméstico (botellas vacías, latas y neumáticos sin enterrar en los que se acumula agua y se reproduce el Aedes). Esto habla de las deficiencias del saneamiento de patios y otros espacios de las viviendas. Por eso es tan importante que todos los santiagueros nos sumemos a la tarea de preservar la salud individual y colectiva.

Recordemos que el dengue grave puede matar y que los niños, las embarazadas, los enfermos crónicos y los adultos mayores son las personas que más peligran; por tanto, todo cuidado es poco para defender la integridad y el bienestar de nuestras familias.

Lo que hay que hacer, lo sabemos bien: eliminar todo lo que pueda convertirse en criadero; chapear áreas enyerbadas, hacer zanjas para que no se acumule el agua de la lluvia en charcos, no arrojar desechos a la vía pública y acudir al médico ante la fiebre.

Con esas medidas también prevendremos la fiebre del Oropouche, y evitaremos que dos epidemias ensombrezcan la alegría y el esparcimiento que suele traer el verano.

  • Compartir:
0 Comment 1012 Views
Indira Ferrer Alonso

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree