Santiago de Cuba,

¡El amor que nos brindó Santiago de Cuba no nos lo brindó nadie!

24 January 2024 Escrito por 
Del autor

Esta vez no hubo diplomas ni medallas; tampoco flores ni presentes, solo los recuerdos y anécdotas, y alguna lágrima que en hombre recio y a la vez sensible como Eduardo “Tiburón” Morales, tuvo el encanto de emocionar y enternecer a los demás. En eso se convirtió el homenaje programado en el cierre del Coloquio Mariano Mercerón In memoriam que cumplió con creces su apartado en el 39. Festival Internacional Jazz Plaza en Santiago de Cuba.

El espacio de las congratulaciones en el evento, al margen de las conferencias, fue para el compositor Rodulfo Vaillant, en sus 81 años; para “Tiburón” Morales en sus 88 años, y para los 45 años del conjunto Son 14 y a la memoria del inolvidable maestro Adalberto Álvarez.

Vaillant, que en estas cosas de Son 14 implícitamente es el padrino del grupo, relató la mayor parte de la historia del conjunto, desde su encuentro en Camagüey con el joven y talentoso músico Adalberto, deseoso de crear su colectivo a pesar de que Joseíto y Rumbavana se lo querían llevar para la Capital.

HOMENAJE 2

Ex integrantes de Son 14 junto a Rodulfo Vaillant, en el homenaje del Coloquio Mariano Mercerón In memoriam

También habló Rodulfo del apoyo en Santiago de Cuba para materializar el sueño de Adalberto; los entresijos económicos, con “Yagruma” y el Plan Vista Alegre por medio; los avatares y las alegrías; la identificación casi inmediata, de los seis músicos camagüeyanos con sus homólogos santiagueros y de Guantánamo, y finalmente, cómo la Cuna de la Revolución y su público arroparon a aquellos jóvenes cuando ni ellos mismos imaginaban que estaba por nacer un emblema de la música popular cubana.

Cuando aquel sueño se hizo realidad en octubre de 1978, ya no hubo modo de pararlo y hasta figuras encumbradas reconocieron que fue tal el impacto del grupo; fue tal la reacción del público cubano por “el sonido Son 14”, que en su momento de máximo esplendor, ninguna otra formación musical en el país lo superaba.

Seis músicos que integraron a Son 14 estaban presente en el homenaje. En la foto, de izquierda a derecha: Víctor Manuel Correoso (Vitico), güiro y utilero; Daniel Carmenate, cantante; Eduardo “Tiburón” Morales, cantante; el padrino del grupo: Rodulfo Vaillant; Vicente Nápoles, congas; Juan Casas, trompeta, y Sergio Cardona, tresero.

Cada uno de ellos dijo palabras breves pero llenas de amor por lo que hicieron; de agradecimiento al público santiaguero y de homenaje a la memoria del maestro Adalberto Álvarez y a la postura de Vaillant y de las autoridades de la ciudad. Y todos terminaban, además, ponderando a esa figura emblemática: “Tiburón” Morales.

Fue el propio Tiburón el que más emocionó a los presentes cuando dijo:

“Quiero agradecer esta oportunidad de compartir con ustedes, con los periodistas, con el pueblo, los dirigentes como Vaillant a quien no tenemos cómo pagarle lo que hizo por nosotros, que hasta problemas se buscó por ayudar a formar a Son 14. Él seguirá como lo que es: un hombre que lucha por la cultura cubana y desde Santiago de Cuba como nosotros que estamos aquí. Y tenemos el valor de decirlo: ¡El amor que nos brindó Santiago de Cuba no nos lo brindó nadie!

“Y yo sigo aquí en Santiago, ya no como músico sino como pueblo y me siento orgulloso de ir por los barrios de esta ciudad desde San Pedrito, Mexiquito, Chicharrones, el Hoyo… bailadores por excelencia. Usted suena una lata en Carretera del Morro y todo el mundo baja a bailar.

“Yo siempre conservo la consideración que Santiago me dio y por eso llevo a esta ciudad en el corazón”. Y agregó, más adelante:

“Para lograr algo siempre hay que sacrificarse; éramos seis en un cuartico en un albergue en Vista Alegre; lo de Son 14 fue un ascenso rápido: dondequiera que llegábamos acabábamos: en Europa, en Francia, en Inglaterra, Irlanda del Norte, Irlanda del Sur, en Venezuela, aquí en América…

“En todo ese éxito tenemos siempre que agradecer el empeño de Vaillant, a Máximo Espinosa, a Tony Palacios… pero bueno esto de Son 14 es también con el favor de la Naturaleza, porque no se ha dado en Cuba otro caso como el nuestro… Mire que surgir y tan rápido medir fuerzas con Irakere, que era lo más grande en el país; con Oscar de León, con Van Van… recuerdo a Puppy Pedroso, un artista honesto, sencillo, humilde… él me decía: ´cuando Son 14 levantó, aquí no quedó nadie por encima´.

“La suerte que tuvimos todos nosotros de tener un director como Adalberto Álvarez, lleno de virtudes humanas y musicales, y con un repertorio que ´pegue´ completo… eso no se ha visto nunca. Y le estoy eternamente agradecido por todo lo que hizo por la música cubana y por nosotros que éramos sus hermanos de corazón”. Ahí las lágrimas de Tiburón y los aplausos sellaron la intervención del popular cantante.

 TIBURÓN 1

Tiburón Morales y Adalberto Álvarez se reencuentran en Santiago de Cuba, durante un MatamoroSon celebrado en el anfiteatro Mariana Grajales 

Por lo descrito es que señalamos: fue un homenaje diferente, pues entre todos se congratularon, con algo más valioso y simbólico que cualquier medalla o diploma: las palabras dichas desde el corazón.

 

  • Compartir:
0 Comment 616 Views
MsC Miguel Angel Gainza Chacón

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree