Santiago de Cuba,

Centro histórico de Santiago de Cuba: Un Monumento Nacional declarado hace 45 años

24 June 2024 Escrito por 
Del autor

Hoy se cumplen 45 años de un hecho trascendental para la ciudad de Santiago de Cuba. El 24 de junio de 1979 su centro histórico urbano fue declarado como Monumento Nacional.

La otrora villa -fundada el 25 de julio de 1515 por el Adelantado Diego Velázquez-, es de las pocas de su clase que mantiene su trazado original y el entorno de su Plaza Mayor con las instituciones que la Corona designó para regir la vida en el Nuevo Mundo: la Iglesia, la Casa del Gobernador y la sede del Cabildo (Ayuntamiento).

A todo eso se añade que el actual centro histórico urbano de la que ostenta en título de ciudad desde 1522 se corresponde «con el centro tradicional que la urbe colonial mantuvo hasta finales del siglo XIX, cuyos límites son el Paseo Martí (Norte); la Avenida 24 de Febrero la emblemática Trocha-, (Sur); la antigua zona de los complejos militares cuartel Moncada y demás-, (Este); y la Bahía (Oeste)», destacó a Aida Liliana Morales Tejeda, presidenta de la Filial Provincial de la Unión de Historiadores de Cuba (UNIHC).

La también Jefa del Departamento de Investigaciones Históricas y Aplicadas de la Oficina del Conservador de la Ciudad de Santiago de Cuba (OCC), acotó que «es significativo que en sus 3,2 kilómetros cuadrados de extensión hay no pocos inmuebles que, por su valor excepcional, ostentan la condición de Monumento Nacional y numerosos sitios que sirvieron como escenario de hechos trascendentales para la Patria. Esos elementos fueron incuestionables a la hora de que la Comisión acordara declararlo como tal».
Una ciudad singular, de gente y edificios que enamoran.

IMG 20240623 WA0094

En las postrimerías del siglo XIX era común el «voy hasta Cuba» para referirse a la capital de Oriente, un conjunto urbano que creció a modo de anillos concéntricos a partir de un sistema de siete iglesias y plazas asociadas; también de calles comerciales y un trazado semi regular que se adaptó a lo que dictaban las Leyes de Indias «y a la topografía de este valle ondulado, entre el mar y las montañas de la Sierra Maestra», enfatizó Morales Tejeda.

Es así que calles, callejuelas, callejones y escalinatas como la famosa de Padre Pico-, en la que Mayté García y sus hijos Jeiler y Jennifer quieren «al punto de no concebir vivir en otra zona de la ciudad que no sea esta, de alegría carnavalesca y casas coloniales», como argumentó la progenitora, le dan una singularidad a la ciudad en el contexto insular.

Santiago se asienta sobre terrazas, devenidas en miradores naturales, como el de la calle Corona, desde el histórico Balcón de Velázquez, «donde conocí a mi actual esposo en una tarde de 1997», según recordó Marianela Santana Castellanos.

Más arriba está el de la Plaza Dolores, «a la que acudo desde la cercana calle Heredia, donde están el Museo del Carnaval, la Biblioteca Elvira Cape, la Casa Dranguet, la de José María el Cantor del Niágara-, y con una vida cultural extraordinaria», detalló Clara Sonia Hechavarría Rengifo, una joven que ha vivido sus 28 años de edad en esta arteria, antiguamente llamada Catedral. El tercer mirador está en la antigua Escuela Normal para Maestros de Oriente, desde donde se divisa casi toda la ciudad colonial, «que se une al mar y la Sierra de manera indescriptible, pero asumida como fuente de inspiración para numerosos artistas», advirtió el periodista cultural Miguel Ángel Gaínza Chacón.

El vínculo armónico entre la arquitectura notablemente tradicional hecha por maestros albañiles y carpinteros que desde bien temprano comprendieron que la sismicidad era constante-, y lo natural, tiene a la madera como material importantísimo, las casas señoriales, las que servían también como miradores, ilustradas como «casas atalayas», por el reconocido arqueólogo y profesor Francisco Prat Puig.

Santiago enamora, lo afirman la mayoría de sus hijos, «estoy orgullosa de vivir en El Tívoli, y aunque descendiente de franceses me siento muy cubana y, sobre todo, santiaguera», afirmó Sucel Diodonet Estrada. Magda Cabrera Gómez habita una casa del siglo XIX, situada en Carnicería y Princesa, «que me encanata, aunque es muy difícil conservarla, hasta el aljibe del patio me es útil», precisó.

Igualmente lo hizo la española Rocío Zambudio Vivancos, «porque desde que pisé esta tierra quedé cautivada y me dije: Rocío esta es tu nueva casa. De Murcia a La Habana, y desde hace ocho años esta es mi ciudad. Cuando anduve la calle Enramadas, observé su pulcritud y el estado de conservación de tan bellos edificios comprendí que Santiago era algo especial dentro de esta Isla».

Esta hispano-cubana decidió vivir en la que fuera la capital de Cuba hasta 1608, «y pude conseguir trabajo en la OCC, donde me dedico al diseño de libros, revistas, como este sobre José Martí, o en los centros de interpretación del patrimonio construidos recientemente. Tío, esto es una preciosidad, desde 1992 amo a Cuba y mi propósito de vida es hacer algo siempre por ella», sentenció.

Conservar para el presente y el porvenir
De acuerdo con Omar López Rodríguez, director de la OCC, «toda acción de restauración y conservación tiene una utilidad pública». En ese sentido es constante el accionar en «los inmuebles patrimoniales, de todas las formas de propiedad, y espacios públicos en función de mantener su vitalidad, repercutiendo directamente en la calidad de la infraestructura y de la vida de nativos y foráneos».

IMG 20240623 WA0093

Es así que los 39 parques y plazas ubicados en el área patrimonial son objeto de cuidado por parte de especialistas y operadores de áreas verdes, al igual que agentes de Seguridad y Protección, «sin embargo los hechos vandálicos en algunos sitios desdeñan todo el trabajo; por ejemplo, a inicios de este año en el Paseo de La Alameda, sus diez parque fueron dotados de alumbrado público y restaurados sus bancos y áreas verdes; personas inescrupulosas los han sustraído, dañado los jardines y realizado hasta necesidades fisiológicas en ellos, incluso desafiando a los custodios», dijo Leonel Lorié Pérez, subdirector de la Oficina del Conservador de la Ciudad.

Ante comportamientos de esta índole se tiene, necesariamente, que aplicar el peso de la Ley, en tanto el país tiene un marco legal robusto para proteger el Patrimonio -de manera específica la Ley 155/2022-, y el accionar de las personas para corregirlos desde edades tempranas. El patrimonio es de titularidad pública, de manera especial en el Socialismo.

Conservar la ciudad, es dar continuidad a los esfuerzos que, desde el decimónico tardío, personalidades como don Emilio Bacardí primer alcalde y fundador en 1899 del pionero de los museos cubanos-, y muchos otros, como Emilio Roig de Leuchsenring, quien impulsó en los años 30 del siglo XX desde la Junta Nacional de Arqueología y Etnología, reconocer a las primeras villas como monumentos nacionales.

También, es ser consecuente con los ingentes esfuerzos de instituciones que defienden este legado material, desde las investigaciones académicas, proyectos y financiamiento para restaurar lo deteriorado por el tiempo, el descuido y las personas-, así como «la continua preservación de áreas, como el llamado anillo cero, de edificios que son monumentos nacionales y locales; la implementación del Plan Maestro de la Ciudad y la estrategia para gestionar su Centro Histórico, con un alto grado de participación popular, con ejemplos palpables en los barrios en transformación, y la promoción de los valores de Santiago de Cuba», acentuó Morales Tejeda.

No en vano, según fuentes del Instituto Nacional de Ordenamiento Territorial y Urbanismo (Inotu), la ciudad de Santiago de Cuba fue la primera del país en poseer su Plan de Ordenamiento Urbano, aprobado por el Consejo de Ministros en 2014, y que se ha actualizado.

Diversas entidades de la provincia, lideradas por la OCC, devuelve el esplendor al antiguo Ayuntamiento desde cuyo balcón el Comandante en Jefe declaró la victoria de los rebeldes sobre el batistato, y al antiguo Vivac Municipal que servirá como sede a la Filial Provincial de la INIHC, la Oficina del Historiador de la Ciudad, y una dependencia de la Facultad de Arte de la Restauración del Patrimonio Cultural.

El Museo de Ambiente Histórico casa de Diego Velázquez, considerada la más antigua de las edificadas por los españoles en el Nuevo Mundo, la Catedral Metropolitana, el ecléctico Club San Carlos, y el resto de los edificios que rodean el núcleo fundacional de la Villa son prioridades, al igual que la formación, a través del método de aprender-haciendo-, de noveles herreros, yeseros, carpinteros, albañiles y restauradores en la Escuela-Taller Ugo Luisi.

Santiago es patrimonio de Cuba; su centro histórico Monumento Nacional desde 1979, y cinco años después recibió el Título Honorífico de Héroe de la República y la Orden Antonio Maceo. Este 24 de junio, además, se cumple el medio milenio de la muerte de Diego Velázquez, el fundador de la villa que ha marcado una parte importante del curso de la historia de la Mayor de las Antillas.

  • Compartir:
0 Comment 609 Views
Luis Alberto Portuondo Ortega

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree