Santiago de Cuba,

DECODIFICANDO familias

El “Josué País”: entre el mosquito, el dengue y otros desafíos

21 October 2022 Escrito por 
Tomadas de Internet

Quienes viven en las comunidades del área de Salud Josué País, de Santiago de Cuba, saben lo peligroso que es lidiar con mosquitos a toda hora. Y es que allí existen unas 26 manzanas con transmisión de dengue debido a la elevada infestación del Aedes aegypti.

En los asentamientos ubicados entre San Juan y Soledad de Sevilla confluyen varios factores que propician la proliferación del insecto. Sierra Maestra anduvo tras los detalles…

A decir del doctor Orlando Márquez Galán, vicedirector de Higiene y Epidemiología del “Josué País”, el área presenta una situación epidemiológica compleja por la elevada infestación del vector, el número creciente de casos sospechosos de dengue y de muestras positivas al virus DENV.

“Esto implica un retroceso, pues en las últimas seis semanas estuvimos en meseta; es decir, habíamos logrado detener el incremento de casos”, señaló el epidemiólogo.

Solo para que se tenga una idea de lo que ocurre en esta área de Salud: el índice de infestación de Aedes aegypti es de 1.1, un valor de alto riesgo si tenemos en cuenta que el máximo permisible para prevenir un brote de arbovirosis es de 0.05. Además, en lo que va de ciclo, se han detectado 104 focos, 92 de estos en viviendas, y hay 107 personas a las que se les confirmó la infección por virus del dengue (DENV) y, por tanto, su familia y comunidad se mantienen en vigilancia porque existe una alta probabilidad de que, a su alrededor, surjan nuevos casos. A esto hay que añadir que, como promedio, diariamente al menos 40 personas reciben atención médica por síntomas presuntivos de la enfermedad.

FB IMG 1591048014764

Buscando porqués

Hay factores que favorecen la reproducción del vector y que no son modificables, como las condiciones climáticas (lluvias, altas temperaturas y humedad elevada). Además, el mosquito necesita del ser humano para existir, por tanto, la situación demográfica y el vertimiento de residuales líquidos y sólidos, que generan focos del vector, también inciden en la infestación.

Por eso, cada año el Ministerio de Salud Pública despliega acciones intensivas de lucha antivectorial para responder al alza de arbovirosis que se produce por el incremento del Aedes aegypti.

Sin embargo, las serias dificultades económicas que atraviesa el país, repercuten en la calidad y alcance de las acciones de control entomológico.

“Hoy estamos en un retroceso condicionado, fundamentalmente, por la escasez de recursos, como insecticidas y abate, para cumplir eficazmente nuestra estrategia de control vectorial”, dijo el doctor Márquez.

Según el galeno, ante estas limitaciones crece la infestación y hay más mosquitos adultos transmitiendo el virus. Además, la baja percepción de riesgo de buena parte de la población genera condiciones propicias para el insecto dentro y fuera de las viviendas. Y a esto se suma el hecho de que no se logra eliminar, en un tiempo breve, riesgos ambientales como microbasurales, salideros, obstrucciones y vertimientos en sótanos de edificios.

“Hay demoras -dijo- debido a que Aguas Santiago también afronta limitaciones de recursos y equipamiento, por tanto prioriza los lugares con peor situación en el municipio. Algo similar ocurre con Mantenimiento Constructivo, que debe dar tratamiento a los sótanos y la escasez de materiales hace que pasen las semanas, incluso meses, sin que los problemas se resuelvan.

“Servicios Comunales es la entidad que más rápido actúa porque no requiere de equipamiento ni de tantos insumos para realizar el saneamiento de la vía pública y la recogida de desechos sólidos”, comentó.

Para Isidro Hechavarría Duvergel, jefe del departamento de Control vectorial, la epidemia actual plantea el gran desafío de aprovechar al máximo los recursos disponibles y enfrentar al vector con un gran número de enfermos ingresados en el hogar.

“La escasez de insecticida impide fumigar las más de 13 000 viviendas y 150 centros laborales del área. Con lo que tenemos, estamos priorizando los controles de foco: cuando se detecta un caso febril, se realizan los tratamientos focal y adulticida (fumigación) en la casa del enfermo y en los inmuebles aledaños”, dijo.

Aunque no se está fumigando todo el universo, se mantiene el tratamiento focal a terrenos baldíos y al interior de las casas y entidades estatales del área. Además, se aplica a los tanques peces larvífagos, pero ojo, si bien este es un método biológico muy eficaz para controlar plagas de mosquitos, no siempre resulta efectivo porque suele durar unos 15 días, debido a que el agua llega con mucho cloro o las personas ponen a llenar los tanques hasta que se desbordan y se pierden los peces.

Ya hace dos meses que se echó abate a todos los depósitos y no hay disponibilidad del producto para aplicarlo en cada visita del operario a la vivienda. Aunque su efectividad puede durar 60 días, muchos moradores han desechado el larvicida, dejando el agua almacenada a merced de los mosquitos.

x

Ganar la batalla

La doctora Raiza Boudet Molina, vicedirectora de Asistencia médica, explicó que ante la contingencia sanitaria se trabaja rigurosamente en la búsqueda activa de casos con sintomatología presuntiva de dengue y en la evaluación de los pacientes que llegan al cuerpo de guardia con fiebre u otras manifestaciones clínicas propias de la arbovirosis.

“En el cuerpo de guardia contamos con una comisión evaluadora que determina si el paciente debe ingresarse en su domicilio o ser remitido a los hospitales competentes, a tenor de factores como la edad, las comorbilidades o la presencia de signos de alarma.

“Los pacientes en ingreso domiciliario son visitados diariamente, hasta el sexto día, por el equipo de evaluación de casos febriles”, detalló.

La especialista insistió en la importancia de acudir al médico al inicio de los síntomas y de no perder tiempo en el hogar, pues el dengue puede agravarse e incluso ocasionar la muerte, si no hay atención médica oportuna.

Prevenir el dengue no puede ser una opción, tiene que ser prioridad. Hoy es más importante que nunca el autofocal familiar.

Márquez y Hechavarría coinciden en que no puede dejarse la tarea de eliminar los criaderos solo a los operarios de la Lucha antivectorial, que realizan el focal cada 22 días. Los moradores deben revisar su inmueble para evitar posibles focos.

En esta guerra el enemigo es un insecto con gran capacidad de adaptación y una extraordinaria resistencia al medio. Cuando pone el huevo en un lugar húmedo, necesita agua limpia, pero si no la encuentra, puede ponerlo en una pared o en un muro y ese huevo mientras tenga condiciones, va a madurar. Si no las tiene, se desecará hasta que haya humedad o caiga en un lugar que la tenga, entonces continuará su evolución hasta el nacimiento de la larva.

Aunque el Aedes aegypti suele reproducirse en agua limpia, también lo hace en agua sucia; lo mismo en tanques que una tapita de botella, un cascarón de huevo… Por eso, hay que buscar en los lugares que utiliza para la ovoposición, dígase depósitos de agua, vasos espirituales, latas, botellas y cualquier otro objeto que pueda acumular agua.

En lo que va de ciclo, el 71% de los focos detectados en el área de Salud Josué País, se hallaron en tanques bajos. Si cada familia se preocupara por conservar el abate o tener peces en sus depósitos, la mitad de esta batalla estaría ganada.

  • Compartir:
0 Comment 1469 Views
Indira Ferrer Alonso

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Escribir un Comentario

Nacionales

Internacionales

Videos

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree