Santiago de Cuba,

Al profesor de profesores

05 April 2024 Escrito por 

Desde hace una semana, la habitación convertida en oficina ya no es la misma; falta la presencia, la voz, el olor de quien le daba vida a ese cuarto que se convirtió en trono, en lugar de consulta, de estudio, de madrugadas y de sueños.

Sin embargo, todo está intacto: la laptop, el escritorio, las medallas, las fotos, los reconocimientos, el retrato, los libros, los quijotes y el cartel que lo motivaba a luchar siempre contra lo imposible:

“Cambiar el mundo amigo Sancho, no es una locura ni utopía, sino justicia”. Por eso, este “Quijote”, como se identificaba, no partió a la
eternidad totalmente este 31 de marzo, siguen sus huellas en la casa, en la Universidad de Oriente, en el Centro de Estudios Pedagógicos Manuel F. Gran, en el Hospital Docente Clínico Quirúrgico Juan B. Zayas, en sus amigos, compañeros, alumnos, en la pedagogía y en la ciencia cubana.

El Dr. Cs. Homero Calixto González Fuentes quedará como ejemplo de buen ciudadano, gestor universitario ligado a la ciencia y formador de formadores, así lo sintetizó su colega y amigo Dr. Cs. Alejandro Estrabao Pérez.

“A Homero lo conocí en 1962 en Ciudad Libertad, cuando yo estaba en quinto de bachillerato y el cursaba el cuarto y el quinto grado, lo que denotaba su dedicación e inteligencia. Nos graduamos juntos y fuimos a estudiar Física en la Universidad de La Habana, dijo Estrabao.

“Por situaciones familiares regresé a Santiago de Cuba y cuando él se licenció lo mandaron a laborar a esta ciudad, a la Universidad de Oriente (UO) . Ya aquí nos volvimos a encontrar y trabajar juntos.

“Como profesor de esa asignatura una de las primeras tareas que cumplió fue la creación de la escuela de Física de la UO, junto a Jorge González Alonso, ya que, aunque existía un departamento, no se impartía.

“En ese tiempo ellos crearon el Programa de Ingeniería Física, que se relacionaba más con la aplicada que con la teórica, fue durante mucho tiempo director de esta escuela y cuando se crea el Instituto Superior Politécnico Julio Antonio Mella, pasó a trabajar a ese centro y allí creó el departamento de Física y otros grupos.

“Homero logró que ese departamento que tenía una promoción muy baja, aumentara a números elevados, superando incluso a otras universidades del país. Nutrió de conocimientos y métodos a profesores que venían del Instituto Superior Pedagógico Frank País, y empezó a crear una Cátedra cuyo nombre fue un homenaje a Manuel F Gran, físico e inminente profesor de la Universidad de La Habana, hasta que luego se convirtió en el Centro de Estudio de Educación Superior Manuel F. Gran” señaló Estrobao.

Toda esta actividad que fue muy intensa y grande, no fue ajena a su vínculo con la vida social y política de la nación, que lo premió con disimiles reconocimientos, entre estos Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular por Santiago de Cuba.

En este sentido fue un ferviente revolucionario  desde joven militó en las milicias estudiantiles, participó en la campaña de Alfabetización, se movilizó cuando la crisis de octubre, fundador de los Comités de Defensa de la Revolución, dirigente sindicalista, militante de la UJC y el PCC.

De su impronta laboral quedarán los 40 años como profesor de la academia santiaguera, su reconocimiento como líder científico en la región Centro Oriental, su destacado prestigio internacional en países como México, Colombia, Ecuador, República Dominicana y Venezuela, y el creador de la Teoría Holístico Configuracional y sus
aplicaciones a la Didáctica, la investigación científica y los procesos universitarios.

“Homero tenía un gran sentido de pertenencia por la universidad, era el primero en llegar y el último en irse, a penas cogía vacaciones; siempre estaba atendiendo a estudiantes, aspirantes, profesores de otras provincias y de países, comentó la Dr. Cs. Lizzette Pérez Martínez, profesora consultante del Centro Gran.

“A su cargo tiene una obra inmensa con folletos y libros publicados que serán muy útiles para la formación de profesores y alumnos; su pedagogía, enseñanza de valores y la dedicación que ponía a los alumnos, perdurará por muchos años en esta Casa de Altos Estudios.

“Al respecto siempre decía: 'los estudiantes son mi mayor atención', y se enfrascó tanto en esto que logró elevar la calidad y participación de estos en el proceso educativo, así como la permanencia en asignaturas tan complejas como la Física, en la que existía baja promoción en las aulas; eso fue porque detrás había un trabajo meritorio y de persuasión sobre la importancia de la asignatura y el estudio por parte de Homero.

“Además fue formador de formadores, y creo que ese fue su mérito mayor, enseñó a maestros a ser maestros, a superarse en su maestría, y logró graduar a unos cuantos profesores en Ciencias Pedagógicas y eso se redunda en el desarrollo de la docencia en general de todas las carreras, porque no fue solo para los físicos, sino en favor de la ciencia de la educación superior” puntualizó.

Este Quijote se jubiló en 2016 de la UO y se incorporó a trabajar en el Hospital Docente Clínico Quirúrgico Juan B. Zayas en donde contribuyó a la formación del personal de Salud en los programas de maestrías y doctorados.

En 2022 se retiró de las aulas pero nunca del magisterio y entonces su casa, se convirtió en su oficina, en la que acudían alumnos y profesores en busca de su sabiduría.

Entre las diversas condecoraciones y reconocimientos recibidos sobresalen la de Profesor de Mérito, Vanguardia Nacional por 15 veces consecutivas, 10 Distinciones Especiales del Ministro de Educación Superior, Premios anuales de la Academia de Ciencias de Cuba, Medallas y Placas.

  • Compartir:
0 Comment 2059 Views
Yanet Alina Camejo Fernández

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree